Vías legales, vidas seguras, migrar es un derecho.

Acción andante (Redgra) y Círculo de Silencio. (4/Febrero/2022)

Las Comunidades Cristianas Populares de Granada participamos en la Acción andante convocada por la Red Granadina por el Refugio y la Acogida (Redgra), el viernes 4 de Febrero, que partió de la Subdelegación del Gobierno en la Gran vía de Granada hasta la Fuente de las Batallas donde inició el Círculo de Silencio como grito de denuncia contra la impunidad de las muertes en Tarajal, Ceuta, hace ocho años.

VIAS LEGALES, VIDAS SEGURAS. MIGRAR ES UN DERECHO 

Hace 8 años, el 6 de febrero de 2014, la política migratoria de nuestro país y de la Unión Europea mostró su cara más indigna y criminal . Aquel día, a las 07:40h, entre pelotas de goma y gases lacrimógenos, se arrebató la vida y se ahogaron los sueños de, al menos,14 personas que trataban de cruzar la frontera nadando hasta la playa del Tarajal, Ceuta. 

No eran anónimos, eran personas con nombre propio: Yves, Samba, Daouda, Armand, Luc, Roger Chimie, Larios, Youssouf, Ousmane, Keita, Jeannot, Oumarou, Blaise y otro compañero cuyo nombre desconocemos. 

Eran migrantes forzosos, fugitivos de la guerra, la explotación, el saqueo, el hambre, la muerte. Exactamente igual que las más de 2.000 personas que fallecieron en 2021 en las diferentes rutas del Mediterráneo y en la ruta canaria. Más del doble que las personas muertas en 2020, lo que eleva al 2021 a la categoría del año más mortífero de la historia de este lento exterminio. Nos gustaría poder mencionar aquí todos sus nombres, recordar sus rostros, sus historias y consolar a sus familias. No es posible, pero nos gustaría. 

Lo que nos hace rememorar hoy los nombres de los compañeros muertos hace 8 años en el Tarajal es la terrible impunidad institucional, policial y judicial, que rodea su historia. Sus vidas fueron arrebatadas por una acción policial deliberada y desmesurada. Pelotas de goma y gases mortales para disuadir a los pobres de entrar a la fortaleza del mundo rico. Ahogados ante la mirada impasible de los agentes de la Guardia Civil. 

Estamos hoy aquí porque la responsabilidad de quienes llevaron a cabo esta barbarie ha permanecido hasta hoy impune, amparada por un sistema judicial que, con frecuencia, defiende la injusticia antes que la verdad y los Derechos Humanos. Ese sistema judicial que ha tratado de cerrar en varias ocasiones la denuncia que se puso en marcha tras los acontecimientos. Nos negamos a aceptar que la Ley y los jueces que la aplican quieran sepultar sus nombres en el olvido. Seguimos confiando en que al final la Justicia prevalecerá. Por eso queremos enviar un gran abrazo a las personas y organizaciones que han seguido peleando, mes a mes en los últimos 8 años. No desfallezcáis. Estamos con vosotros y con las familias de todas las personas que murieron. 

También rechazamos vivir en un país y en un continente que se ha convertido en una fortaleza inalcanzable para cuantos huyen del desorden sanguinario que nosotros mismos generamos. Queremos vivir en un mundo abierto y solidario, adonde las personas pueden llegar por vías legales y seguras, sin tener que arriesgar su vida o la de sus hijos e hijas, como hicieron los compañeros del Tarajal. Migrar es un derecho humano. No es un capricho. No es un lujo. Exigimos al Gobierno que defienda este derecho y que demande a la Unión Europea el despliegue de unas políticas migratorias que lo amparen. 

Tarajal ¡No olvidamos! 

Tarajal ¡Justicia! ¡Ninguna persona es ilegal! 

¡Derechos Humanos, en las fronteras! 

VIAS LEGALES, VIDAS SEGURAS. MIGRAR ES UN DERECH