Dos años de Querida Amazonía,

desde la Prelatura de Itacoatiara José Ionilton Lisboa de Oliveira: «Seguimos intentando llevar a cabo los 4 grandes sueños del Papa Francisco»

Mons. José Ionilton lisboa de Oliveira
Mons. José Ionilton lisboa de Oliveira

«Todavía tenemos una cierta dificultad, hay una cierta resistencia por parte de muchas personas, por parte de algunos hermanos del clero y también por parte de algunas personas entre los laicos, que a pesar de todo lo que se hizo en el pre-sínodo, siguen siendo muy resistentes a las principales propuestas que fueron sugeridas, discutidas, aprobadas y confirmadas por el Papa Francisco en la Querida Amazonía»

«Hemos organizado, a partir de una propuesta de la REPAM, un grupo que se llama multiplicadores del Sínodo, hay un sacerdote, una religiosa, laicos, y hacen un gran esfuerzo para tratar de crear esta sensibilización»

Por Luis Miguel Modino, corresponsal en Latinoamérica

Abertura Sínodo para la Amazonía

La pandemia del Covid-19, que estalló poco después de la publicación de la exhortación postsinodal Querida Amazonía, que está cumpliendo dos años, es vista por Mons. José Ionilton Lisboa de Oliveira como un factor decisivo para afirmar que «nosotros, aquí en la Prelatura de Itacoatiara, no hemos logrado avanzar mucho«.

Según el obispo, las diferentes crisis provocadas por la pandemia, que en la Prelatura de Itacoatiara ha causado ya más de 500 muertes, y ha provocado que «todas nuestras actividades presenciales hayan tenido que ser suspendidas«, pueden ser consideradas como una de las razones que han provocado esta situación.

Ante esta realidad, Mons. Ionilton afirma que «trabajamos a través de las redes sociales, hicimos varios webinarios de formación sobre el Documento Final, sobre Querida Amazonía, lo utilizamos mucho en nuestras homilías, reflexiones, reuniones y también a través de los programas de radio que la Prelatura tiene durante la semana y también los domingos».

Querida Amazônia

Junto con esto, el obispo de la Prelatura de Itacoatiara destaca que «la Prelatura siempre ha estado en sintonía con el camino del Regional Norte1 en sus reflexiones y estudios con los obispos de la Amazonía brasileña, que se reunieron virtualmente para analizar recientemente el camino postsinodal durante estos dos años después del Sínodo».

En verdad, dice Mons. José Ionilton Lisboa de Oliveira, «todavía tenemos una cierta dificultad, hay una cierta resistencia por parte de muchas personas, por parte de algunos hermanos del clero y también por parte de algunas personas entre los laicos, que a pesar de todo lo que se hizo en el pre-sínodo, siguen siendo muy resistentes a las principales propuestas que fueron sugeridas, discutidas, aprobadas y confirmadas por el Papa Francisco en la Querida Amazonía».

En esta coyuntura, el obispo insiste en que «seguimos aquí tratando de llevar adelante estos 4 grandes sueños del Papa Francisco, que son los sueños del Sínodo: el sueño social, el sueño cultural, el sueño ecológico y el sueño eclesial». Para ello, «hemos organizado, a partir de una propuesta de la REPAM, un grupo que se llama multiplicadores del Sínodo, hay un sacerdote, una religiosa, laicos, y hacen un gran esfuerzo para tratar de crear esta sensibilización para involucrar el tema del Sínodo en la liturgia, en la catequesis, en las actividades de la fiesta patronal, etcétera, pero todavía es un proceso muy lento».

Una Iglesia fuera de la sacristía

El arzobispo pide una Iglesia «fuera de la sacristía» anunciando el evangelio Carlos Castillo: «La Amazonía es el pulmón del mundo y está habitada. Tomemos conciencia»

Arzobispo de Lima,  Carlos Castillo
Arzobispo de Lima, Carlos Castillo

En ese VI Domingo del Tiempo Ordinario, Monseñor Carlos Castillo aseguró que es necesaria una reorganización y redefinición en la Iglesia, proceso que viene desarrollándose con el camino sinodal de reforma planteado por el Papa Francisco

El Arzobispado de Lima y el Vicariato de Iquitos, ofrecieron la Eucaristía en especial intención por el segundo aniversario de la publicación de ‘Querida Amazonía’

Lo hicieron compañados de un grupo representativo de pescadores damnificados por el derrame de petróleo en Ventanilla, así como diferentes líderes de movimientos ecologistas en nuestro país

Monseñor Carlos aseguró que «todos estamos llamados a tomar conciencia en el cuidado de nuestra Casa Común, especialmente de nuestros pueblos originarios, tantas veces marginados y olvidados por las grandes ciudades»

(Archilima).- En ese VI Domingo del Tiempo Ordinario, Monseñor Carlos Castillo aseguró que es necesaria una reorganización y redefinición en la Iglesia, proceso que viene desarrollándose con el camino sinodal de reforma planteado por el Papa Francisco: «Tenemos que “salir de las sacristías”, porque tenemos la costumbre de crear una “Iglesia de sacristía”, que puede ser muy bonita porque hacemos lindas liturgias, pero no es suficiente para salvarse, al contrario, una Iglesia que se regodea y está pensando solamente en sí misma, no es la Iglesia del Señor», comentó el prelado en su homilía dominical.

Acompañado de un grupo representativo de pescadores damnificados por el derrame de petróleo en Ventanilla, así como diferentes líderes de movimientos ecologistas en nuestro país, el Arzobispado de Lima y el Vicariato de Iquitos, ofrecieron la Eucaristía en especial intención por el segundo aniversario de la publicación de ‘Querida Amazonía’: «Quiero agradecer a los hermanos pescadores que han venido a esta Catedral, porque son como los representantes de las víctimas, de los pobres que el Señor quiere, ama y quiere ayudar, por los cuales Él se comprometió», precisó.

Exhortación

Comentando el Evangelio de Lucas (6, 17. 20-26) Monseñor Castillo recordó que, a través del mensaje contenido en las Bienaventuranzas, el Señor levanta la mirada hacia los doce discípulos para revelarnos que, en medio de la pobreza y la desigualdad, Dios no nos abandona, Él actúa en favor de los más pobres, de los que más sufren, Él reina en su favor porque de ellos es también la plenitud de la salvación:

«Cada vez que existe un enfermo, una persona afectada por la opresión y el maltrato, por la falta de trabajo, por la marginación; cada vez que existe una zona ecológica afectada, como en el caso de los pescadores y de nuestros hermanos de la Amazonía; cada vez que, nosotros mismos, que caminamos por las calles esforzándonos todos los días en sobrevivir, debemos de reconocer que Dios está de nuestra parte, y por lo tanto, existe una fuerza que alienta nuestra vida porque Él no los abandona», reflexionó el prelado.

«Una ‘Iglesia de sacristía’, que puede ser muy bonita porque hacemos lindas liturgias, pero no es suficiente para salvarse, al contrario, una Iglesia que se regodea y está pensando solamente en sí misma, no es la Iglesia del Señor»

El Arzobispo hizo hincapié en tres expresiones fundamentales de las Bienaventuranzas: “Dichosos ustedes pobres”, “los que tienen hambre” y “los que lloran”, para explicar que el Señor ha venido para darnos palabras de esperanza, palabras que Él conoce muy bien porque, desde su nacimiento en un pesebre, comprende que en el mundo existe la injusticia y la desigualdad: «Y si Él llega como Hijo de Dios para salvarnos, tiene que hacer eso que la Iglesia solemnemente declara ‘la opción preferencial por los pobres’, que se caracterizó después con dos agregados: opción preferencial por los pobres “ni exclusiva, ni excluyente”,… “pero firme e irrevocable”!», indicó.

Todos estamos comprometidos en el cuidado de nuestra Casa Común

Recordando el segundo aniversario de la Exhortación post-sinodal ‘Querida Amazonía’ escrita por el Papa Francisco, Monseñor Carlos aseguró que todos estamos llamados a tomar conciencia en el cuidado de nuestra Casa Común, especialmente de nuestros pueblos originarios, tantas veces marginados y olvidados por las grandes ciudades: «La amazonía es el pulmón del mundo y está habitada por hermanos nuestros que viven marginados, a pesar de que ellos hacen esfuerzos enormes por vivir, por hacer posible que se cuiden los bosques para toda la humanidad. Y son maltratados con derrames peores a los que hemos vivido en la costa peruana», precisó el prelado.

El Obispo de Lima reiteró que el Señor ha venido a darnos su aliento, Él nos ha llamado ‘dichosos’ para decirnos que está con nosotros, sobre todo, con quienes más padecen las injusticias del mundo: «Sintamos el aliento del Señor y no tengamos miedo; esforcémonos por reconsiderar las cosas, por dialogar inteligentemente, para que los descuidos de los grandes y poderosos no se sigan produciendo».

La Amazonía es el pulmón del mundo y está habitada por hermanos «Nuestros que viven marginados, a pesar de que ellos hacen esfuerzos enormes por vivir, por hacer posible que se cuiden los bosques para toda la humanidad. Y son maltratados con derrames peores a los que hemos vivido en la costa peruana»

Jesús vino para mostrarnos que Dios se hace pobre

En otro momento, Carlos Castillo afirmó que el Señor quiere que sepamos identificarlo en los rostros con quien Él se identifica , es decir, con los más pobres: «Jesús vino a esta tierra para mostrarnos que Dios se hace pobre, Dios se identifica como uno de ellos. El Papa San Pablo VI, cuando vino a visitar Medellín, dijo que nosotros estamos ante el “sacramento del pobre”. Y ese sacramento significa que la vida de los pobres es sagrada y tiene que ser protegida, para que pueda progresar en esta vida en forma ordenada y pueda tener sus posibilidades», dijo en su homilía dominical.

Todos lo que tenemos algo, lo tenemos, porque otro no lo tiene; y necesitamos complementarnos y ayudarnos, no destruirnos, pero tenemos que llamar la atención a quienes, hablando de los pobres, viven una vida contraria y no renuncian a sus ambiciones personales.

Salir de una ‘Iglesia de sacristía’ y «encerrada en sí misma» para anunciar el Evangelio

El Arzobispo de Lima explicó que es necesario una reorganización y redefinición en la Iglesia, con el propósito de anunciar la buena noticia a todas las periferias existenciales que nos interpelan:

«Nos falta evangelización, nos falta anunciar, como Iglesia, la buena noticia. Y como dice el Papa Francisco, tenemos que “salir de las sacristías”, porque tenemos la costumbre de crear una “Iglesia de sacristía”, que es muy bonita, muy linda, porque hacemos lindas liturgias ¡Eso está muy bien! Pero eso no es suficiente para salvarse, al contrario, una Iglesia que se regodea y está pensando solamente en sí misma, no es la Iglesia del Señor», reflexionó el Obispo.

Unidos en el Señor, que es la fuerza de su pueblo, su gran libertador, demos testimonio de ese Dios que nos ama, unidos a todos los que más sufren, especialmente hoy día, rezando por nuestra querida Amazonía.

«Todos lo que tenemos algo, lo tenemos, porque otro no lo tiene; y necesitamos complementarnos y ayudarnos, no destruirnos, pero tenemos que llamar la atención a quienes, hablando de los pobres, viven una vida contraria y no renuncian a sus ambiciones personales»

En memoria de Maria Elena Moyano

Recordando el 30 aniversario del asesinato de Maria Elena Moyano, lideresa social que fue víctima del grupo terrorista Sendero Luminoso, Monseñor Castillo hizo un llamado a seguir el ejemplo de gratuidad y entrega generosa que tuvo Maria Elena por nuestro pueblo peruano:

«Maria Elena Moyano entregó su vida como una mujer sencilla, pobre, pero que defendió y enalteció a nuestro país como la primera mujer mártir del tiempo moderno. Que todos sigamos su camino con desinterés y con entrega, y podamos servir a nuestro pueblo como ella lo sirvió. Dios la bendiga y le de la gracia de resucitar gloriosamente en el Reino de Dios y en el reencuentro que nos tiene preparado. Amén»

«Querida Amazonía»: una inculturación truncada

“Querida Amazonía”: una inculturación truncada     JM López Vigil

La Exhortación Apostólica “Querida Amazonía”, del Papa Francisco, es un himno a la magnitud y a la belleza de ese inmenso bioma que se extiende por nueve países de América Latina. El Papa se dio cuenta como pocos de la importancia de la Amazonia para el futuro del equilibrio ecológico y de la supervivencia del sistema-vida en el planeta.

Dividió su exposición, en la cual cita a nuestros autores y poetas, en cuatro sueños: el social, el cultural, el ecológico y el eclesial. Comparto totalmente tres sueños y medio. La segunda mitad del cuarto sueño nos parece, a no pocos, más bien una pesadilla. Y explico por qué.

En el cuarto sueño, el estilo antes profético, ético, ecológico y poético desaparece. Parece como si otra mano hubiera escrito el texto y –probablemente bajo presión– ha conseguido incorporarlo al cuarto sueño, transformándolo en una pesadilla. Aquí no habla el pastor, sino el doctor, no el profeta que denuncia el sistema mundial anti-vida, sino la autoridad doctrinaria que fija una lección teológica.

¿Cuál es el propósito de toda la Exhortación Apostólica? La inculturación de la fe cristiana en el universo de los indígenas, de forma que surja una Iglesia de rostro amazónico. Tal iniciativa implica prestigiar la sabiduría ancestral, los valores, las costumbres y la forma de ser indígena. De una Iglesia-espejo de la europea, implantada por la colonización, debería surgir una Iglesia-fuente, con raíces en nuestra realidad, especialmente inculturada en los pueblos originarios de la Amazonia.

Seguir leyendo

Redes Cristianas sobre «Querida Amazonia»

REDES CRISTIANAS SOBRE LA EXHORTACIÓN POSTSINODAL “QUERIDA AMAZONÍA”, 2020

feb172020

Ante la reciente publicación de la Exhortación Apostólica del papa Francisco sobre el documento del Sínodo de la Amazonía, Redes Cristianas manifiesta:

  1. Las primeras noticias nos han causado una gran decepción. Esperábamos con la mayoría de cristianas y cristianos una toma de postura más decidida ante la dura crisis que está atravesando el catolicismo tanto en la Amazonía como en nuestro propio país y en el resto del mundo occidental; esperábamos que se hubiera abordado con decisión y talante evangélico la precaria estructuración de las comunidades con unos servicios verdaderamente actuales y eficaces; esperábamos que la responsabilidad de estas comunidades fuera asumida de forma igualitaria por las mujeres cristianas y los varones responsables que las integran; esperábamos, en fin, que el presbiterado no fuera un privilegio asociado al poder para unos pocos en la iglesia… y la respuesta ha sido el silencio. Esto nos ha defraudado, nos ha  decepcionado.
  2. Pero reconocemos y tomamos nota, a su vez, de algunas respuestas que se están dando y que pretenden explicar este silencio desde la que consideran estrategia latente del Vaticano:

1ª Se dice que se ha pretendido no entrar en temas de reforma estructural de la Iglesia ­‑por otra parte, muy sensibles, como el presbiterado, el celibato y la igualdad de la mujer- para no ocultar el verdadero tema del Sínodo que es la reserva ecológica de la Amazonía en peligro y el cambio climático planetario. En definitiva, para que los problemas domésticos no suplanten los grandes retos mundiales que nos afectan a todos y a todas.

2ª Se ha dicho también que existe un verdadero cambio de paradigma en la eclesiología del papa Francisco que trata de recuperar el espíritu y la letra del Vaticano II; un paradigma que pretende dar mayor protagonismo a las iglesias locales en la Iglesia universal. Lo que estas iglesias particulares  disciernan y decidan la Iglesia universal lo respeta y apoya. De hecho, así parecen indicarlo algunas frases a lo largo del documento, como: “No pretende ni reemplazar ni repetir” (2), “Asume e invita a leer y aplicar el Sínodo (3 y 4), etc.

  1. Si estas fueran las verdaderas causas de tal silencio, habría que celebrar este cambio de paradigma eclesial. Querría decir que, desde ahora, el peso de las iglesias locales nacionales, continentales es oído y respetado desde la cúspide vaticana. Y es más, que los problemas que acaba de suscitar el Sínodo Amazónico (y los que levante el Sínodo Alemán) quedan en manos de las iglesias locales resolverlos. En definitiva, que el Vaticano no estaría cerrando las puertas a la mayoría de edad de los católicos/as y que las decisiones que ellos tomen van a ser respetadas y apoyadas.

No obstante, y aun suponiendo que las cosas fueran así, recomendaríamos al Vaticano que sea más claro en la intencionalidad que pone en cada cosa.  Para ocultar las verdaderas intenciones, ya  tenemos demasiados políticos que lo hacen a diario. Necesitamos una pedagogía más a la altura de nuestro tiempo. Las verdades a medias acaban haciéndonos mal a todos.

 

«Querida Amazonía»-Comentarios de Patricia Gualinga

Patricia Gualinga: “Querida Amazonía recoge lo que es medular para salvar la Amazonía como creación de Dios”

“La alianza para la protección de la Amazonía y de los derechos de los pueblos indígenas”, es según Patricia Gualinga, “la parte fundamental del Sínodo, es la base prioritaria

“El Papa Francisco es una persona súper sensible, que pudo captar ese sentir de los pueblos indígenas”, que “ha hecho una exhortación muy amorosa

Traer lo discutido de vuelta al territorio, un reto que debe ser asumido por todos, comenzando por los obispos y las diócesis, que “podría provocar un cambio en todos los que nos consideramos cristianos

Vemos al Papa Francisco como “un Papa amigo, aliado, para cuidar los ecosistemas, para proteger a pueblos como los indígenas”,  con capacidad de escucha, lucidez, respeto y humildad, que a Patricia Gualinga le recuerda la figura de Jesucristo

02.03.2020 Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil

Patricia Gualinga

El proceso sinodal ha convertido a la Iglesia católica en una de las grandes aliadas de los pueblos indígenas de la Amazonía, una Iglesia que “no solo se ha dedicado a predicar sino a escuchar a los pueblos”, afirma Patricia Gualinga, del pueblo kichwa de Sarayaku, en la Amazonía ecuatoriana, auditora en la asamblea sinodal y una de las componentes de la comisión postsinodal, siendo considerada una de las mujeres más destacadas en la defensa de la naturaleza y de los derechos de los pueblos en todo el mundo.

Eso, “la alianza para la protección de la Amazonía y de los derechos de los pueblos indígenas”, es según Patricia Gualinga, “la parte fundamental del Sínodo, es la base prioritaria”. No en vano, lo que ha sido discutido a lo largo del proceso es lo que “viene de las bases”, insiste la líder indígena, aunque tal vez falte un avance en entender la espiritualidad de los pueblos indígenas, ella afirma. Pero es posible avanzar, y con la ayuda de los pueblos, “entender esta nueva forma de mirar del cristiano hacia la naturaleza”. De hecho, los sueños de Querida Amazonía los ve como un reflejo de algo que es cotidiano en la vida de los pueblos indígenas, que ayuda a planificar la vida concreta.

Para Patricia Gualinga, “el Papa Francisco es una persona súper sensible, que pudo captar ese sentir de los pueblos indígenas”, que “ha hecho una exhortación muy amorosa”, donde ha sido capaz de “recoger la parte que es medular para salvar la Amazonía como creación y obra de Dios”, lo que no va a gustar a quienes quieren explotar la Amazonía sin tener en cuenta los derechos de la naturaleza.

Seguir leyendo

Comentario de Arregui a la E.A. «Querida Amazonia»

José Arregi: «Los primeros tres capítulos de Querida Amazonia son vibrantes; un oráculo provocador»

Exhortación Apostólica «Querida Amazonia»

«No sería descaminado pensar que todo el gigantesco y carísimo montaje sinodal tenía justamente como objetivo principal la legitimación de esa doble medida: los viri probati y el diaconado femenino»

«Por si alguien sigue reivindicando que las mujeres puedan presidir la Eucaristía y pronunciar la absolución, al igual que los varones, se le dice: eso “nos orientaría a clericalizar a las mujeres” y “provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable”»

«Queda en evidencia el callejón sin salida del papado como sistema: es un poder absoluto sometido a poderes incontrolados e incontrolables»

01.03.2020 José Arregi

A un amigo teólogo español le pregunté: “¿Qué te parece la Exhortación postsinodal del papa “Querida Amazonía”? “Es un documento bipolar”, me respondió.

Tenía razón. De cuatro capítulos que componen la Exhortación, los tres primeros describen el sueño ético, cultural y ecológico de otra Amazonía. En tono enérgico y poético, exhorta a luchar por los derechos de los individuos y de las comunidades indígenas más pobres, a defender sus culturas, a cuidar la vida de sus ríos y bosques. Denuncia la colonización y la complicidad de la institución eclesial en sus crímenes horribles: genocidios, esclavitud, sometimiento, miseria. Delata la codicia asesina de las empresas mineras, petroleras, madereras, ganaderas e hidroeléctricas, que arrasan y matan sin piedad. Acusa al paradigma tecnocrático y consumista que sacrifica ríos, selvas y pueblos, el planeta entero, al interés egoísta de unos pocos. Llama a indignarse, a soñar, despertar y levantarse. A escuchar el grito doliente y alegre de la Amazonía que somos, los versos del agua, el poema de la flora y de la fauna, el llanto y la risa de sus niños. A contemplar la Amazonía como lugar teológico donde Dios o el Aliento creador se revela y encarna, en la comunión fraterno-sororal de todos los vivientes.

Son capítulos vibrantes. Un oráculo provocador e inspirado. Un sueño profético, espiritual y político, de una Amazonía libre, justa y pacífica, en la justicia y la paz de la Tierra, nuestra Madre común.

Seguir leyendo

La Exhortación «Querida Amazonía» (Contin. comentarios)

Papa denuncia las injusticias en Amazonia                                                          y evita pronunciarse sobre curas casados

Ciudad del Vaticano / AFP Kelly Velásquez

El papa Francisco divulgó el miércoles la exhortación apostólica «Querida Amazonia», un texto muy esperado en el que evitó pronunciarse sobre los curas casados y denunció las empresas que siembran la «injusticia y crimen» en este territorio azotado por la devastación y la pobreza.

El texto, de unas 24 páginas, dividido por capítulos, generó mucha expectativa porque el papa argentino elude el delicado tema del celibato, defendido con vehemencia por los sectores ultraconservadores.

Con esa decisión Francisco desea que la exhortación apostólica se centre en los desafíos ecológicos, sociales y pastorales y no tanto en el fin del celibato, tema que divide profundamente a la iglesia.

Seguir leyendo