San Andrés Apóstol

Andrés el Apóstol: biografía, hechos y muerte

Andrés el Protocletus

Es un gran problema ser el primero. Solo podemos imaginar cómo se sintió Neil Armstrong como la primera persona en pisar la luna, o cómo se sintió Washington al ser juramentado como el primer presidente de Estados Unidos. Ahora imagina ser el primer seguidor de lo que se convirtió en la religión más popular del mundo.

Según la Biblia cristiana, Jesucristo tuvo 12 seguidores principales. Uno de ellos, sin embargo, tenía que ser el primero. Esa persona era Andrés , conocido en las tradiciones eclesiásticas como el Protocletus , o el primero llamado . Andrés, discípulo, apóstol y santo, ocupa un lugar especial en las culturas cristianas. Después de todo, es importante ser el primero.


Andrés fue el primero de los discípulos.

El llamado de Andrew

Se sabe muy poco acerca de los 12 apóstoles antes de ser llamados a seguir a Jesús en su ministerio. Lo que sí sabemos es que Andrés nació en Bathsaida, una pequeña ciudad en el Mar de Galilea. Parece haber sido pescador de oficio, junto con su hermano menor, Simon (más tarde rebautizado como Peter).

Hay diferentes relatos de exactamente cómo Andrew llegó a ser el primer discípulo. El Evangelio de Mateo afirma que Jesús estaba caminando por la orilla y vio a Simón y Andrés pescando. Luego los llamó y prometió convertirlos en pescadores de hombres. El Evangelio de Marcos cuenta una historia similar, mientras que el Evangelio de Lucas solo menciona a Simón y no a Andrés (al menos no directamente).

John nos cuenta una historia diferente. En su Evangelio, Andrés y Simón ya son discípulos de Juan el Bautista. Juan el Bautista reconoce a Jesús como el Mesías y les dice a sus seguidores que se conviertan en discípulos de Jesús. Andrew lo hace y más tarde también lleva a su hermano menor a Cristo.

Los eruditos bíblicos no están de acuerdo sobre cómo reconciliar exactamente estas historias. Algunos dicen que es una cuestión de cronología (un evento sucedió antes que otros), pero todos los estudiosos coinciden en que lo que realmente importa es que Andrés y Simón se conviertan en los primeros discípulos.

El relato de Juan es interesante, sin embargo, porque ilumina algo sobre el tratamiento de Andrés en la Biblia. En los cuatro evangelios, rara vez se menciona a Andrés por su nombre. Es simplemente uno de “los 12”, aunque los eruditos bíblicos creen que estaba muy cerca de Jesús y era respetado entre los discípulos. Sin embargo, cada vez que se nombra a Andrés, casi siempre se trata de una historia sobre cómo poner a alguien en una relación con Cristo , tal como lo hizo con Simón Pedro. Esto le ha dado a Andrés un lugar importante en la memoria de la Iglesia, y en muchas sectas es venerado como ejemplo de evangelización.

Andrés después de Cristo

Como saben los cristianos, los cuatro evangelios culminan con la crucifixión y resurrección de Jesucristo y (después de su partida final) el descenso del Espíritu Santo sobre sus seguidores. Este es un gran momento en la historia cristiana, ya que identificó a los discípulos como apóstoles enviados para difundir la palabra de Cristo y formar nuevas congregaciones dondequiera que fueran.

Entonces, ¿a dónde fue Andrew? Mientras su hermano se dirigía a Roma, Andrés se dirigió hacia Europa del Este. Según la mayoría de las interpretaciones de las escrituras, centró sus esfuerzos en los mares Caspio y Negro. En las tradiciones ortodoxas rusas, se dice que llegó hasta Kiev y Novgorod.

Finalmente, Andrés terminó en la aún pequeña ciudad de Bizancio (más tarde Constantinopla). Estableció la primera comunidad cristiana en Bizancio y nombró a un hombre llamado Stachys como primer obispo. Esto es significativo ya que Constantinopla se alzaría más tarde para desafiar incluso a Roma como centro de la fe cristiana. Así, Pedro fue visto como el fundador de la Iglesia en Occidente y Andrés como el fundador de la Iglesia en Oriente.

La muerte de Andrew

Mientras trabajaba en Bizancio, Andrew hizo varios viajes a Grecia. Su último fue a la ciudad de Patras . En Patras, Andrew predicó y realizó milagros de curación, lo que le permitió fundar una iglesia allí también. Según la tradición, una de las mujeres a las que curó era la esposa del procónsul romano (gobernador) de la provincia, Aegeates. Se cree que esto ocurrió durante el reinado de Nerón, cuando la persecución romana de los cristianos estaba realmente despegando, por lo que Aegeates hizo que Andrés condenara a muerte por crucifixión.

Andrés, como su hermano, aparentemente se negó a ser crucificado de la misma manera que Cristo, considerándose indigno de ese honor. En cambio, Andrew fue atado (no clavado) a una cruz en forma de X y crucificado boca abajo. Según algunas fuentes, esto fue para que pudiera ver el cielo mientras moría y anticipar su llegada al cielo.

Los restos de Andrew fueron tratados como semi-sagrados, y los peregrinos de la Iglesia primitiva acudieron en masa a Patras para presentar sus respetos. Estas reliquias fueron luego transferidas a Constantinopla en el siglo IV, y algunas fueron llevadas a Escocia por un monje que creía haber sido visitado por el santo en un sueño. Es por eso que San Andrés es el patrón de Escocia en la actualidad y por qué la bandera de Escocia lleva la cruz del mártir en forma de X. Dondequiera que estén en todo el mundo, las reliquias de San Andrés continúan atrayendo peregrinos cada año. Después de todo, de los discípulos, él fue el primero.

Resumen de la lección

En las tradiciones cristianas, Andrés era el hermano mayor de Simón Pedro, pescador , discípulo de Juan el Bautista y el primer discípulo llamado a seguir a Jesucristo. Más allá de esto, rara vez se menciona a Andrés por su nombre, pero cuando lo hace, casi siempre es en el contexto de llevar a alguien a una relación con Cristo . Después de la resurrección de Cristo, Andrés centró sus esfuerzos apostólicos en Europa del Este, y finalmente fundó la primera iglesia cristiana en Bizancio . Murió mártir en Patras, Grecia, y fue crucificado cabeza abajo en una cruz en forma de X . En el cristianismo de hoy, se le venera por hacer algo que hubiera sido extraordinariamente difícil para cualquiera: ser el primero.

San Andrés

San Andrés Apóstol (El primero en seguir al Maestro)

San Andrés Apóstol

Por Francisca Abad Martín

Cuando es llamado y elegido por Jesús, asume con entusiasmo y sencillez su misión apostólica. No destaca especialmente en el Evangelio, pero da testimonio con su martirio en una cruz en forma de aspa, en que queda reflejada su fidelidad a la misión confiada por Jesús: ”Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio”.

Sabemos poco de su vida, solamente que era hermano de Simón Pedro, naturales de Betsaida, pequeña ciudad situada junto al lago de Genesaret, aunque parece ser que en los tiempos de la vida pública de Jesús su residencia estaba en Cafarnaúm, junto a su hermano Pedro, que estaba casado y vivía con su mujer en casa de su suegra. Probablemente Andrés era soltero, aunque el Evangelio no menciona nada a este respecto, porque escasas veces hacen referencia a él.

Juan y Andrés habían sido discípulos del Bautista y con él estaban en el río Jordán, cuando al pasar Jesús, Juan exclama: “He aquí el Cordero de Dios”. Ambos quedaron atónitos ante estas palabras y subyugados por la personalidad de Jesús, tanto que deciden seguirle. Jesús se vuelve y les pregunta: “¿Qué buscáis?” y ellos, en lugar de responderle, le hacen otra pregunta: “Rabí ¿dónde vives?” y Jesús les dice: “Venid y ved”. Fueron con Él hasta Cafarnaúm y se quedaron a su lado aquel día. Al llegar Andrés a casa de Pedro le dice: “Hemos hallado al Mesías” y Pedro el impetuoso, contagiado por el entusiasmo de su hermano, corre hasta Jesús y ya no se separarán de su lado.

Durante los tres años de la vida pública de Jesús, Andrés se hunde en el anonimato; apenas aparece, solo en contadas ocasiones es citado por los evangelistas. Sabemos que era pescador, lo mismo que Pedro, pero de carácter y talante bien distintos; frente a la fogosidad de Pedro, Andrés aparece más sereno y calmado. Aunque seguramente Andrés participaría en las pequeñas rivalidades entre los Apóstoles, no se arroga el honor de ser el primer llamado, ni parece jugar un papel relevante entre los doce, pues en los hechos más destacados de Jesús solo son mencionados tres: Pedro, Santiago y Juan.

Después de la Ascensión de Jesús, cuando todos se lanzan a predicar su doctrina, los documentos más antiguos, nos sitúan a Andrés por la zona de Asia Menor, Tracia, Bizancio, Capadocia y el Peloponeso, concretamente en esta última zona es donde sitúan su martirio, en la región de Acaya y en la población de Patrás. Existe una narración de los presbíteros de Acaya, donde el procónsul romano Egeas, temiendo la rápida eficacia de la predicación de Andrés, busca un sufrimiento refinado para él. Primero manda azotarlo bárbaramente y después atarlo en una cruz en forma de aspa, conocida siempre como la cruz de San Andrés. Dicen que estuvo en ella cuatro días y cuatro noches, instruyendo a sus discípulos, hasta que expiró.

En Patrás se encuentra precisamente una iglesia ortodoxa muy bonita dedicada a San Andrés y en toda la ciudad le tienen una gran devoción. Su culto se extendió, tanto en la Iglesia Oriental como en la Occidental.

Reflexión desde el contexto actual:

Todos los Apóstoles han de ser vistos como personas excepcionalmente predestinadas y elegidas por Jesucristo para formar el Colegio Apostólico, hombres que gozaron del privilegio de poder seguir a Jesús durante el tiempo   que permaneció en nuestra tierra, compartiendo con Él los afanes de cada día y siendo receptores directos de sus divinas enseñanzas. El título de apóstol que ostenta Andrés es la más grande distinción con la que el Maestro pudo enaltecer a unos humildes pescadores de Galilea. A Andrés le cabe también el honor de haber testimoniado heroicamente su fe en Cristo y por ello habrá de ser recordado por todas las generaciones que pueblan la tierra. Nuestro agradecimiento por su compromiso y ejemplaridad.