«Diálogo entre religiones»

Reseña de libro: “Diálogo entre religiones. Para un Mundo nuevo” de Fernando Bermúdez

Fernando Bermúdez
UN LIBRO LUMINOSO EN MEDIO DE LAS GUERRAS RELIGIOSAS Y CULTURALES
JUAN JOSÉ TAMAYO/TEÓLOGO DE LA LIBERACIÓN Y AUTOR DE
FUNDAMENTALISMOS Y DIÁLOGO ENTRE RELIGIONES (Trotta, Madrid, 2009, 2ª edición)
He sentido no poder acompañar presencialmente a Fernando Bermúdez en la reciente
presentación de su libro Diálogo entre religiones. Para un nuevo mundo (Europa
ediciones, Madrid, 2021) en Murcia, tierra de Fernando y para mí tan querida, pero no he querido faltar a tan importante fiesta sobre un libro cuya redacción he seguido paso a paso desde que puso su primera piedra literaria. Lo hago a través de este texto, que no quiere ser un spoiler, sino una guía de lectura.

Comienzo con algunos recuerdos de mi larga e intensa relación con mi amigo y colega Fernando. Nos conocimos a finales de la década de los 70, siendo yo profesor de teología y él estudiante, durante la transición política en plena efervescencia utópica que poco a poco fue diluyéndose en la medida en que la democracia por la que habíamos trabajado tanto los dos iba haciendo demasiadas concesiones al neoliberalismo y se convertía en una democracia sometida al asedio del mercado, como dijera Zygmunt Bauman.

Pero no caímos en el fatalismo histórico ni perdimos la esperanza de construir Otra España Posible, sino que seguimos con la antorcha de la utopía iluminando el camino hacia una sociedad más justa, eco-humana y fraterno-sororal. Los dos estábamos imbuidos ya entonces de los primeros pasos de la teología de la liberación que nos llevaba derechamente a la opción por los sectores en situación de vulnerabilidad y al compromiso sociopolítico con los pueblos oprimidos, más allá de nuestras fronteras, que se nos quedaban estrechas.

Fue aquel un encuentro fugaz, pero quedó la marca de la amistad y la sintonía en el proyecto de un cristianismo ubicado en los ámbitos marginación, y ello imprime
carácter. Fernando cambió pronto de lugar socio-geográfico. Fue a América Latina
como misionero, concretamente a Guatemala y Chiapas, pero no para convertir a los
indígenas “infieles” a la fe católica, sino para acompañar a los pueblos originarios en la defensa de su territorio, de su cultura y de su cosmovisión “sumak kawsay (= “buen vivir”) y aprender de su sabiduría.

El cambio de lugar socio-geográfico se convirtió en cambio de lugar teológico, eclesial y cultural. Y empezó a transitar por la teología indígena acompañando primero a don Samuel Ruiz, obispo de Chiapas (México), y después al obispo guatemalteco Álvaro Ramazzini (hoy cardenal), crítica de la teología moderna, que quizá fuera la que yo le explicara en mis clases de teología de joven profesor progresista. Fue allí donde Fernando descubrió y practicó el diálogo interreligioso, intercultural e interétnico, del que es ejemplo este sugerente libro.

Unos años después yo haría el mismo recorrido por los lugares latinoamericanos en
encuentros con las teólogas y los teólogos de la liberación, con las comunidades
eclesiales de base, colectivos ecuménicos y movimientos sociales. Uno de los lugares donde participo desde hace dos décadas son los Foros Sociales Mundiales, dentro de los cuales hemos creado el Foro Mundial de Teología y Liberación, de cuyo Comité Internacional formó parte.

Ya en el nuevo siglo volvimos a encontrarnos esta vez en la Asociación de Teólogas y Teólogos Juan XXIII, de cuya Junta Directiva Fernando es miembro y mantiene una participación muy activa en los Congresos de Teología (Este año celebraremos la 41 edición. Es sin duda uno de los Congresos más longevos, si no el más longevo, en su género en Europa y América Latina con una participación en sus inicios de más de 1500 personas y ahora en torno a 500. Cada año presenta la Agenda Latinoamericana (ahora, LATINOAMERICANA Mundial).

Ha sido en la Asociación Juan XXIII donde hemos estrechado nuestras relaciones de amistad y hemos podido seguir realizando aquel proyecto seminal del cristianismo de liberación.
Coincidimos también en la participación en foros y encuentros de diálogo interreligioso e intercultural, donde Fernando incorpora la voz, el testimonio y las demandas de las comunidades originarias, de su espiritualidad ecológica, de su estilo de vida en armonía con la naturaleza, de su relación con los ancestros y de la conformación de una comunidad eco-humana y, en expresión de Raimon Panikkar, cosmo-teándrica.

Esta es una de sus principales aportaciones a los encuentros interreligiosos, a los que añade el carácter inter-étnico, inter-sapiencial e inter-espiritual.
Su presencia en estos encuentros y la redacción de este libro no son algo forzado, sino espontáneas. A Fernando les salen de dentro, les son connaturales. Él es una persona de diálogo, pero no solo a nivel de ideas, que también, sino como talante, como estilo de vida, como actitud ante la realidad, como forma de relacionarse con las demás personas, como itinerario para la resolución de conflictos y como camino en la búsqueda de la V(v)erdad, con mayúscula y minúscula. Yo defino a Fernando como hombre-diálogo, persona-encuentro, hombre-inter y pluri (y no de anti).

Creo que es la mejor ejemplificación de un breve poema o aforismo de Antonio Machado: “Tu verdad? No.
La verdad. Y vamos a buscarla juntos. La tuya guárdatela”.
En el diálogo interreligioso sigue la senda abierta por su paisano el murciano universal, el más grande sufí y maestro de sufíes Ibn Arabí (Murcia, 1165-Damasco, 1240), en un texto que Fernando encarna en su propia persona a la perfección y que cita en la página 139 del libro:
“Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo, si su religión no era como la mia.

Ahora mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Corán. Porque profeso la religión del Amor y voy donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el amor es mi credo y mi fe”

Me dio mucha alegría acompañar a Fernando en la presentación, en modo virtual, de
este libro del que destaco la segunda parte del título: Para un mundo nuevo, y
acompañar a quienes participaron en tal evento. El libro me ha encantado. Su riqueza espiritual, sapiencial, testimonial y teológica es tanta que sería interminable describirla.

Solo voy a destacar dos ideas que comparto con Fernando
Una. El encuentro de religiones debe ir acompañado por el diálogo entre culturas y la lucha-alianza contra la pobreza y las desigualdades. El diálogo de culturas sin diálogo de religiones resulta ineficaz, ya que no pocas culturas tienen su matriz en las religiones.
El diálogo entre religiones sin diálogo entre culturas es una operación endogámica. El diálogo entre religiones sin lucha por la justicia es vacío. El encuentro de religiones y el diálogo de culturas sin la alianza contra la pobreza se torna en estéril y no pasa de ser una entretenida charla de sobremesa, que puede desembocar en verborrea.

Dos. El diálogo tiene que ser: inclusivo de todas las culturas, civilizaciones,
espiritualidades y religiones frente a la tendencia generalizada a excluir tradiciones religiosas, culturales y espirituales minoritarias y ancestrales por considerarlas atrasadas e irrelevantes; contrahegemónico, para ello hay que evitar la distinción entre grandes religiones y religiones minoritarias, que convierte a las grandes religiones en hegemónicas y a las minoritarias en subalternas, así como cuestionar la legitimación que las grandes
religiones hacen de los poderes hegemónicos; transformador de estructuras opresoras y alienantes y de las propias personas creyentes, que con frecuencia viven su experiencia religiosa caer bien de manera crédula e ingenua, bien en actitud pasiva sin implicarse en los procesos históricos de cambio.

Termino expresando mi felicitación a Fernando por la publicación de este libro tan luminoso que nos sirve de guía en la oscuridad del presente, en medio de las guerras culturales, del avance de los fundamentalismos, de las guerras, declaradas o encubiertas, de religiones, de la alianza entre la extrema derecha política y los movimientos religiosos integristas, que generan odio en el seno de las religiones y en la sociedad hasta conformar una “internacional del odio” (mejor de odiadores y desemboca en prácticas violentas contras las personas. las culturas, las identidades afectyivo-sexuales y las identidades religiones diferentes.

Con mi felicitación quiero transmitirle mi agradecimiento por invitarme a escribir el prólogo y por tan generosa dedicatoria.
Solo me queda invitaros a su lectura. Estoy seguro de que no os defraudará.

Juan José Tamayo, palentino de nacimiento, murciano de corazón, persona
interreligiosa e intercultural y ciudadano universal

Cristianismo e izquierda: Asignatura pendiente

por Lala Franco

Necesitamos que la izquierda española comprenda mejor la religión, en general, y el cristianismo en particular. Evoco esta necesidad coincidiendo con la entrega, el pasado noviembre, del Premio Fernando de los Ríos a Ramón Jaúregui.

El premio acaba de ser instituido por el grupo de Cristianos Socialistas para homenajear a quienes encarnen algunas de las virtudes del que fue uno de los principales intelectuales del socialismo español.

Fernando de los Ríos, catedrático de derecho, fue ministro de Justicia y de Instrucción pública durante la II República. Sobrino de Giner de los Ríos, creador de la Institución Libre de Enseñanza, encarnó sus ideales de progreso basados en la educación y, cuando fue ministro, creó las Misiones pedagógicas, que acercaron el cine, el teatro y los libros a los rincones más perdidos de España.

Sus posiciones fueron influyentes, pero no mayoritarias dentro del PSOE, en el que representó un socialismo de fuerte impronta humanista y muy crítico con todas las formas de reducción de la libertad. Se negó desde el inicio a colaborar con la dictadura de Primo de Rivera, al contrario que otros dirigentes socialistas. Su gran obra es ‘El sentido humanista del socialismo’. En otro de sus libros, ‘Mi viaje a Rusia’, contó su entrevista con Lenin en Moscú y cómo, a su pregunta por el restablecimiento de la libertad en el país, Lenin le respondió: “Libertad, ¿para qué?”. A su regreso, previendo la deriva totalitaria del comunismo, desaconsejó que el Partido Socialista se adhiriera a la III Internacional.

De los Ríos fue siempre un hombre profundamente religioso, así lo atestiguan todos sus biógrafos y sus numerosos escritos y discursos en el Parlamento. Él se definió como cristiano erasmista y como heterodoxo. Para Peces Barba la religiosidad “fue un rasgo estable de su personalidad, y es una religiosidad subjetiva, intimista, de un yo que quiere dialogar con Dios, y que sufre por los obstáculos de ese diálogo. Es también una religiosidad no institucionalizada que huye de ceremonias y actos religiosos”. Como lo demuestran sus propias palabras: “… la religiosidad es emoción, es anhelo de libertad expresado en plegarias, mudas las más de las veces”. También dijo: “La Iglesia Católica es imposible que dé satisfacción a las almas anhelantes, a los espíritus que, encendidos por su ansia de lo infinito, de lo absoluto, viven lo religioso en la esfera que, a mi juicio, es peculiar a éste: en el seno de la sentimentalidad. El catolicismo es cada vez menos religioso y más teológico, es dogma, concepto, preceptismo, canon, en una palabra, y todo ello, es algo muerto, despotenciado”.

Fue uno de los personajes más odiados por el catolicismo conservador –que lo fustigaba desde las páginas de El Debate– por ser masón, por haber introducido el divorcio y por su aportación a los artículos más polémicos de la Constitución del 31, que estableció la separación Iglesia-estado y la libertad de cultos, pero también graves restricciones a las órdenes religiosas y la enseñanza católica. De los Ríos se opuso radicalmente a cualquier ayuda a la Iglesia y a su estatuto de institución pública, en lo que algunos socialistas, como Virgilio Zapatero, han considerado una postura maximalista. Luces y sombras, en fin, de un hombre muy espiritual, que recomendaba a su hija no dejar de rezar cada día y de cultivar su vida interior pero que estaba resentido con la Iglesia, como expresó en su discurso parlamentario de septiembre del 1931: “ (…) Llegamos a esta hora, profunda para la historia española, nosotros los heterodoxos españoles, con el alma lacerada y llena de desgarrones y de cicatrices profundas, porque viene desde las honduras del siglo XVI; somos los hijos de los erasmistas, somos los hijos espirituales de aquella conciencia disidente que fue estrangulada durante siglos. Venimos (…) con una flecha clavada en el fondo del alma y esa flecha es el rencor que ha suscitado la Iglesia, por haber vivido durante siglos confundida con la Monarquía y haciéndonos constantemente objeto de las más hondas vejaciones”.

A pesar de todo, su talante personal, su visión social, su reivindicación de la condición espiritual del hombre y su voluntad dialogante fueron apreciados en la Iglesia por moderados como el cardenal Vidal i Barraquer, que le dirigió cartas amistosas en las que le expresaba su aprecio.

Desde el exilio lanzó un mensaje de conciliación: “¿Veis cómo nos es absolutamente indispensable buscar en los rincones de nuestra alma lo mejor que tengamos en nuestro espíritu para que al volver a España, no volvamos con iras y con odios sino con un infinito amor?”

Este personaje complejo es el “santo laico” que han elegido los cristianos socialistas para dar nombre al premio recién creado. Y el primero en recibirlo ha sido Ramón Jaúregui, un socialista recién jubilado que ha sido de todo en el socialismo español –Vicelendakari, Ministro de la Presidencia, Presidente de la Delegación Socialista Española en el Parlamento europeo y un largo etc- y hubiera merecido un mayor reconocimiento en su partido. Se le concede el premio porque, aunque él no lo es, defendió desde el inicio a los Cristianos Socialistas y la aportación de la impronta cristiana a la mejora social. Él es un representante del “socialismo en libertad”, en sus propias palabras, y un hombre lúcido que no tiene empacho en apreciar que el socialismo hoy no tiene todavía respuesta para los grandes cambios geopolíticos que se han producido con la globalización.

En el coloquio posterior, se contaron anécdotas que pusieron de manifiesto que en el PSOE hay graves resistencias a cualquier aprecio de lo religioso. Tan graves que en algún momento han estado a punto de dar al traste con este grupo de Cristianos Socialistas. Y vuelvo a la idea inicial: la izquierda española –no sólo el PSOE- tiene una asignatura pendiente, que no acaba de reconocer como tal, en su enfoque del hecho religioso y de su significación antropológica y social. Y eso que es algo que va mucho más allá de las polémicas ocasionales con la Iglesia. Ojalá que este premio Fernando de los Ríos sea la ocasión de un debate serio, desprejuiciado y autocrítico en el que cristianismo e izquierda entierren el hacha de guerra y se reconozcan, aunque sea mínimamente, en los anhelos del otro.

De Ucrania a Dios: para creyentes e increyentes

José I. G. Faus: «¿Dónde está Dios ante esas madres desesperadas por no saber cómo liberar a sus niñitos del pánico y del hambre?»

Bucha
Bucha

«Un proceso por el que los valores van convirtiéndose en intereses y los derechos acaban convirtiéndose en deseos»

«Lecciones que aprender: una tarea que puede valer tanto para creyentes como para increyentes»

«Si Dios existe el mal no tiene explicación; pero si Dios no existe el mal no tiene solución»

«Más importante que horrorizarse es comprender que Las atrocidades no nacen de golpe: son el resultado de un proceso moral ‘cancerígeno’ al que comnezamos a atender demasiado tarde»

Por| José I. González Faus teólogo

Como sucedió también con la covid, parece que el drama de Ucrania está planteando de nuevo no la afirmación (o la negación) sin más, sino el tema mismo de Dios. Un tema que hace solo cuatro o cinco años, parecía a muchos tan fuera de lugar como hablar en serio de las meigas o de los marcianos.

A ver si consigo plantear el problema con la mayor objetividad posible.

1.– Parece cada vez más innegable que, a la larga, la ausencia de Dios, va quitando fundamento absoluto a los valores, y desata así un proceso por el que los valores van convirtiéndose en intereses y los derechos acaban convirtiéndose en deseos. Es decir: un proceso insensible de autoabsolutización. He conocido trayectorias de gente que, tras perder la fe, me dijeron que todas sus posturas y sus valores seguían intactos; y al cabo de unos años, se preguntaban cosas como esta: “¿por qué tienen que importarme los demás si yo no le importo a nadie?”.

Ucrania-iglesia
Ucrania-iglesia

Personalmente, he tenido la suerte de que casi todos los increyentes con los que he tratado no eran de esos que te miran por encima del hombro preguntando: “pero ¿tú todavía crees en esas cosas?”, sino gentes honestas, que seguían creyendo en la importancia de los valores morales absolutos, aunque solo fuera por razones estéticas: “es más hermoso así” (oti kalón, que decían los griegos). Pero a la hora de comunicar tales valores, se encontraban con que eso de la belleza puede ser algo muy subjetivo y “sobre gustos no hay nada escrito”: a ti te gusta el vino y a mí la cerveza, a ti Brahms y a mí Schubert. Y sobre eso no hay ninguna ley universal.

2.- Pero, si la ausencia de Dios amenaza con estos vacíos, profundos como abismos, la fe en Dios tampoco debe ser vista como una solución clara. Pues se enfrenta con el enigma de lo que se ha llamado “silencio de Dios”: ¿cómo es posible que no veamos actuar a Dios, ante realidades como el Auschwitz de ayer y la Ucrania de hoy? ¿Dónde está Dios ante esas calles vacías (pobladas solo por cadáveres, algunos además con las manos atadas a la espalda)? ¿Dónde está Dios ante esas madres desesperadas por no saber cómo liberar a sus niñitos del pánico, del hambre o de mil incomodidades superiores a sus pequeñas fuerzas?

Si la falta de Dios ha de soportar la plena inconsistencia de todo, la fe en Dios ha de soportar el escándalo del mal (y estoy hablando de fe, no de mera creencia). Y si la falta de fe tenía el recurso a la belleza para dar alguna consistencia a la moral (Nietzsche también puede ser ejemplo de eso, aunque ni la misma belleza pudo liberarle de la locura), la fe puede tener el recurso a la libertad del hombre, como conato de explicación de la ausencia de Dios. Fue un ateo como J. P. Sartre quien confesó que lo que le gustaba del Dios cristiano es que había preferido un mundo con libertad, aunque funcionase mal, que un mundo fascista que funcionara bien.

Papa en Auschwitz

Este problema del silencio de Dios, tuvieron que soportarlo de manera impresionante los creyentes del llamado “Antiguo Testamento”. Mucho más difícil para ellos que para nosotros hoy: porque el Dios en que creían no era vivido todavía como realidad universal, sino como una especie de propiedad particular puesto que ellos eran “el pueblo escogido”. Todo el Antiguo Testamento es testimonio de cómo, para explicar esas ausencias de Dios, se intentó darles un carácter de “castigo”, dado que aquel pueblo era bastante consciente de su contínua infidelidad. Pero esa explicación no funcionó siempre, pues fueron apareciendo ejemplos inexplicables de una derrota cuando el rey o el pueblo estaban portándose mejor. Ahí queda el drama de Job.

 Sin duda, es muy imperfecta esa explicación del castigo. Y resulta nefasta cuando genera esa mentalidad del “qué he hecho yo para merecer esto”, o ese clericalismo impávido que se atreve a decir al que sufre que Dios le manda aquello “porque le quiere mucho”. No obstante, podemos recuperar algo de esa pseudoexplicación, si convertimos los presuntos “castigos” en lecciones: una palabra que puede valer tanto para creyentes como para increyentes. Veámosla un momento.

3.- Muchas parejas han tenido la experiencia de que hay veces en que no han de sacar las castañas del fuego a sus niños, incluso aunque el niño murmure aquello de “mi papá (o mi mamá) no me quiere”. Porque lo que quieren el papá y la mamá es que el niño cuaje como persona libre y capaz, y no totalmente dependiente de los padres: que sepa llegar a las cumbres porque ha aprendido a subir, no porque le llevan en helicóptero.

Muertos en Bucha

Esta explicación es solo una imagen muy pálida: es más señal que explicación, marca más una dirección que una respuestaCreyentes y no creyentes han de aceptar que Dios es absolutamente incomprensible; que (como acuñó Agustín de Hipona): “si lo entiendes, aquello ya no es Dios”. Y, como enseñó un Concilio medieval: “todo lo que se diga de Dios, por mucha verdad que tenga, tendrá aún más mentira”.

Nos quedamos pues con que, si Dios existe el mal no tiene explicación, pero si Dios no existe el mal no tiene solución. Esto es lo que nos permite atender más a esa tarea pendiente: qué lecciones debemos aprender de Ucrania. Una tarea que vale tanto para creyentes como para no creyentes, aunque unos la enfoquen desde su fe, y otros desde su increencia.

Pero me temo que esta pregunta tan importante, aún no nos la hemos hecho en serio. Y me duele pensar que, por causa de Ucrania, ha aumentado el número de españoles que creen conveniente incrementar nuestro presupuesto militar, cuando debería ser al revés. Corriendo los riesgos que sea si esa lección solo la aprende un pueblo concreto y no toda la humanidad. Pero sabiendo que, hasta hoy, todas las armas teóricamente defensivas, han acabado por ser sobre todo armas ofensivas y, además, fuente impresionante de negocios infames.

De hecho, en estos momentos no tenemos ninguna seguridad de que el crimen de Ucrania no acabe convirtiéndose en una guerra no solo mundial, sino además nuclear. Como suele suceder, la pequeña ventaja a corto plazo nos ciega totalmente ante la gran amenaza a largo plazo; nos basta, como a don Juan Tenorio, con esa pequeña evidencia inmediata del “cuán largo me lo fiais”. Olvidamos aquel dístico que no procede de ningún texto religioso sino del poeta romano Ovidio, y que fue escrito hablando del amor: “principiis obsta; sero medicina paratur cum mala per longas invaluere moras” (lucha desde el principio; pues la medicina llegará tarde cuando el mal se ha fortalecido por largas desatenciones). Y esta ceguera nos lleva a que si luego, por desgracia, se cumple ese peligro a largo plazo, entonces acabemos preguntándonos qué hace Dios, en lugar de examinar qué no hemos hecho nosotros.

Mujer en Bucha

Es lógico horrorizarse antes imágenes que nos llegan de Ucrania o ante crímenes de hoy, como el del padre que mata a puñaladas a su niño de once años. Pero más importante que horrorizarse es comprender que esa atrocidad no ha nacido de golpe: es el resultado de un proceso moral “cancerígeno” por el que un falso amor, egoístamente posesivo, acaba degenerando en una dependencia insoportable, que prefiere una cárcel de por vida, a seguir preso de esa dependencia. Por eso no vale esa falsa denominación interesada de violencia “de género”. Muy falsamente neutro resulta ese género.

4.- Como conclusión personal me gustaría añadir que para todas las reflexiones aquí sugeridas, puede ser útil la figura de Jesús de Nazaret, no ya como presencia de Dios, sino simplemente como maestro. Tanto que llevó a sus seguidores a poner en labios del Maestro estas palabras: “Yo soy la luz del mundo”. Una luz que llevó a gentes no cristianas como Ibn Arabí o Roger Garaudy a vivir y a proclamar aquello de que “Jesús es de todos; no solo de las gentes de iglesia”.

La asignatura de Religión

I Congreso de Profesores de Religión: “La enseñanza de la Religión transforma el mundo”

Burgos acogió el VI Congreso de Profesores de Religión de Castilla y León
Burgos acogió el VI Congreso de Profesores de Religión de Castilla y León

Unos 320 profesores de Religión de Castilla y León han participado en el VI Congreso regional, celebrado en Burgos

Cuatro ponencias principales han abordado el nuevo currículo de la LOMLOE y aportado recursos pedagógicos para llevar al aula

La consejera de Educación de Castilla y León ha asegurado su intención de «mantener el peso de la asignatura como en cursos anteriores».

 | Fundación Edelvives

Un congreso organizado y vivido en clave de reencuentro presencial, para compartir y dialogar, para seguir formando comunidad en tiempos difíciles, para aprender juntos, ofrecer herramientas para mejorar el trabajo en el aula y seguir mirando al futuro con optimismo. Porque si algo tiene que transmitir la asignatura de Religión es la esperanza. Y si alguien puede lograrlo, esos son los maestros.

Con ese espíritu, 320 profesores de Religión de Castilla y León –y algunos de fuera de la región– se dieron cita el sábado 19 de febrero en el VI Congreso de Profesores de Religión, organizado por las Delegaciones de Enseñanza de las Diócesis castellanoleonesas y patrocinado por la Fundación Edelvives, Escuelas Católicas de Castilla y León y varias editoriales del sector.

El evento se celebró en Burgos, bajo el lema ‘Una asignatura como una catedral’. Imagen gráfica donde las haya, que une la celebración por el 800º aniversario de la imponente catedral burgalesa con la importancia de una asignatura esencial, digna, de calidad y de utilidad.

Este día de encuentro, trabajo y reflexión se celebró en Palacio de Congresos Fórum Evolución. El eje de la jornada fueron cuatro ponencias que profundizaron en la nueva Ley de Educación (la LOMLOE) y en recursos pedagógicos que favorecen la enseñanza de la Religión en el aula, principalmente artísticos.

La «revolución» de las competencias clave

Javier Valle López, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, abrió la mañana con la charla ‘El modelo curricular de la LOMLOE, currículo competencial y educación religiosa… ¿misión imposible?’. El experto catedrático, colaborador asiduo de Fundación Edelvives en formación del profesorado en toda España, ofreció una ponencia enérgica y divertida.

Más allá de aspectos ideológicos, se centró en el currículo competencial que la ley propone y la conexión de las competencias clave propuestas en la asignatura de Religión. Valle aseguró que los cambios que implica el nuevo currículo de la LOMLOE se corresponden con un paradigma pedagógico motivado por los cambios producidos en la sociedad en las últimas décadas.

Así, no hace falta una evolución, sino “una revolución”: “La educación reglada necesita actualizar las competencias (…). Una enseñanza de la religión en clave de competencias tiene que conseguir un perfil de alumno capaz de ser, estar y transformar”; hay que apostar por un “aprendizaje activo del alumno” y que “la evaluación sirva para mejorar; si no, no es una evaluación, sino una calificación”.

Patrimonio religioso, cine y dibujo

Después fue el turno de M.ª Pilar Alonso Abad, profesora de la Universidad de Burgos, con una conferencia titulada ‘La fe y los valores que enseña el patrimonio artístico-cultural del Camino de Santiago’. La profesora realizó un viaje histórico, artístico y cultural por la identidad cultural europea, un viaje que, sin duda, es un espacio privilegiado para la enseñanza de la Religión.

Por la tarde, tocaba hablar de recursos audiovisuales como medios pedagógicos idóneos en el aula. Primero, el crítico de cine Jerónimo José Martín, en su charla titulada ‘Creer en el cine’, señaló que la clase de Religión comparte con la gran pantalla, muchas veces, un objetivo de hablar del sentido de la vida y de la transcendencia: “El cine es un terremoto emocional que la clase de Religión puede aprovechar para alcanzar el perfil del alumno deseado”.

Después, Patxi Velasco, ‘Fano’, acompañado por sus icónicos dibujos, animó a los asistentes a ‘Educar para la Felicidad’: “El maestro, el educador, tiene el mejor trabajo: educar para la felicidad. Y la asignatura de Religión y su profesorado estamos en esta línea”. “Educar no es llenar un recipiente, sino encender una luz, y en clase de Religión se educa para encender esa luz”.

Patxi Velasco, Fano, dibujante: «En clase de religión se educa para encender una luz».

“Mantener el peso de la asignatura”

En la clausura del evento, la consejera de Educación en funciones de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas, afirmó la valía de la clase de Religión en la formación integral de los alumnos: “La formación religiosa es algo fundamental por sí misma, pero también es algo que trasciende de lo puramente religioso. Sin religión no es posible comprender el mundo actual ni ofrecer una formación humanística merecedora de tal nombre”.

La política aseguró que la Junta, “en el ámbito de sus competencias”, hará un desarrollo de la LOMLOE que permita “mantener el peso de la asignatura de Religión como en cursos anteriores”, garantizando tanto el número de horas como la alternativa a la asignatura.

Junto a ella, el arzobispo de Burgos, Mario Iceta, agradeció a los profesores su labor y les animaba a seguir su tarea. Lo mismo hacía Luis Ángel de las Heras, obispo de León, que acompañaba a la delegación de su diócesis en este Congreso: “Merece la vida vuestra misión. La enseñanza de la religión y la educación transforman el mundo. Gracias”.

Este Congreso fue el escenario elegido por la Fundación Edelvives para dar a conocer nuestra campaña en favor de la asignatura de Religión, #LaReliCuenta, que iremos detallando en las próximas semanas

A religião vai acabar?

Religiones
Religiones

«A religiosidade é uma dimensão profunda e constitutiva do Homem, como a música, a estética, a ética…»

«A ideia de que é possível varrer do mundo o incognoscível, o mistério e a transcendência pela ciência não se confirma de modo nenhum»

«Claro que Deus não é demonstrável — Deus só pode ser «esperado» como Sentido último e transcendente para todas as esperanças»

«A experiência mais profunda e autêntica de Deus, aquela que não engana, é a do amor. Essa foi a revolução de Jesus de Nazaré»

Por | Anselmo Borges Padre e professor de Filosofia

A religião chegou ao fim? Eis uma daquelas perguntas que volta sempre de novo. E não faltam as profecias a anunciar o fim da religião. No entanto, a profecia está longe de ver a sua confirmação. Neste tempo de ateísmo, pelo menos 85% da Humanidade continua a afirmar-se religiosa A religiosidade é uma dimensão profunda e constitutiva do Homem, como a música, a estética, a ética…

No longo processo da hominização, quando se deu o salto para a humanidade, apareceu no mundo uma forma de vida inquieta que leva consigo constitutivamente a pergunta pelo sentido último e total e a sua busca. Precisamente esta questão é a raiz do dinamismo cultural e religioso. E o que mostra a história das religiões é que não bastam as realizações culturais como resposta à totalidade da questão do sentido, pois também elas são contingentes e minadas pelo efémero e mortal. Por isso, desde o início, a resposta do «verdadeiramente positivo» é vista em forças supra-humanas, mais tarde, em deuses e Deus. Trata-se sempre de «objectivações» que transcendem o mundo empírico e a história dada. O que constitui a religião, como escreveu Karl-Heinz Ohlig, é a experiência de contingência, a abertura ao sentido e a correspondente esperança num Sentido «transcendente». 

Religiones

A ideia de que é possível varrer do mundo o incognoscível, o mistério e a transcendência pela ciência não se confirma de modo nenhum. De facto, há o incognoscível, o mistério último. Evidentemente, o cientista tem de partir da vontade de procurar explicações, razões e causas cada vez mais abrangentes e finalmente completas dos fenómenos. No entanto, como escreveu o filósofo Luc Ferry, se esta vontade é legítima, por outro lado, se a tomarmos como «princípio ontológico absoluto», será sempre de certo modo votada ao fracasso. De facto, nenhuma explicação científica poderá alguma vez encontrar uma «causalidade última», porque, nesse processo explicativo, ou pára-se de modo arbitrário na busca das causas, tornando-se a explicação incompleta ou pretende-se descobrir uma «causa primeira», caindo na metafísica e abandonando a racionalidade empírico-científica. «Na ciência, não existem senão explicações limitadas de fenómenos eles mesmos limitados».

Precisamente desta abertura para o incognoscível e para o mistério erguer-se-á sempre a pergunta por Deus, e esta pergunta infinita é que dá ao Homem aquela dignidade e aquela seriedade das quais a nossa sociedade de banalidade raquítica parece estar cada vez mais distanciada, absorvida como anda na logomaquia sofista e rídicula e no consumo sofisticado e pedante.

Claro que Deus não é demonstrável — Deus só pode ser «esperado» como Sentido último e transcendente para todas as esperanças. No entanto, mesmo quando se considera os «mestres da suspeita» e os críticos da religião na modernidade, talvez só de Freud se possa dizer que, ao pressupor uma aceitação desiludida da realidade, aceitou como possível uma vida sem religião. Os outros, na sua aparente contundência crítica, não deixam de manifestar alguma reserva quanto à iminência do fim da religião — por exemplo, o «louco» de Nietzsche confessa que a sua notícia da «morte de Deus» ainda está a caminho — e abrem perspectivas globais de esperança quase religiosa, não se contentando, portanto, com o mundo fenoménico: Comte falou da «religião da Humanidade», o marxismo apontou para a utopia de uma sociedade reconciliada, Nietzsche para a perspectiva de um Superhomem futuro, Ernst Bloch para o Reino de Deus sem Deus.

Religiones

Mesmo Freud  escreveu numa carta a J. J. Putnam, em 1915:

“Quando me pergunto porque é que sempre procurei com seriedade ser solícito e, quanto possível, bondoso com os outros e porque é que não o deixei de fazer quando verifiquei que se é prejudicado por isso e massacrado, pois os outros são brutos e infiéis, não conheço qualquer resposta”.

«O potencial de angústia e de experiências negativas parece ser tão grande e o dinamismo da esperança de Sentido tão forte» que «haverá sempre religião», concluía o teólogo Karl-Heinz Ohlig, especialista em história e ciências das religiões.  O que se passa é que agora as religiões já não podem ignorar a razão crítica e, por outro lado, a cultura e a religião já não se identificam, de tal modo que, nas sociedades pluralistas, as religiões já não são normativas para todos os domínios da realidade, que se tornaram autónomos. Mas, precisamente por isso, ficam libertas para o que é o domínio específico da sua competência — a questão do Sentido. Ora, este domínio «parece afectar de modo tão central a vida humana que até agora não se pode afirmar um fim da religião nem é de esperar para o futuro». 

Face à questão de Deus, a situação da razão é paradoxal. Por um lado, parece constitutiva a sua referência a Deus: não é próprio do ser humano  ter de colocar a questão do Fundamento último, a questão do Sentido último enquanto Sentido de todos os sentidos, e não está Deus co-implicado na experiência do limite, portanto, paradoxalmente também nas experiência do mal, da morte e das vítimas da História? Por outro, a razão não pode demonstrar Deus, já que essa demonstração implicaria que Ele é menos do que ela: o Deus demonstrável é um ídolo.

Religiones
Religiones

Deus é dado essencialmente numa experiência de fé, de entrega confiada, que pode e deve ser articulada racionalmente. Então, a experiência mais profunda e autêntica de Deus, aquela que não engana, é a do amor. Essa foi a revolução de Jesus de Nazaré

Ante la apertura caso masacre UCA

El rector, ante la reapertura del caso de la masacre en la UCA: «no ofrece las debidas garantías»Andreu Oliva, rector de la UCA, advierte: «Que no se juegue con los anhelos de las víctimas y con su sufrimiento»

Padre Andreu Oliva
Padre Andreu Oliva

El Padre Andreu Oliva, rector de la Universidad, hizo pública la postura institucional ante la reapertura del caso de la masacre en la UCA

En el actual proceso emprendido por la Fiscalía, «existe de parte de algunas de las autoridades públicas un interés en apartar a la UCA y en sembrar dudas de que la Universidad sea una de las víctimas o parte ofendida»

Ciertas irregularidades hacen temer que el proceso no ofrecerá las garantías de objetividad e independencia requeridas para encontrar la verdad, hacer justicia, reparar el daño causado y propiciar la reconciliación

“Como Universidad exigimos que el caso no sea instrumentalizado con fines políticos o particulares.  Y demandamos a que se respete el debido proceso, los derechos y garantías de todas las partes involucradas»

Por | Margarita Moreno/ UCA

En conferencia de prensa, realizada el 14 de marzo en el Auditorio “Segundo Montes, S.J.”, el P. Andreu Oliva, rector, hizo pública la postura institucional ante la reapertura del caso de la masacre en la UCA.

Oliva inició explicando que este nuevo proceso judicial se da en el marco del desmantelamiento del Estado derecho y de una campaña de acoso contra la Universidad: “Se nos acusa sin fundamento de no estar interesados en la justicia, de proteger a algunos de los implicados en este proceso judicial e incluso de no estar del lado de las víctimas”.

Mártires UCA
Mártires UCA

Ante esto, aseguró, la mejor credencial es la historia de la Universidad y su compromiso con la verdad y la justicia, sobre todo con los casos de violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado. Compromiso que se materializa en la labor del Idhuca: más de ochenta casos ligados a la guerra civil (de masacres, torturas y desapariciones forzadas) han sido investigados y documentados por el Instituto; setenta de ellos han sido presentados a la Fiscalía General de la República para su esclarecimiento, pero hasta la fecha no se reportan avances.

Con respecto a la reapertura del caso, el rector señaló que el proceso judicial inició en el año 2000, a petición de los familiares de los jesuitas asesinados, acompañados por la Universidad. Posteriormente, en 2017, luego de la anulación de la ley de amnistía, se solicitó la reapertura, pero el caso fue sobreseído de forma fraudulenta por la Sala de lo Penal.

En el actual proceso emprendido por la Fiscalía, “existe de parte de algunas de las autoridades públicas un interés en apartar a la UCA y en sembrar dudas de que la Universidad sea una de las víctimas o parte ofendida”, aseguró el rector, pese a que en 1999 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos definió a los familiares de Elba y Celina y de los padres jesuitas, a la comunidad universitaria y a la Compañía de Jesús como víctimas de la masacre.

Caso UCA

De hecho, en su requerimiento, la Fiscalía afirma desconocer el domicilio de las víctimas y de los ofendidos. Esto, explicó el rector, “deja claro que no hay un reconocimiento a la Universidad de su carácter de víctima y que tampoco se reconoce a los familiares de los jesuitas asesinados ni a la Compañía de Jesús como tales”.

Estas y otras irregularidades hacen temer que el proceso no ofrecerá las garantías de objetividad e independencia requeridas para encontrar la verdad, hacer justicia, reparar el daño causado y propiciar la reconciliación. Por esto, por el momento, la UCA no participará como querellante.

“Como Universidad exigimosque el caso no sea instrumentalizado con fines políticos o particulares, y que no se juegue con los anhelos de las víctimas y con su sufrimiento. Y demandamos a que se respete el debido proceso, los derechos y garantías de todas las partes involucradas”, dijo Oliva.

Asimismo, la UCA rechaza “cualquier tipo de presión de actores externos, ya sea sobre los imputados, las víctimas o los funcionarios judiciales” y aboga porque el proceso se desarrolle “sin ningún tipo de interferencia indebida”

Las declaraciones de Kirill

CRISMHOM, contra las declaraciones de Kirill: «Expresa sin pudor su homofobia»

Cirilo y Putin
Cirilo y Putin

«Condenamos la agresión del presidente ruso a la nación soberana de Ucrania, provocando esta nueva guerra en Europa. Lamentamos  también la alianza entre el trono y el altar, que creíamos realidades de  tiempos pasados»

«Utilizar la religión para justificar la guerra y como aglutinante político es uno de los mayores pecados contra la humanidad. Señalar de  nuevo a las personas LGTBIQ+ como chivos expiatorios de lo que ocurre  nos retrotrae a los periodos más oscuros de la historia»

A los hermanos LGTBI+ en Ucrania y Rusia: «Compartimos vuestro sufrimiento y dolor, tanto por  la guerra como por la exclusión, rezamos siempre por vuestro  bienestar y defenderemos los derechos que nos corresponden a todas  las personas LGTBI+»

| CRISMHOM

CRISMHOM, comunidad cristiana ecuménica LGTBI+ de Madrid,  se hace eco de la noticia aparecida recientemente sobre la declaración del  Patriarca de Moscú, Kirill, con motivo del Domingo del Perdón, que en  Rusia abre la Cuaresma. Denunciamos públicamente sus palabras y animamos al Patriarca de Moscú a rectificar y volver a la senda evangélica de la que es representante. 

Ante la reiterada petición de cristianos ortodoxos (ucranianos,  rusos y de otras nacionalidades) y católicos de todo el mundo para que interviniera contra la ocupación de un país soberano, Kirill afirmó que “la  guerra en Ucrania es una especie de cruzada contra los países que apoyan  los derechos homosexuales” y justificó la ocupación, en lugar de condenar  sin ambages el conflicto y sus consecuencias. Para el Patriarca, de hecho,  se trata de luchar contra la promoción de modelos de vida pecaminosos  y contrarios a la tradición cristiana.

El legado de Rutilio (13)

Los funerales en Aguilares, en San Salvador y en El Paisnal

El P. Jerez presidió la Misa de las 10 de la mañana del domingo 13 en Aguilares con unos diez sacerdotes. Llegó el secretario de la nunciatura Mons. Baldisseri pidiendo presidirla, pero el P. Jerez le dijo que eso le correspondía a él.

Los féretros permanecieron todo el día en el templo parroquial, abarrotado de campesinos descalzos pobremente vestidos, de señoras con niños en brazos y de jóvenes visiblemente emocionados. La multitud lloraba y cantaba la esperanza y la liberación que Rutilio había representado para ellos. En la noche se conformaron grupos de reflexión para dialogar sobre el significado de la muerte de Rutilio y compañeros. Mientras tanto los mensajes de la YSAX se escuchaban en todas las casas. En la noche llegaron a San Salvador algunos jesuitas de Guatemala para asistir a los funerales del día siguiente en catedral.

En la madrugada del lunes , la multitud se desplazó hacia San Salvador. Los tres coches fúnebres salieron de Aguilares a eso de las 8 de la mañana. La Misa en la catedral fue presidida por Mons. Romero, Mons. Rivera y Mons. Chávez y concelebrada por más de 150 sacerdotes en una catedral abarrotada. El centro de San Salvador se paralizó.

Mons. Romero visiblemente emocionado ante la inmensa multitud y la enorme audiencia que tenía en ese momento a través de la YSAX, dijo que esa mañana, la catedral era un signo de la Iglesia universal:

“Es aquí la convergencia de toda una rica pastoral de una Iglesia particular que engarza con la pastoral de todas las diócesis y de todo el mundo, y sentimos entonces que la presencia no solo de los vivos, sino de estos tres muertos, le dan a esta figura de la Iglesia su perspectiva abierta al Absoluto, al infinito, al más allá: Iglesia universal, Iglesia más allá de la historia, Iglesia más allá de la vida humana…

Si fuera un funeral ordinario, hubiera hablado de unas relaciones humanas y personales con el P. rutilio Grande, a quien siento como un hermano. En momentos culminantes de mi vida, él estuvo muy cerca de mí, y esos gestos jamás se olvidan…

La clave de la vida y la muerte de Rutilio Grande, según Mons. Romero, se encontraba en la Evangelii Nuntiandi, de manera especial en el nº 38 y en el Sínodo de 1974. Según Pablo VI, “la Iglesia no puede estar ausente en esa lucha de liberación” de “tanta miseria” humana. Esa había sido, justamente, la lucha de Rutilio.

“La liberación que el P. Grande predicaba es inspirada por la fe que nos habla de una vida eterna, una fe que ahora él, con su rostro levantado al cielo, acompañado de dos campesinos, la ofrece en su totalidad, en su perfección…es la liberación que se apoya en Cristo, la única fuerza salvadora; esta es la liberación que Rutilio Grande ha predicado y por eso ha vivido el mensaje de la Iglesia”.

Por lo tanto su lucha “por levantar , por dignificar al hombre” fue “una presencia muy original”, porque la llevó a cabo desde la “iluminación de la fe que hace distinguir cualquier liberación de tipo político, económico, terrenal, que pasa más allá de ideologías, de intereses y de cosas que se quedan en la tierra”. Por esa razón, tal como “dice el Papa no puede confundirse con otros movimientos liberadores sin horizontes espirituales. Ante todo, es una inspiración de fe”. Por eso “el mundo no podrá comprender”.

La “motivación de amor” había sido la razón última de la vida y de la muerte de Rutilio

“El amor verdadero es el que trae a Rutilio Grande, en su muerte, con dos campesinos de la mano. Así ama la Iglesia. Muere con ellos y con ellos se presenta a la trascendencia del cielo. Los ama y es significativo que mientras el P. Grande caminaba para su pueblo, a llevar el mensaje de la misa y de la salvación, allí fue donde cayó acribillado. Un sacerdote con sus campesinos, camino a su pueblo, para identificarse con ellos; no una inspiración revolucionaria, sino una inspiración de amor”.

Por lo tanto en él no había odio, ni violencia, como habían dicho sus detractores.

“Quienes lo escuchamos, quienes compartimos los ideales del P. Rutilio, sabemos que es incapaz de predicar el odio, que es incapaz de azuzar a la violencia. Quizá por eso Dios lo escogió para este martirio, porque los que le conocimos sabemos que jamás de sus labios salió un llamado a la violencia, al odio, a la venganza”.

Este mensaje de amor no se podía perder, sino que había que darle continuidad. Por lo tanto, Mons. Romero invitó al clero a recoger “esta herencia preciosa” y a construir la unidad alrededor de esa misión. Uno de los frutos de la muerte de Rutilio era, según Mons. Romero, la visible unidad de la Iglesia en catedral.

Finalmente Mons. Romero hizo un llamado a la esperanza:

“Somos una Iglesia peregrina, expuesta a la incomprensión, a la persecución; pero una Iglesia que camina serena porque lleva esa fuerza del amor. Hermanos salvadoreños, cuando en estas encrucijadas de la patria parece que no hay solución y se quisieran buscar medios de violencia, yo les digo, hermanos, bendito sea Dios que en la muerte del P. Rutilio la Iglesia está diciendo que sí hay solución. La solución es el amor, es la fe, la solución es sentir la Iglesia como el círculo donde Dios se quiere encontrar con los hombres”.

Al llegar a El Paisnal, se procedió a dar sepultura a Rutilio y a sus dos compañeros frente al altar del templo. Mientras la gente se retiraba, a eso de las tres de la tarde, un conjunto de guitarras campesinas interpretó varias veces, entre nutridos aplausos, un corrido compuesto en memoria de Rutilio y sus compañeros.

El 19 de marzo, festividad de San José, salieron muy de mañana dos peregrinaciones, una desde Aguilares y otra desde El Paisnal, hacia el sitio donde había tenido lugar el asesinato. Allí plantaron tres cruces donde habían caído Rutilio y los dos que le acompañaban, en medio de cantos, poemas y prédicas sencillas pero profundas.

Después todos se dirigieron a El Paisnal donde Mons. Romero con unos quince sacerdotes celebraron la Eucaristía en la puerta principal que da a la plaza po la inmensa multitud que participaba. Al terminar una fila enorme visitaba las tumbas depositando una gran cantidad de flores y velas.

Se recibieron una enorme cantidad de telegramas y mensajes de condolencia procedentes de todas partes del mundo, así como muchos testimonios de Rutilio.

Uno de esos mensajes fue el del provincial de los jesuitas de Argentina, el P. Jorge Mario Bergoglio, dirigida al P. Jerez:

Quiero -desde hace días- ponerte estas líneas que te lleven mi fraternal saludo y mis sentimientos por los momentos que están viviendo ustedes allí.

Lo de Rutilio aquí nos ha conmovido mucho. Es verdad que el Señor tiene sus caminos… pero a veces son duros. En la Provincia hemos tenido una celebración y, por mi intermedio, todos los hermanos hacen llegar sus sentimientos más profundos.

Un fuerte abrazo, no me olvides en tu oración.

Puedes ver el documental sobre El P. Rutilio Grande en el siguiente link:

http://www.youtube.com/watch?v=IXFRuIVZXoQ

¡No a las guerras!

Comunicado ante la guerra entre Rusia y Ucrania y convocatoria de actividad interreligiosa por la paz el sábado 12 de marzo

Las guerras representan el gran fracaso de la humanidad: la resolución por la fuerza de un conflicto, utilizando lo que de bárbaro y primitivo anida en el interior del ser humano; reconociendo el fracaso de las palabras, de los argumentos, de la negociación constructiva, es decir, las herramientas evolutivas que podrían llevarnos hacia un mundo más razonable y equilibrado.

Condenamos enérgicamente la invasión de Rusia a Ucrania. Condenamos, con la
misma energía, esta guerra y también todas las guerras que no siempre son condenadas
y que arrojan tanta muerte y sufrimiento de víctimas inocentes. Clamamos y oramos por
la Paz y la Justicia que le antecede

Esta guerra no es una excepción. Como en todas, no sólo fracasa la razón, sino
que siembran, miedo, muerte y odio. Heridas que tardarán tiempo en cicatrizar y a las
que poco ayudarán los suministros militares “ofensivos” que están ofreciendo a Ucrania los países occidentales o los que pudieran ofrecer a Rusia otro países de su ámbito de influencia.

Todas son una forma de prolongar el conflicto y el sufrimiento, quizás
motivada porque, para la negociación posterior, hay que esgrimir de nuevo la razón de
la fuerza y no la fuerza de la razón.
Sorprende la cobertura mediática de esta guerra, frente a las decenas de
conflictos armados y desastres humanitarios que tienen lugar actualmente en el mundo,
lejanos y silenciados, y ante los que no se actúa con la misma flexibilidad legal o
urgencia y volumen de acciones humanitarias internacionales.

Señalamos este hecho porque, si bien como personas y entidades que creemos en
un mundo fraterno nos oponemos a la guerra por nuestros principios éticos, nos damos
cuenta, asimismo, del contexto en el que esta agresión ha tenido lugar, que no es otro que las políticas de bloques militares y el afán expansionista de cada uno de ellos.
Según estemos o no en su órbita, los relatos son diferentes y no todas las vidas valen lo mismo. En un contexto donde se invierten 4.000 millones de dólares diarios en la fabricación de armas deberíamos, mucho tiempo atrás, haber alzado la voz para que ese gasto, obsceno y destructivo, se orientara a salvar vidas más que a lo contrario.

Permanecer de espaldas al mundo puede llevarnos a reaccionar demasiado tarde.

Estamos decididamente a favor de la paz. Mas, no entendiéndola como ausencia
de guerra, sino como fruto de la justicia. Mientras permanezca la desigualdad, el abuso, la exclusión…, tengamos la certeza que no habrá más paz que la romana. Un mundo fraterno, sostenible, basado en la consideración y el respeto (hacia los seres humanos y la naturaleza) y en el que los Derechos Humanos no sean papel mojado, es la única garantía para una paz duradera. Digamos, con tantos apóstoles de la paz y la no violencia: Si quieres la paz, trabaja por la justicia.

Porque hay formas humanas de resolver un conflicto basándose en el diálogo, el
encuentro, la mediación y la empatía. Si fallan, la no-violencia y la no colaboración
pueden resultar instrumentos formidables en manos de pueblos conscientes, que no
promueven el odio ni la destrucción del otro sino, más bien, su rescate.
Y desde nuestras convicciones éticas, afirmamos el NO MATAR como norma
suprema, lo que debe llevar a objetar y desobedecer las voces de los hombres cuando
contradigan la voz de Dios o de la propia conciencia.

Deseamos y oramos por la finalización inmediata de esta guerra, apostando por
la vuelta al diálogo y la negociación en condiciones justas y dignas para ambas partes.
La visión de buenos y malos no nos sirve, hay que encontrar los puntos de convergencia y devolver la dignidad, situando en lo más alto la razón y la palabra, con el rostro del otro siempre como referente. Y siempre respetando los tratados y acuerdos multilaterales o bilaterales de paz o desarme, bastante estancados en la actualidad.

Toda guerra es una llamada angustiosa a una gobernanza mundial real que
supedite los intereses particulares de cualquier país o bloque de países a los intereses generales de la humanidad como tal.

En este sentido las diferentes organizaciones religiosas o espirituales y
movimientos de paz, abajo firmantes, que formamos parte de la plataforma
“Religiones y espiritualidades por la convivencia” en Granada, convocamos a a
la población granadina para un acto público por la paz y la justicia en Ucrania y el
mundo. Tendrá lugar el próximo sábado 12 de marzo a las 12.00 en la Plaza del
Carmen. Daremos a conocer en breve el programa más detallado.

FIRMAN EL TEXTO Y CONVOCAN A LA ACTIVIDAD POR LA PAZ DEL
SÁBADO 12 DE MARZO A LAS 12.00 EN LA PLAZA DEL CARMEN LAS
SIGUIENTE ORGANIZACIONES O INSTITUCIONES:

Plataforma de comunidades musulmanas de Granada
Delegación de migraciones de la Diócesis de Granada
Centro de estudios de Budismo tibetano Nagarjuna Granada
Vaidika Pratishana Sangha hinduista de la Dharma Védica de España. Granada
Iglesia protestante San Pablo de Granada. IEE (Iglesia Evangélica Español
Foro de Ecología y Espiritualidad. Granada
Comunidades Cristianas Populares de Granada
Orden Franciscana secular. Fraternidad “Beato Fray Leopoldo de Alpandeire.
Fundación Centro Persona y Justicia. Granada
Asociación Paz en Acción. Granada

—————

FUNDACIÓN CENTRO PERSONA Y JUSTICIA CIF: G19656529
Calle Elvira No 121 -1oG
18198 GRANADA http://www.centropersonayjusticia.com

Los fariseos de hoy…

Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles Porque los hombres serán… calumniadores…  (2 Timoteo 3:1,3).

Si la blasfemia se dirige hacia Dios, la calumnia tiene al hombre como destinatario.

Es la consecuencia de la falta de amor verdadero por la verdad y la justicia.

Es el lenguaje común de la serpiente antigua, del padre de la mentira, el acusador de los hermanos.

El hombre calumniador es la boca de Satanás para dar expresión al veneno mortífero que lleva como naturaleza de serpiente.

La religiosidad se puede vivir de dos maneras o según dos modelos: el modelo “profético” y el modelo “farisáico”. Los profetas se fijan más en el comportamiento ético y al cambio social, mientras que los fariseos dan más importancia a la observancia de la ley y el cumplimiento de los ritos y ceremonias religiosas.

Afirma Múgica: “Sin justicia no hay Eucaristía”. Expresa que si no hay un compromiso concreto de lucha por la liberación de los pueblos, las misas, las celebraciones no tienen valor ninguno, son vacías y funcionales a los poderosos de cada tiempo. Mugica tenía muy claro esto. Por eso este texto, profundamente actual, expresa claramente el proyecto revolucionario de Jesús de Nazaret.

En cada generación existe un remanente que corre hacia Jesús con pasión y gratitud. Yo creo que el leproso samaritano corrió de regreso a Jesús porque no estaba atado a formas o ritos (Lucas 17:11-19). Él no tenía que “desaprender” nada. Como vemos, los otros nueve habían sido criados de manera ortodoxa, sus mentes habían sido enseñadas desde su niñez en los rituales y las ceremonias, y seguían aun atados por su tradición. Pero cuando el samaritano vio todo el sistema religioso, exclamó: “¡De ninguna manera!”. Él fue testigo de la falsedad de los líderes religiosos y de los domingueros.

Jesús vio a los fariseos robando a las viudas y llevándose sus casas. Vio sacerdotes sobornando y siendo sobornados. Él vio los templos llenos de cambistas, que cambiaban la casa de Dios en una cueva de ladrones. Vio escribas dando leyes para otros, que ellos mismos ni intentaban cumplir.

Los fariseos modernos hacen uso de diversas argucias y razonamientos vanos, para que el pueblo de Dios guarde sus reglas humanas y así abandone los mandamientos de Dios. Y ay de aquellos creyentes que les contradicen, les ponen en contra toda la hermandad, les llaman herejes, les eliminan incluso el saludo y a veces hacen el vacío alrededor de ellos.

Para determinar la definición de «fariseo» es necesario examinar la acusación lanzada por la persona que tenemos que examinar y compararla con la Palabra de Dios, tenemos que identificar cuál es el mandamiento de las Sagradas Escrituras que se debe observar de acuerdo a la voluntad de Dios, y los que se oponen a este mandamiento con varios sofismas y razonamientos, tratando de cancelarlo, es un fariseo.

Otra de las características de los fariseos de hoy es que creen tener la verdad de todo. Solo ellos tienen la verdad y solo ellos son capaz de ver “más allá”. La mayoría de las veces nadan solos en contra de la corriente porque creen haber sido llamados para eso, pero sus frutos hablan de otra cosa contraria a lo que Jesús estableció.

Los fariseos de hoy no están a gusto con los nombramientos de obispos sencillos y cercanos, y en lugar de promover la comunión entre los hermanos la dinamitan. Al parecer les seducen los ambientes palaciegos y los riquísimos perfumes, porque no disimulan su disgusto con los obispos que “huelen a oveja” También  les molesta que los obispos sean hombres cercanos y accesibles que además visten con sencillez, capaces de pasar por sus diócesis haciendo el bien, y acercándose a los que sufren, a los pobres, a los que buscan y a los limpios de corazón que quieren seguir el mensaje de Jesús desde la comunión. Hoy, a éstos fariseos, Jesús también les llamaría “raza de víboras y sepulcros blanqueados”, porque imponen cargas pesadas que ellos son incapaces de mover.

Los fariseos de hoy también  les incomoda compartir la mesa con aquellos a los que estos obispos cercanos  se acercan –como lo hacía Jesús- y que son aquellos a los que se acercaba Jesús: los pobres, los pecadores, las prostitutas, los marginados, los enfermos, los que no cuentan.

Algunos de esos “doctores de la ley” se burlan de la vida religiosa, fundamentalmente femenina, no aceptan el sacerdocio de la mujer ni el celibato opcionalDeberían saber que  no se puede afirmar que por el hecho de ser célibe se es más libre para servir y entregarse a los demás que siendo casado. El espíritu de servicio y la entrega al pueblo considero que no dependen tanto del estado de vida cuanto de la generosidad y disponibilidad personal.

El amor humano no resta en nada al amor, servicio y consagración a Dios. La auténtica consagración nos viene dada por el bautismo. Todos los cristianos somos hombres y mujeres consagrados a Dios mediante la muerte y resurrección de Jesucristo (Ef 1,4-5). No hay consagración mayor que ésta.

A estos fariseos no hay que hacerles caso. Creo que están enfermos de “ortodoxia hipócrita”; que están enfermos y casi muertos, ahogan el Espíritu que todo lo hace nuevo y que sigue animando a la comunidad de los amigos y seguidores de Jesús.

 “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios te envía! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, pero no quisisteis! Pues mirad, vuestro hogar va a quedar desierto. Y os digo que ya no volveréis a verme hasta que digáis: ‘¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!’” Mt 23