Don Pedro Casaldáliga, una luz universal

Pedro Casaldáliga: “Estamos tocando carne de santo”

«Dom Pedro seguirá vivo en la conciencia del ‘santo pueblo de Dios’, que lo hizo suyo en vida y lo quiere ‘santo subito’ (este sí) en muerte»

«Su legado no morirá, ni se apagará, simplemente cambiará de dimensión y el profeta del Araguaia comenzará a brillar con una luz universal»

«Otro momento especial fue poder compartir la eucaristía en la capilla de su ‘palacio’, diseñada por el genial Maximino Cerezo, en forma de corazón y con una cajita de lata en la que conserva una reliquia de su amado mártir monseñor Romero»

«Como Romero, el altar ya lo tiene en el corazón del pueblo: el santo de una Iglesia de sombrero de paja y sandalias»

10.08.2020 José Manuel Vidal

Cuando cogí su mano fría y larga de dedos delgados y huesudos de pianista entre las mías, sentí un estremecimiento por dentro. Pensé que estaba acariciando la mano de un obispo-profeta, defensor de las causas más nobles de los oprimidos, símbolo de la lucha por la justicia en todo el mundo y abanderado de la teo-praxis de la liberación. Sentado al otro lado de Don Pedro Casaldáliga, el Padre Ángel, siempre rápido, puso palabras al embrujo del momento: “Estamos tocando carne de santo”.

Hace dos años, acompañado por el fundador de Mensajeros de la Paz, tuve la suerte no sólo de estrechar la mano de Casaldáliga, sino también de comer a su lado y compartir su rutina diaria durante una semana, en su casita de ladrillo y uralita, cuidado con primor por sus tres hermanos agustinos.

Le recuerdo en su silla baja, siempre ladeado hacia la derecha, con sus manos temblorosas y sus ojos siempre envolventes, y su paño amarillo, para secarse la saliva que, a veces, se le escapaba por la comisura de los labios, mientras intentaba balbucear unas palabras, que sólo entendíamos con la ‘traducción’ de Saraiva o de Valenzuela, dos de sus compañeros agustinos que lo acompañan desde hace años.

Hablaba poco y miraba mucho, asentía a lo que decíamos, siempre a las órdenes del Parkinson, «mi superior general, porque siempre hago lo que él me ordena», como confesaba siempre con una mezcla de realismo y resignación. En nuestra estancia con el obispo de los indígenas, hubo varios momentos de esos que se te quedan clavados en la memoria para siempre. Seguir leyendo

Don Pedro Casaldáliga: un verdadero profeta

Pedro Casaldáliga, profeta de la Amazonía (16 febrero 1928 – 8 agosto 2020)

Oficina de Prensa de los Claretianos

No tener nada
No llevar nada
No poder nada
No pedir nada
Y de paso,
no matar nada;
No callar nada
Solo Evangelio, como un cuchillo afilado.
Y el llanto y la risa en la mirada.
Y la mano extendida y apretada
Y la vida, a caballo, dada.
Y este sol y estos ríos y esta tierra comprada,
como testigos de la Revolución ya chasqueada
Y nada más!

Ha muerto un referente religioso de nuestro tiempo
El obispo emérito de São Félix do Araguaia ha fallecido en Brasil a los 92 años. Aunque ya avisaba su larga enfermedad de Párkinson, el final llegó el 8 de Agosto de 2020. A Pedro Casaldáliga le acompañan las causas que dieron sentido a su vida: Dios, los pobres, la tierra, los indígenas, los mártires… También su amplia obra poética y sus hermanos de la congregación a la que él pertenecía, los Misioneros Claretianos.

Era un religioso de una vida de oración muy profunda, de donde nace su ofrenda apostólica con la gente marginada. Un hombre insobornable, comprometido con el Evangelio. Y los suyos, su gente, han sido siempre los que nada pueden, los que no cuentan. Los que mueren-matados tantas veces antes de tiempo. Este obispo descalzo y sin mitra, con el corazón lleno de nombres, nunca dejó de apoyar a todos los que hoy más le cantan, y que no dejarán que sus versos sean un futuro imposible. Seguir leyendo

Pikaza habla de Casaldáliga

Pikaza: «Casaldáliga, profeta, poeta, teólogo y testigo del amor invencible de Dios, ha sido una de las voces más significativas de la Iglesia del siglo XX»

Acaba de morir (08.08.2020)… Estos son, a mi juicio, sus tres títulos: Profeta, como los grandes de Israel, en especial como Isaías. Poeta, como los cantores de la pascua de Jesús, desde san Pablo (Flp 6, 6-11). Teólogo, de los iniciadores y testigos de la nueva teología de la gracia y de la libertad

Así me decía cuando le pedí una colaboración para un libro titulado «El Pacto de las Catacumbas»: Todo es gracia, todo es Cristo, todo es Pascua… Que el Cristo total de la gracia y de la pascua te acoja en su corazón, hermano Pedro. Éstas eran las palabras centrales de su carta, publicada en el citado libro (ed. española, Verbo Divino 2016)

Y sigo recordando lo que me decías: «Urge ahora que nuestra Iglesia se vaya haciendo cada vez más Iglesia de los Pobres, Iglesia de los Mártires. Actualizando con respuestas eficaces la inspiración del Pacto de las Catacumbas (del Concilio Vaticano II). Tenemos la gracia de la palabra y de los gestos del papa Francisco

No podemos perder en el vacío la carga inmensa de estímulos que nos demanda la alegría del Evangelio: fidelidad de praxis, dialogo plural. Yo digo que hoy la consigna es esta: Todo es Gracia, Todo es Pascua, Todo es Reino, en el seguimiento de Jesús»

08.08.2020 | Xabier Pikaza X Pikaza

Casaldáliga, Pedro (1928-2020). Profeta, poeta, teólogo… Pensador y obispo católico de origen catalán, de la Congregación Claretiana, que ha realizado su servicio pastoral en Brasil, como obispo de Sâo Felix de Araguaia (Mato Grosso). Ha vinculado su vida al servicio de los pobres y de los indígenas y a la causa de la justicia, en la línea de la teología de la liberación.

Ha publicado una obra muy extensa, de espiritualidad, de pastoral y, sobre todo, de poesía, tanto en castellano como en brasileño (y en catalán). Por el testimonio de su vida y por sus obras teológico-literarias (traducidas a muchas lenguas), ha sido y sigue siendo una de voces más significativas de la Iglesia católica del siglo XX y principios del XXI.

Otros han destacado su figura de «pastor», de testigo de la justicia y de los pobres, su resistencia ante la opresión. Teniendo eso en cuenta, yo quiero insistir en su vocación de poeta y místico, testigo de la gracia de Cristo y del amor/belleza de Dios en la tierra, creando comunión de en las lindes de la Amazonia: Seguir leyendo