El TSJCM contra el Ayuntamiento de Almendros

El TSJCM da la razón a ICPOR y anula la Ordenanza municipal sobre gestión de purines de Almendros

Publicado por: Tarancondigitalon: noviembre 14, 2022En: Comarca

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) ha declarado nula la Ordenanza municipal reguladora de la tasa por prestación del servicio de gestión y evacuación de residuos líquidos y semilíquidos provenientes de fuentes ganaderas en Almendros (Cuenca), publicada en el B.O.P. de Cuenca nº 119, de 13 de octubre de 2021.

Esta sentencia da la razón a ICPOR, compañía especializada en integración porcina de cerdo blanco e ibérico, que el pasado 24 de noviembre de 2021 presentó un recurso contencioso-administrativo contra dicha ordenanza, y además condena en costas al Ayuntamiento de esta localidad conquense. ICPOR aducía en su recurso que el Ayuntamiento de Almendros carecía de competencias para dictar una norma con el contenido de la Ordenanza y que sobre la materia que pretendía regular “tienen competencias tanto la Unión Europea, y, a nivel interno, el Estado y las Comunidades Autónomas, y existe ya normativa europea, nacional y regional que regula esta materia”.

Además, en su resolución, el TSJCM analiza los motivos por los que “la Ordenanza introduce criterios más restrictivos para la aplicación de purines que los previstos en la normativa aplicable a las zonas vulnerables por contaminación de nitratos de origen agrario” y que “la aplicación del contenido de la Ordenanza implica la práctica prohibición de una actividad perfectamente legal”, puesto que las limitaciones que comprende suponen una “prohibición encubierta de la valorización agronómica”, tal como siempre ha sostenido ICPOR.

En el informe técnico presentado junto al recurso, ICPOR aducía que esas limitaciones se concretan en que las restricciones de fechas contempladas en la Ordenanza “implica que en muchos casos se podrá valorizar únicamente en terrenos de barbecho” (…); que la superficie válida “para poder realizar la valorización de purines (…) supone 803,7 Has, que es el 12,80% del término municipal (…), y, de acuerdo con las limitaciones temporales que la Ordenanza contempla, únicamente durante el 40,73% del año, lo que implica su práctica prohibición“ de la actividad ganadera en general y de porcino en particular.

“Siempre hemos defendido que la actividad que desarrolla ICPOR, y todos nuestros integrados, es perfectamente legal. La sentencia del TSJCM así lo constata. Podemos decir con orgullo que cumplimos a rajatabla con la exigente legislación europea, nacional y regional que regula nuestra actividad, si bien no dudaremos en defendernos de los ataques totalmente injustificados que sufrimos constantemente y que, implícitamente, buscan acabar con una práctica tan arraigada al medio rural como es la ganadería. Lo hacemos por las más de 1.200 familias que dependen de nuestra actividad, que viven, y quieren seguir haciéndolo en lo que ahora se conoce como la España vaciada, y que se encargan de garantizar el suministro de alimentos a todos los hogares de España”, afirma Julián Redondo, gerente de ICPOR.

¿Cómo combatir la pobreza?

El Papa pide una economía que luche «contra los males de la especulación que están alimentado los vientos de guerra»

El Papa a la Centesimus Annus
El Papa a la Centesimus Annus

«Todos somos hermanos y si yo soy el dueño de una empresa, eso no me legitima para mirar a mis empleados con aire de desdén. Si soy el director ejecutivo de un banco, no debo olvidar que todas las personas deben ser tratadas con respeto y cuidado»

“Ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre un remedio provisional para hacer frente a las emergencias. El objetivo real debe ser permitirles una vida digna a través del trabajo»

RD/Efe

El papa Francisco pidió hoy «una nueva mirada» en la economía, basada en el respeto de la dignidad de las personas, para poder luchar «contra los males de la especulación que están alimentado los vientos de guerra».

Este fue el llamamiento que hizo al recibir hoy en el Vaticano a los participantes en la conferencia de la fundación Centesimus Annus Pro Pontifice sobre «Crecimiento inclusivo para erradicar la pobreza y promover el desarrollo sostenible para la paz».

Francisco destacó en su discurso que el desarrollo «para ser auténtico, debe ser integral, es decir, encaminado a la promoción de cada persona y de toda la persona” y por eso “el desarrollo o es inclusivo o no es desarrollo”.

El papa citó la novela reciente del escritor estadounidense Paul Auster, “Mr. Vértigo”, que habla de la Gran Depresión de 1929, con “agricultores y trabajadores en todas partes en estado de alarma» para explicar que “todo comienza por cómo uno mira” y “mirar a otro de arriba abajo es legítimo, sólo en una situación: para ayudarlo a levantarse”.

«Todos somos hermanos y si yo soy el dueño de una empresa, eso no me legitima para mirar a mis empleados con aire de desdén. Si soy el director ejecutivo de un banco, no debo olvidar que todas las personas deben ser tratadas con respeto y cuidado», agregó.

Y subrayó la importancia de «la mirada humilde de quien ve en cada hombre y mujer que encuentra un hermano y una hermana a quienes respetar en su dignidad, ante posiblemente un cliente con quien hacer negocios» porque «sólo con esta mirada podremos luchar contra los males de la especulación actual que alimenta los vientos de guerra».

Asimismo, destacó que «la pobreza no se puede combatir con el «asistencialismo» social». «¡No! Lo anestesia pero no lo combate así».

“Ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre un remedio provisional para hacer frente a las emergencias. El objetivo real debe ser permitirles una vida digna a través del trabajo”, afirmó.

Ofrecimiento de Maduro ante la crisis energética

Maduro: «Estamos listos para exportar petróleo y gas a EE.UU. y Europa para auxiliar al mundo»

Subrayó que la nación está preparada para abastecer con sus productos a «todos los mercados que hagan falta», previendo que la crisis podría tornarse «trágica y espantosa» con la llegada del invierno al hemisferio norte.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que su país está dispuesto a exportar todos los productos que sean necesarios para sortear la actual crisis energética global.

«Le digo a Europa y a la Unión Europea, y al presidente Joe Biden, de EE.UU.: ‘Venezuela está aquí. Venezuela siempre estará aquí y a la orden nuestro petróleo y nuestro gas para estabilizar al mundo y auxiliarlo’», manifestó el mandatario este viernes durante un evento en Petrocedeño, filial Petróleos de Venezuela (PDVSA) en el estado Anzoátegui.

El gigante energético Uniper sobre la crisis en Europa: «Lo peor está por venir»

Maduro afirmó en su discurso que, con el actual conflicto en Ucrania, Venezuela ha adquirido cada vez más importancia en la «ecuación energética y la estabilidad económica del mundo» y advirtió que con la llegada del invierno en el hemisferio norte la crisis de suministro podría ser «trágica y espantosa».

«Le ratifico a Europa y a EE.UU., que nuestro país está a la orden con el petróleo y el gas para estabilizar y auxiliar al mundo. Venezuela está lista y preparada para exportar nuestros productos a todos los mercados que hagan falta«, recalcó en un mensaje a través de Twitter.

Estas declaraciones se producen mientras crecen las discrepancias entre los líderes en Europa y algunos altos cargos que alertan sobre las consecuencias de la crisis en el continente, especialmente en vista de la alta inflación en la eurozona y las dificultades energéticas ante el recorte de los suministros gasísticos rusos que Moscú vincula con problemas técnicos agudizados por las sanciones en su contra.

En el 34º aniversario de Proaño

Leonidas Proaño: El patriarca de la solidaridad

Leonidas Proaño
Leonidas Proaño

«Al final de este mes de agosto, en las Américas del Sur, del Centro y del Norte como también en Europa se va a celebrar los 34 años de la pascua de monseñor Leonidas Proaño, ex obispo de la diócesis de Chimborazo»

«Hoy monseñor Proaño sigue siendo el emblema nacional e internacional de las luchas por la solidaridad. Siguen vivas y ejemplares las luchas indígenas por el Bien Vivir a nivel tanto personal como colectivo»

«Actualmente el papa Francisco llama a los cristianos de a pie a construir la sinodalidad. Monseñor Proaño puso los cimientos para la creación de una Iglesia indígena que conserve sus valores tradicionales y expresa mediante su cultura el mensaje de Jesús de Nazaret»

«En estos tiempos cuando crecen indetenibles la pobreza, la miseria y la violencia por las imposiciones del sistema neoliberal, que la fuerza firme y apacible de monseñor Leonidas Proaño habite nuestras lucha»

Por Pedro Pierre

Al final de este mes de agosto, en las Américas del Sur, del Centro y del Norte como también en Europa se celebran los 34 años de la pascua de monseñor Leonidas Proaño, ex obispo de la diócesis de Chimborazo. Se hará memoria del inmenso legado que nos ha dejado a lo largo de su ministerio pastoral, el cual nos marca el camino a seguir. Felizmente él queda como una figura luminosa para la Iglesia, los Pueblos indígenas de América Latina y para la sociedad en general.

Una de las mayores virtudes de monseñor Leonidas Proaño fue la solidaridad. Su testimonio de vida está marcado por sus incansables luchas por la solidaridad. Se lo identifica al nivel internacional con uno de sus poemas hecho canción sobre esa misma temática: “¡Solidaridad, solidaridad, solidaridad!” – “Sentir como propio el sufrimiento del hermano de aquí y del de allá, hacer propias las angustias de los pobres…”

En Ecuador es reconocido como ‘el obispo de los Indios’. El mismo, siendo mestizo, era orgulloso de sus raíces indígenas: “¡Amo lo que tengo de Indio!” Las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) tienen en él su fundador, en los años 1970. Fue también el gran defensor de la naturaleza por su cosmovisión indígena: “Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde, antes que la ambición y codicia de unos pocos conviertan a nuestro planeta en una luna muerta, en un cementerio del espacio”.

A nivel de América Latina fue el promotor de la teología de la liberación gracias a los innumerables encuentros que promovía en la Casa de Retiro de Santa Cruz, cerca de Riobamba, donde vivía de una manera muy sencilla. Hizo de la solidaridad su bandera de lucha tanto con los Pueblos indígenas del Ecuador y del continente, como también con los Pueblos en rebeldía por sus derechos pisoteados, en particular con los de Centro América. Sus numerosos escritos e intervenciones han sido inscritos en el patrimonio nacional del Ecuador y es nombrado como el “Padre de la Iglesia de los Pobres” de América Latina.

Monseñor Proaño encontró su motivación por la solidaridad en la educación que le proporcionaron sus padres, en el testimonio de Jesús de Nazaret y de los primeros cristianos, en la valentía de los mártires latinoamericanos contemporáneos de él y en su pasión para desterrar las injusticias. “Tenemos los cristianos la capacidad de transformar este mundo de odios y de muerte en un mundo de amor, en un mundo de entrega de los unos hacia los otros; esa es la capacidad enorme que podemos conquistar si somos consecuentes con nuestra fe.”

Hoy monseñor Proaño sigue siendo el emblema nacional e internacional de las luchas por la solidaridad. Siendo monseñor Proaño el artífice de la unión de los Pueblos indígenas del Ecuador, estos lo nombran en todos sus levantamientos. Gracias a su solidaridad con ellos, los Pueblos indígenas buscan erradicar la marginación por la que siguen víctimas por más de 5 siglos, en particular por la explotación económica. En las 3 últimas décadas han logrado ser reconocidos como los protagonistas de una nueva sociedad internacional que destierre el capitalismo sustituyéndolo por la “Cosmovisión del Bien Vivir”. Esta cosmovisión está basada en la comunidad, el compartir equitativo, la participación mediante el consenso, la complementariedad y la comunión con la naturaleza.

Al nivel continental, siguen vivas y ejemplares las luchas indígenas por el Bien Vivir a nivel tanto personal como colectivo. Allí están el testimonio vivo de los Zapatistas en México y la plurinacionalidad en la organización socio-política de BoliviaEstán demostrado el valor de sus culturas ancestrales frente a las desgracias traídas por la colonización europea. Su cosmovisión es una alternativa social, económica, política y espiritual al nivel mundial para sustituir la globalización neoliberal que destruye las personas, los pueblos y la naturaleza, llevando el planeta a su colapso. “Busco en todas partes luchadores de la paz y de la vida.”

Al nivel internacional son innumerables las asociaciones y grupos que se reclaman de la espiritualidad de monseñor Leonidas Proaño: Luchan a favor del medio ambiente, de una sociedad nueva y de una Iglesia sinodal. Al nivel eclesial, la espiritualidad indígena es asumida como sabiduría universal que anima las personas y los pueblos a despertar una nueva conciencia, transformar las religiones encerradas en estructuras obsoletas, revitalizar el cristianismo mediante la interculturalidad.

Actualmente el papa Francisco llama a los cristianos de a pie a construir la sinodalidad, es decir, colaborar decididamente en la puesta en marcha de una Iglesia en manos de los bautizados que destierre el clericalismo autoritario y patriarcal. Monseñor Proaño puso los cimientos para la creación de una Iglesia indígena que conserve sus valores tradicionales y expresa mediante su cultura el mensaje de Jesús de Nazaret.

En estos tiempos cuando crecen indetenibles la pobreza, la miseria y la violencia por las imposiciones del sistema neoliberal, que la fuerza firme y apacible de monseñor Leonidas Proaño habite nuestras luchas solidarias por una sociedad justa e inclusiva y por una Iglesia sinodal al servicio del Reino. En su voz de “maestro de la solidaridad” escuchemos la voz de la Tierra: “Hijo, si como yo fecundo quieres ser en la vida, sé como yo, tierra y nada más que tierra, sin vanas pretensiones, sin quejas, sin envidias.”

Solidaridad con la Iglesia de Nicaragua

ONU: ataque a la democracia y a la Iglesia en Nicaragua

Solidaridad con la Iglesia de Nicaragua

Para Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, existe una grave obstrucción del espacio democrático en Nicaragua. Preocupan los ataques a la Iglesia y a las organizaciones de la sociedad civil. Mensajes de solidaridad llegan al Obispo de Matagalpa y a la Iglesia nicaragüense desde todo el mundo

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Secretario General de la ONU, António Guterres, tras conocer la noticia del allanamiento de la policía Nacional en la Curia Episcopal de Matagalpa, sacando con la fuerza a Mons. Rolando Álvarez, Obispo de la Diócesis y sus colaboradores, expresó su preocupación «por la grave obstrucción del espacio democrático y cívico en Nicaragua». Y agregó que esta operación en «el Palacio Episcopal de la Diócesis de Matagalpa no hace más que agravar estas preocupaciones».

Tras esta y las “recientes acciones contra la Iglesia católica y organizaciones civiles” Guterres exigió al Gobierno la liberación de todas las personas detenidas de forma arbitraria y reiteró su llamamiento al Ejecutivo de Daniel Ortega, se lee en el comunicado, para que garantice «la protección de los derechos humanos de todos los ciudadanos, particularmente los derechos universales de asamblea pacífica, libertad de asociación, pensamiento, conciencia y religión».

Nicaragua. La policía sacó con la fuerza de la Curia a Monseñor Álvarez

Solidaridad hacia la Iglesia de Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  condenó «la escalada represiva en contra de integrantes de la Iglesia Católica en Nicaragua y urge al Estado a cesar de inmediato estos actos».  La CIDH, tras haber recibido la información  a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), en un comunicado urge a «la liberación inmediata del obispo Mons. Rolando Álvarez y de las personas detenidas», y pide se garantice su vida e integridad personal. La CIDH, informa además que el pasado 17 de agosto, el sacerdote Uriel Vallejos habría sido «forzado a exiliarse después de permanecer más de tres días bajo asedio policial en la casa Curial de Sébaco. El 14 de agosto, el sacerdote Óscar Danilo Benavidez, párroco de la iglesia Espíritu Santo de Mulukukú, en el Caribe Norte, fue detenido arbitrariamente por agentes antimotines y; al día siguiente, el Ministerio Público habría solicitado ampliar el plazo de su detención por 90 días para realizar investigaciones. El 14 de agosto, los sacerdotes de los municipios de Rancho Grande y El Tuma fueron impedidos por agentes de la Policía, bajo amenazas, de trasladarse hacia la ciudad de Matagalpa para participar en celebraciones religiosas».

Nicaragua. Policía nacional no permite la procesión con la imagen de Fátima

Tras detallar cada uno de los actos violentos que el gobierno ha sistemáticamente realizado contra la Iglesia de Nicaragua, la CIDH hace nuevamente un llamado al Estado de Nicaragua para que «cese los constantes ataques contra la Iglesia Católica. Asimismo, urge al Estado de Nicaragua a liberar a todas las personas que permanecen privadas de la libertad arbitrariamente y a cesar de inmediato la represión en el país».

Dolor e indignación en la Iglesia del Mundo. En oración por la Iglesia en Nicaragua

Inmediatamente apenas se supo la noticia, junto con la Onu y la CIDH, la Iglesia latinoamericana, de los EEUU y del mundo,  denunció esta acción del gobierno contra Mons. Álvarez y sus colaboradores.

Secretariado Episcopal de América Central SEDAC

El Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC) expresó en un comunicado, su cercanía y total solidaridad con Mons. Rolando Álvarez Lagos, con la Conferencia Episcopal de Nicaragua y con toda la Iglesia nicaragüense. Los obispos centroamericanos pidieron que se abra un camino de solución al grave problema social a través de un diálogo sincero y convocaron al Pueblo de Dios de las Iglesias particulares en Centro América a unirse en oración por la paz en Nicaragua.

Conferencia Episcopal de Honduras

La Conferencia Episcopal de Honduras, envió a Vatican News una nota de los Obispos de Nicaragua en la que expresan su agradecimiento por el comunicado que emitió el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), en el que como obispos centroamericano manifestaron su cercanía y solidaridad con la Iglesia en Nicaragua. Los obispos de Honduras expresaron su dolor por el sufrimiento que está viviendo la iglesia nicaragüense, y sus oraciones. 

En la nota, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) agradece las muestras de fraternidad y solidaridad expresadas por el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), en relación a la difícil situación por la que están atravesando en el ejercicio de  su misión.  «Nos sentimos fortalecidos con sus oraciones y su cercanía de hermanos que caminamos juntos que estas tierras centroamericanas», se lee.

En fecha 25 de mayo los Obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras (C.E.H.), manifestaron su solidaridad y cercania espiritual con los «hermanos Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (C.E.N.) y con todo el pueblo de Dios que peregrina en este pais hermano, en estos momentos dificiles, en que han venido sufriendo un creciente hostigamiento, agresiones y diversas formas de persecuci6n, por parte del actual Gobiemo, presidido por el Sr. Jose Daniel Ortega Saavedra», se lee en el comunicado.

En esa ocasión, los obispos hondureños se unieron en oración y espiritu de comunión,  junto a las otras Conferencias Episcopales que habían manifestado su preocupaci6n ante esta realidad. Reconocen y valoran el testimonio de «fidelidad y de perseverancia de la Iglesia que peregrina en Nicaragua, especialmente de sus pastores: Obispos y sacerdotes».

Por último se lee en la nota, la invitación a orar con «fe y esperanza a Dios, por intercesión de nuestra Santisima Madre, la Purisima Concepcion de Maria», para que vuelvan la armonia y el dialogo en todo el pueblo nicaragilense, superando las diferencias que puedan comprometer la paz y la fraternidad entre todos.

Más adelante, el 5 de junio, en un mensaje dirigido al Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Mons. Carlos Enrique Herrera, y día en que el Consejo Episcopal de América Latina y El Caribe había enviado un mensaje a los obispos de Nicaragua,  los obispos hondureños animaron a sus hermanos en el episcoado a seguir adelante en el cumplimiento de «su misión evangelizadora, a pesar de las nuevas dificultades que han surgido».

En esa ocasión, la Conferencia Episcopal de Honduras recordaba que «la libertad de expresión es un pilar fundamental, que garantiza la existencia de una democracia, que respeta los derechos y los promueve», y expresaron su esperanza que «muy pronto se abran caminos de diálogo y de paz con las autoridades, para resolver juntos esta situación dolorosa, que nos tiene a todos preocupados». Por útlimo aseguraron sus oraciones, invocando la intercesión de la Purísima Concepción, para que la alegria vuelva al pueblo de Nicaragua, y el «Evangelio sea predicado y vivido sin ninguna restricción, en bien del pueblo nicaragüense y de la Iglesia»

Conferencia Episcopal de Panamá

Apenas se supo la noticia del allanamiento de la Curia Episcopal, desde Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá,  envió un comunicado a Vatican News, en donde se lee: “Clamamos liberación de Mons. Rolando Álvarez”:

“La Policía nicaragüense ha detenido a mi hermano en el episcopado, Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, tras irrupción a su sede episcopal. Los hechos aberrantes que rodean esta detención son motivo de alarma y dolor en toda la Iglesia Latinoamericana”.

A su vez el prelado panameño, se une a las voces que “claman por la libertad inmediata de Monseñor Rolando, y exigen se respete su dignidad como ser humano y prelado católico”.  Mons. Ulloa, por último, elevó una oración al “cielo por Nicaragua, su noble pueblo y su Iglesia que hoy sufre persecución”.

Conferencia Episcopal de Costa Rica

La Conferencia Episcopal de Costa Rica, también en un comunicado se solidariza y eleva una oración “al Señor de la paz en estos momentos de dolor e incertidumbre”. Además, los obispos hacen un llamado al respeto a la libertad religiosa, a la dignidad de las personas y a la misión de la Iglesia que en Nicaragua llevan adelante fieles laicos, religiosos y religiosas, sacerdotes y obispos:

“Los pastores de la Iglesia costarricense piden a Jesucristo, Príncipe de la Paz, que conceda este don a nuestra hermana nación. Confiados estamos en la promesa del Señor “yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20), y mantenemos la esperanza para que él manifieste su fuerza y su gracia para superar los momentos de tribulación”.

Conferencia Episcopal de El Salvador

La Conferencia Episcopal de El Salvador expresa en un comunicado solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua; preocupación por la seguridad de los pastores, Mons. Rolando José Álvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí y del Pbro. Harving Padilla, Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista, en la ciudad de Masaya.

En el texto, los obispos salvadoreños lamentan la situación social y política que atraviesa Nicaragua y comparten el “dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido que aspira vehementemente a vivir en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales para alcanzar una vida digna en consonancia con el reino de vida que Cristo vino a traer y que es incompatible con cualquier tipo de situación inhumana (cfr. DA 358)”.  Por último, unen sus oraciones con la Iglesia en Nicaragua, pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo:

“Invocamos al Espíritu Santo en la solemnidad de Pentecostés para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en ese querido país, pues sólo el Espíritu, como nos dice el Papa Francisco… “reúne a los distantes, une a los alejados, trae de vuelta a los dispersos” (Solemnidad de Pentecostés, 9 de junio de 2019).   Que el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Inmaculada Virgen María y de San Oscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles mediante el diálogo y la colaboración de todos, la tan anhelada paz social en Nicaragua”.

Conferencia Episcopal de Venezuela

La presidencia de la Conferencia Episcopal de Venezuela, afirma que los obispos han seguido con «atención y preocupación los acontecimientos que han afectado a la hermana Iglesia en Nicaragua, y mostrado nuestra cercanía hacia ella». Además los han acompañado, en la oración, y siguen haciéndolo, «pidiendo a Dios por la pacífica superación de la situación de inquietud y tensión generada por el cierre de medios de comunicación, salida de religiosas, suspensión de actividades eclesiales, detención de sacerdotes y una actitud permanente de enfrentamiento con algunos miembros del episcopado».

Asimismo, los obispos venezolanos, deploran la situación que vive la Iglesia de Nicaragua, que se ha «agravado hasta llegar al desalojo por parte de los organismos del Estado y la detención de Mons. Rolando José Álvarez Lagos y de sus acompañantes de la Curia Episcopal de Matagalpa. Al deplorar tales acontecimientos, que son expresión no sólo de una actitud hostil hacia la Iglesia Católica sino del grave deterioro del estado de derecho y de las garantías ciudadanas que sufre hoy nuestro hermano país, unimos nuestras voces a todos aquellos que exigen hoy a las autoridades nicaragüenses el respeto de la vida, integridad y salud de todos los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, agentes de pastoral laicos, asegurando el pleno uso de sus derechos ciudadanos de movilización, expresión de las propias opiniones, y las garantías de libertad de culto y religión para todos».

Por último, los obispos de venezuela reiteran el compromiso fraterno, la comunión y solidaridad de la Conferencia Episcopal de Venezuela con el episcopado nicaragüense y todos los miembros de la Iglesia en Nicaragua. E imploran sobre los Obispos y sacerdotes, la sabiduría y la fortaleza dones del Espíritu Santo para que puedan cumplir a cabalidad su tarea de padres y pastores de todos». Al sus obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y fieles invitan a perseverar en la oración por la Iglesia en Nicaragua.

Conferencia Episcopal de Puerto Rico 

En su mensaje de solidaridad a la Iglesia de Nicaragua, la Conferencia Episcopal Puertorriqueña ha enviado un mensaje en el recuerda que para que “se dé un clima de diálogo es indispensable el cese de la violencia y la agresión y que se garanticen los derechos constitucionales de todos los nicaragüenses, y en el caso de los extranjeros, de los que allí se han insertado legítimamente en la sociedad para realizar la obra humanitaria y religiosa para la que se les admitió al país”. Además, advierten que “el confinamiento de Mons. Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, ha escalado la animadversión a niveles muy peligrosos”.

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) ve con preocupación lo sucedido con la Iglesia de Nicaragua, y se unen en oración con la  Iglesia de Nicaragua, y acompañan «con todo el afecto fraterno a la Iglesia de Dios en Nicaragua”, y agregan:

“Agradecemos el testimonio de fidelidad a Cristo y a los humildes que están ofreciendo. La comunión que han mantenido en medio de las pruebas y la serena confianza en el Señor Resucitado que están proclamando en estas horas de cruz”.

Conferencia Episcopal del Perú

Los Obispos del Perú, expresaron su solidaridad y cercanía al Episcopado y a los fieles católicos de este país: “En esta hora de testimonio martirial que vive el hermano pueblo de Nicaragua en fidelidad a los valores del Evangelio y en defensa de la dignidad de la persona humana», se lee en el mensaje, los obispos peruanos «acompañan de modo particular, con su oración, a quienes han sido privados de su libertad”. El mensaje fue hecho público en el marco de su 123º Asamblea Plenaria, celebrada en Lima del 15 al 18 de agosto, y fue reiterado en un tuit que envió la Conferencia Episcopal el viernes 19 de agosto, en el que reafirmaron su apoyo y solidaridad con Nicaragua y su Iglesia, que en estos momentos atraviesa una crisis. 

Los pastores han visto “con tristeza, por los medios de comunicación, la agresión y destrucción de imágenes y símbolos religiosos católicos, golpeando con ello no solamente la sensibilidad religiosa de un pueblo creyente, sino también ofendiendo las raíces cristianas que constituyen la idiosincrasia de esta nación”. Como bien acotan los prelados, “la violencia nunca ha construido, solamente ha sembrado las semillas de la pobreza y el odio”. Por el contrario, la violencia “rompe la armonía, el respeto y la paz que necesitan nuestros pueblos para alcanzar el desarrollo integral y la amistad social”, puntualizan.  “En medio del dolor y del perdón, manifiesta la CEP, que llena el corazón de los católicos nicaragüenses, se eleva un clamor de justicia y respeto que le permita poder expresar sus propias convicciones con la libertad de quienes viven en una verdadera democracia”.  Al final del mensaje, los obispos aseguran su unión de oraciones con la nación hermana y piden a la Inmaculada Concepción de María, Patrona de Nicaragua, «que sostenga la fe y la esperanza del querido pueblo de Nicaragua”.

Conferencia del Episcopado Mexicano

«Ante la privación ilegal de la libertad» de Mons. Rolando José Álvarez, obispo de Matagalpa, la Conferencia del Episcopado Mexicano reitera su cercanía y solidaridad con el pueblo y la Iglesia en Nicaragua. En su mensaje los obispos mexicanos «lamentan profundamente la delicada situación que se vive y que se ha ido agravando día tras día». Y expresaron, que con firme esperanza confían que las autoridades nicaragüenses «recapaciten y retomen el respeto a las garantías individuales de cada persona», se lee, cesando así el deterioro que ha provocado esta privación de la libertad, lo que demuestra «un grave atentado a los derechos humanos fundamentales de toda persona, como son la libertad de expresión y la libertad religiosa».

«En unidad con la Iglesia universal, alzamos nuestra voz como lo han hecho otras Conferencias Episcopales de Latinoamérica del resto del mundo para exigir la inmediata liberación de Mons. Alvarez de sus colaboradores. De igual modo instamos a las autoridades nicaragüenses a la procuración, respeto y garantía de los Derechos Humanos para todos sus pobladores». 

Por último exhortan al pueblo de México a unirse en oración, para que, por intercesión de Santa María de Guadalupe, Emperatriz de América, se restablezca la libertad para la Iglesia para todo el querido pueblo nicaragüense.

Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU

Mons. David J. Malloy de Rockford, presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), al expresar su solidaridad con la Iglesia en Nicaragua, recordó cuando el Vicario Apostólico de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, el arzobispo Timothy P. Broglio, viajó a Nicaragua en el 2018 para expresar la solidaridad de la USCCB con los obispos de ese país, y expresó en su homilía en la Catedral de Managua:  ‘Veo el compromiso de sus obispos como un signo del amor de Dios.’

Al respecto, Mons. Malloy de Rockford señaló que, en las últimas semanas, los obispos nicaragüenses han demostrado, una vez más, la validez duradera de ese sentimiento. También retomó las palabras de Monseñor Juan Antonio Cruz Serrano, Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de Estados Americanos, cuando declaró recientemente que ‘la Santa Sede no puede dejar de expresar su preocupación’, e hizo un llamamiento ‘a las partes para que encuentren caminos de entendimiento, basados en el respeto y la confianza mutua, buscando ante todo el bien común y la paz’.

Por último, el presidente del Comité Justicia y Paz Internacional, expresó la firme solidaridad con los obispos nicaragüenses, sacerdotes y misioneros extranjeros, “en su vocación de anunciar libremente el Evangelio y vivir la fe. La fe del pueblo nicaragüense, que se solidariza con sus obispos y sacerdotes, es una inspiración para todos nosotros”, afirmó.

La Orden de los Padres Carmelitas

El Padre de la Orden de los Padres Carmelitas, padre Miguel Márquez Calle: «el Carmelo Descalzo arropa y abraza a la Iglesia y al pueblo nicaragüense. Hoy todos nosotros somos Nicaragua». Con estas palabras inicia el mensaje del padre General expresando, de parte de los Carmelitas la plena solidaridad con la Iglesia nicaragüense, «que padece por ser fiel al evangelio y por defender la dignidad y libertad de cada ser humano. Quiero pedir a toda la Orden que oremos unidos, que seamos ‘resistencia misericordiosa ‘ y perseverante». Ante la captura violenta por la policía contra Mons. Álvarez, el Carmelita Descalzo, padre Miguel Márquez, expresó su dolor ante este nuevo sufrimiento del pueblo de Nicaragua, que ha sido «privado de otro pastor fiel servidor del Evangelio», e invitó a orar por «este obispo, defensor de la dignidad humana en nombre de Cristo, para que su integridad sea respetada y que sea liberado de inmediato».

El religioso, afirmó que la espiritualidad y la oración en el Carmelo son siempre fuente de verdad y de valentía para estar con la Iglesia, con los que sufren y con los pobres, y que en Nicaragua tienen una parroquia y un Monasterio de carmelitas y carmelitas seglares:

«Presencias, como tantas y tantas en Nicaragua, con el único interés de vivir y anunciar el evangelio con la vida y el cuidado de la dignidad de cada ser humano, y su libertad, con la oración y la gratuidad. Con los carmelitas descalzos, las descalzas y los carmelitas seglares encendemos nuestra lámpara pidiendo luz, sabiduría, humildad y escucha, para los que tienen la autoridad de servir para defender la libertad y la verdad».

Al final de su mensaje una conmovedora petición: «Querida Iglesia de Nicaragua, con Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, con todos los Santos del Carmelo queremos invocar y pedir para vosotros la audacia humilde y la frescura de los que están entre el pueblo para dar vida y ser sembradores de semillas de fraternidad y reconciliación. Acogemos vuestro dolor y vuestra inquietud. Oramos insistentemente, sin desfallecer, sin desanimarnos, para que en cada pueblo, en cada país, en Nicaragua y en toda América Latina se encuentren siempre caminos de paz, de diálogo, de respeto, de convivencia en la diversidad, de Fe y Esperanza, y el evangelio siga siendo semilla  de paz en la verdad».

Confederación Latinoamericana de Religiosos, CLAR

Por su parte, la Confederación Latinoamericana de Religiosos, la CLAR, expresa «su cercanía, solidaridad y apoyo con el pueblo de Dios que peregrina en Nicaragua». «Frente a este tiempo de prueba y sufrimiento nos unimos a las distintas manifestaciones de solidaridad y de oración para que las más auténticas expresiones del Reino de justicia, paz y fraternidad resplandezcan siempre», asegura en un tuit publicado este sábado de madrugada. 

Conferencia Episcopal Española

Desde España, el Card.  Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española envió una carta a Mons. Carlos Enrique Herrera, obispo de Jinotega, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Según el sitio de la Conferencia Episcopal Española, en la carta se expresa la preocupación de los obispos españoles, que han estado «siguiendo con preocupación las noticias sobre la situación grave que está viviendo la Iglesia nicaragüense en su misión de anuncio del Evangelio y las dificultades que está poniendo el gobierno a esta misión con el cierre de las emisoras parroquiales y del Canal Católica de la Conferencia Episcopal y los obstáculos que ponen las fuerzas policiales para el acceso de los fieles a los templos y con la detención de sacerdotes».

Una situación, agravada, se lee en el sitio oficial del Episcopado, con «la detención y secuestro»… del Sr. Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando José Álvarez junto a las personas que le acompañaban en la curia episcopal. «Las circunstancias y el contexto de estas detenciones son realmente preocupantes pues se producen en un momento de grave deterioro de los derechos humanos en el país”.

«Ante esta situación injusta y antidemocrática, el Card. Omella envía a la Conferencia Episcopal de Nicaragua la oración y el deseo de una liberación inmediata de Mons. Rolando Álvarez, así como el respeto a su persona y a su misión». Además piden «a quien corresponde velar por el bien de los ciudadanos nicaragüenses, la libertad de todos sus acompañantes y, en general, de todo el pueblo sumido en estos tiempos en una dolorosa falta de libertad”. Y por último, el purpurado, pide al pueblo católico español, unirse en oración con el pueblo nicaragüense,, ante la Virgen María en su Inmaculada Concepción, para que se produzca pronto, se lee,  la deseada libertad para las personas presas, así como el restablecimiento de la libertad para la Iglesia y para todo el querido pueblo nicaragüense”.

Conferencia Episcopal Italiana

El Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana,  Card. Matteo Zuppi, envió a Mons. Carlos Enrique Herrera Gutiérrez, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, una carta en el que le expresa en nombre de los Obispos italianos, su cercanía y solidaridad con el Episcopado y con toda la Iglesia nicaragüense:

«Recibimos con consternación e incredulidad las noticias de las duras persecuciones que el Pueblo de Dios y sus pastores están sufriendo por su fidelidad al Evangelio de la justicia y la paz. En las últimas semanas, hemos seguido con preocupación las decisiones adoptadas por el gobierno contra la comunidad cristiana, incluso mediante el uso de la fuerza por parte de las fuerzas militares y policiales. Últimamente hemos conocido la detención de S.E. Mons. Rolando José Álvarez Lagos, Obispo de Matagalpa, junto con otras personas, entre ellas sacerdotes, seminaristas y laicos. Se trata de un acto muy grave, que no nos deja insensibles y que nos lleva a mantener alta nuestra atención sobre lo que les ocurre a estos hermanos nuestros en la fe».

El purpurado en su carta expresa su preocupación ante las circunstancias y el contexto de estas detenciones, «no sólo porque se dirigen a cristianos a los que se les impide el ejercicio legítimo de sus creencias, sino también porque se producen en un momento en que los derechos humanos más básicos parecen estar gravemente amenazados», se lee.  La Conferencia Episcopal Italiana se suma a las «demandas de la comunidad internacional, que también han encontrado voz en las recientes declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres»,  y piden a los dirigentes políticos que garanticen la libertad de culto y de opinión no sólo a los miembros de la Iglesia católica, sino a todos los ciudadanos. Y La Conferencia Episcopal Italiana asegura sus oraciones y su constante atención a los acontecimientos que les afectan en este momento de especial sufrimiento.

Hambruna en Etiopía

Misiones Salesianas: «Hay personas en Etiopía que están muriendo por falta de alimentos»

Etiopía
Etiopía

«Estamos recibiendo información de que en la región de Tigray ya hay personas que están muriendo por falta de alimentos», explican los misioneros salesianos desde Etiopía

Más de 25 millones de personas en Etiopía necesitan ayuda de emergencia para sobrevivir, según Naciones Unidas

Desde MISIONES SALESIANAS queremos pedir responsabilidad a la comunidad internacional para que llegue la paz a Etiopía y solidaridad a todas las personas para que los afectados por la sequía y el hambre puedan sobrevivir

17.08.2022

(Misiones salesianas).- “Estamos recibiendo información de que en la región de Tigray ya hay personas que están muriendo por falta de alimentos”, explican los misioneros salesianos desde Etiopía. “Los fallecimientos por falta de medicinas es algo habitual, pero que lleguen estas noticias de muertes por hambre es muy preocupante”, alertan. “La sequía, el aumento de precios, la falta de accesibilidad a la zona… está siendo muy complicado”, añaden los misioneros. “No hay carreteras, no hay teléfono ni internet, no hay electricidad, ni bancos… las personas no tienen acceso a dinero. Ya hace más de un año que los servicios para la población están completamente cerrados. Ricos y pobres, todos necesitan ayuda humanitaria”, cuentan los misioneros.

Más de 25 millones de personas en Etiopía necesitan ayuda de emergencia para sobrevivir, según Naciones Unidas. “El coronavirus, la guerra en el norte, las sequías en el sur y el sudeste del país y las inundaciones en otros lugares están provocando un grave problema humanitario en el país”, explica Luis Manuel Moral, director de MISIONES SALESIANAS.

Miisones Salesianas en Etiopía
Miisones Salesianas en Etiopía

Los misioneros salesianos ya han repartido más de 260.000€ en alimentos, productos de higiene y ropa de abrigo. “Seguimos trabajando para hacer llegar más ayuda a nuestras comunidades para distribuirla entre las personas que más lo necesiten”, dicen los Salesianos desde Etiopía. El país está viviendo una de las sequías más graves de los últimos 40 años y más de siete millones de ganaderos y agricultores de las zonas más afectadas se han quedado sin medios de subsistencia. “Los precios de los bienes de primera necesidad son hoy muy altos y siguen subiendo cada día que pasa”, explican. 

Desde MISIONES SALESIANAS, una vez más, queremos pedir responsabilidad a la comunidad internacional para que llegue la paz a Etiopía y solidaridad a todas las personas para que los afectados por la sequía y el hambre puedan sobrevivir.

Solidaridad con la Iglesia nicaragüense

Obispos de El Salvador se solidarizan con la Iglesia nicaragüense

Expresan su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa y el párroco de la iglesia de San Juan Bautista

La Conferencia Episcopal de El Salvador, encabezada por su presidente el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, manifestó su solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua.ntre las agresiones contra la Iglesia, tan solo en el mes pasado ocurrió que sin motivo aparente y sin explicación, el gobierno de Nicaragua ordenó la eliminación del Canal Católico de Nicaragua, que era transmitido en la televisión por suscripción; previo a ese hecho, el obispo de Matagalpa, Rolando José Álvarez llevó a cabo un ayuno en denuncia por el acoso policial del que era víctima.

En ese sentido, los obispos salvadoreños expresaron su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa,  quien también es administrador apostólico de la diócesis de Esteli, así como del párroco de la Iglesia de San Juan Bautista en la ciudad de Masaya, Harving Padilla.

Tolerancia y diálogo

Los obispos de El Salvador lamentaron la situación política y social que atraviesa Nicaragua: “Compartimos el dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido, que aspira vehementemente a vivir en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales para alcanzar una vida digna en consonancia con el reino de vida que Cristo vino a traer”.

Aseguraron estar unidos en oración con la Iglesia en Nicaragua, “pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo… para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en ese querido país”.

Finalmente pidieron que “el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Inmaculada Virgen María y de San Óscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles mediante el diálogo y la colaboración de todos la anhelada paz social en Nicaragua”

Solidaridad con el pueblo nicaragüense

Más de ochenta organizaciones de la sociedad civil y organizaciones religiosas de base, muestran su apoyo al pueblo nicaragüense

Libertad para Nicaragua
Libertad para Nicaragua

La paz es fruto de la justicia’: por la libertad de Nicaragua, frente al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Hoy 6 de junio inicia la controvertida Cumbre de las Américas y diversas organizaciones  muestran su solidaridad con los más de 180 presos y presas políticas con el objetivo de no  olvidar la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano bajo el régimen autoritario de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Los firmantes instan a la comunidad internacional a mantener  la presión al régimen para lograr una salida cívica y pacífica al conflicto

En el comunicado firmado por más de ochenta organizaciones de muy diversas características y procedencia, denuncian la situación de vulneración de los derechos humanos que vive toda la población, especialmente las personas presas políticas que se encuentran en la Dirección de Auxilio Judicial, popularmente conocida como El Chipote.  

El grupo de apoyo al pueblo de nicaragüense y las organizaciones firmantes, hacen énfasis en  denunciar las condiciones de malos tratos que violan las normas elementales de los derechos humanos,  así como la indefensión en la que se encuentran al ser condenados en juicios amañados que no  cumplen con ninguna garantía jurídica. Condenas que no solo afectan a la persona presa, sino también  a familia de las mismas, llevando al exilio a muchas de ellas para poder denunciar esta situación. 

El número de personas presas políticas ha ido en aumento y actualmente superan los más de 180,  cuando redactamos el comunicado eran 170. Lo mismo sucede con el número de organizaciones de la  sociedad civil a las que se les ha cancelado su personería jurídica, llegando a duplicar el número que  indicábamos, a inicios de mayo eran más de 200 y ahora suman más de 450. 

Nicaragua
Nicaragua

La iglesia católica tampoco se libra del acoso del régimen. El pasado mes de marzo se retiró el  beneplácito al Nuncio Mons Waldemar Sommertag imponiéndole la salida inmediata del país. Asimismo,  diversos sacerdotes denuncian acoso y persecución por parte de la policía. Es el caso de Mons Rolando  Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador de la diócesis de Estelí y el sacerdote Harvy  Padilla de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya. 

CISPES Solidarity with El Salvador

La represión no es una innovación. En cambio, es un regreso a las mismas estrategias de seguridad respaldadas por Estados Unidos que generaron la crisis actual.

‘Durante décadas, Estados Unidos ha vertido decenas si no cientos de millones de dólares en métodos punitivos y militarizados de combatir la violencia y la inseguridad en El Salvador», explica Yesenia Portillo, directora del programa del Comité de Solidaridad con T a Pueblo de El Salvador (CISPES).

Para las élites gobernantes, después del fin negociado de la guerra civil en 1992, la policía se convirtió en clave para contener las consecuencias sociales de la reestructuración neoliberal y las promesas incumplidas de paz.

El autoritarismo de Bukele – la represión militarizada, la vigilancia estatal de periodistas y disidentes, la persecución política – se sienta en aparente contradicción con su lanzamiento de ventas para cripto-utopía. Pero esta ha sido la fantasía libertaria todo el tiempo: vasta desigualdad social, sostenida a punta de pistola. La acumulación ilimitada de capital ha requerido durante mucho tiempo una intervención estatal antidemocrática, incluso violenta – Eduardo Galeano observó una vez que el dictador chileno respaldado por Estados Unidos Augusto Pinochet metió a la gente en prisión para que los precios pudieran ser libres. ‘»

Haití: ¿cuándo demasiado es demasiado?

Haití

escrito por  Clara Temporelli

En un mundo donde existe una pandemia global, las continuas guerras en Yemen, Etiopía, Myanmar, Siria, AfganistánCongo, Mozambique, Mali, Nigeria, Somalia, el interminable conflicto armado entre Palestina e Israel, la actual guerra entre Rusia y Ucrania, la guerra contra el narco tráfico en México, la falta de paz en Colombia desde 1962, la violencia doméstica y de género, el maltrato los abusos de poder, de conciencia, sexuales, los femicidios, la trata de personas, el hambre, los refugiados, los inmigrantes, los empujados al exilio, la desigualdad y el mayor empobrecimiento de la población mundial. La realidad que nos reclama a no ser indiferentes y, paradójicamente, ser portadores y portadoras de esperanza.

En noviembre de 2020 Pau Farrás tituló el Cuaderno CJ número 220 así: ¿Por qué Haití? Y puede parecer al lector, a la lectora, repetir una realidad conocida. Desde octubre de 2016, en mi investigación continua-discontinua sobre las monjas y cristianas mártires, durante los siglos XX y XXI, en América Latina y El Caribe, tengo pendiente este escrito sobre Isabel Solà y Haití -por diversas razones otros trabajos pasaron por delante- y lo digo con pena, pues Isabel, la Vida Consagrada y los pobres de la tierra como los haitianos se merecen estar en este sitio[1].

Contexto: una realidad que no podemos olvidar

Hace más de 200 años una población de esclavos africanos y analfabetos logró echar a los colonizadores franceses y establecer una nación haitiana (una lucha que duró desde 1791 a 1804) Desde entonces las potencias extranjeras aliadas a una pequeña élite local no han cesado de buscar controlar el país. Sin embargo, estas acciones siempre encontraron resistencia: primero con  la Revolución Haitiana a fines del siglo XVIII; en 1915 los soldados estadounidenses llegaron para ocupar el país y se encontraron con una milicia campesina (los Cacus); luego un golpe de Estado en 2004, apoyado por EE.UU, Francia y Canadá, que depuso y exilió al presidente Arístides -ex sacerdote salesiano- elegido por una aplastante mayoría de votos (67%) y la participación del 70% de su población; ante el despliegue de los Cascos Azules, grupos civiles armados condujeron una guerrilla urbana en la capital para luchar contra el invasor. Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea perdieron toda credibilidad ante los ojos haitianos y centenares de organizaciones campesinas, barriales y el sector privado se unieron para enfrentar el poder de los actores internacionales y rechazar la perpetuación del “Estado asistido”.

La batalla en Haití no ha terminado. El 7 de julio de 2021 el Presidente de la República, Jovenel Moïse, fue asesinado por un comando de mercenarios[2]. Tras su muerte, el ex primer ministro interino, Claude Joseph, solicitó el regreso de Estados Unidos, mientras el Washington Post subrayaba en su editorial la urgencia de desplegar en Haití una fuerza de mantenimiento de la paz de Naciones unidas con el objetivo de “evitar una situación de caos que podría tener consecuencias terribles” (7 de julio de 2021).       Haití es un “Estado fallido”, por ser un “Estado asistido” moldeado por intervenciones extranjeras que a través de “las ayudas”, que ocultan un colonialismo rapiñador, perpetúan su ocupación. 

Afirma Pau Farràs:

“Un pasado colonial como herencia y una guerra como herida; una deuda con Francia como lastre (25.700 millones de euros castigo francés en sus 150 primeros años de independencia, lo que supone el 350% de la riqueza del país, su PBI es de 7.600 millones) y la ocupación estadounidense de castigo (con el envío de 7.500 soldados de la ONU para mantener el orden a partir del 2004)”[3].

Corrupción, desigualdad y violencia marcaron los dos últimos siglos, a los que se suman fraudes, desvío de los fondos de ayuda solidaria tras la mayor catástrofe producida por el  terremoto del 2010, analfabetismo, epidemias como VIH, la pandemia de Covid, malas infraestructuras, ya no para comunicar a sus pueblos, sino para procurar agua potable, persistencia de las bandas armadas e intentos de asesinatos…

El primer ministro de Haití Ariel Henry sale ileso de un ataque de un grupo armado (03/01/2022)[4]

Al menos una persona murió y varias resultaron heridas en la ciudad haitiana de Gonaives durante el ataque de una banda armada contra el primer ministro, Ariel Henry, y su comitiva que salían de una iglesia tras el oficio de una misa en conmemoración del 218º aniversario de la independencia. En el interior de la parroquia Saint Charles de Borome no había fieles, solo autoridades locales y la delegación del gobierno. Haití atraviesa una grave crisis en prácticamente todos los órdenes, siendo uno de los más difíciles de superar la operación de bandas fuertemente armadas que controlan parte de Puerto Príncipe y otras zonas del país[5]. “Lo que nuestros amigos haitianos realmente quieren y necesitan es la oportunidad de trazar su propio rumbo, sin titiriteros internacionales ni candidatos favorecidos, pero con un apoyo genuino a ese rumbo”, apuntó Daniel Foote (enviado especial de EE.UU. para Haití), quien también se refirió al apoyo de las embajadas de EE.UU. y otros países al primer ministro Ariel Henry, “promocionando su acuerdo político por encima de otro acuerdo anterior, más amplio y propuesto por la sociedad civil”. “La arrogancia que nos hace creer que debemos elegir al ganador, una vez más, es impresionante. Este ciclo de intervenciones políticas internacionales en Haití ha producido sistemáticamente resultados catastróficos”[6].

«Un atentado a la vida, a la justicia y a la paz” (septiembre 2020) [7] La Conferencia Episcopal de Haití hizo pública una declaración en la que estigmatizan la “inseguridad endémica, la violencia de las bandas armadas que afligen al país, sembrando muerte, duelo, aflicción, desolación y miedo en las familias”. “Estas situaciones -advierten los prelados- llevan a Haití directo al abismo”.

“… La población que ahora vive en estado de shock, con trauma, rabia, indignación, revuelta y preocupación”; “los asesinatos son un ataque extremo y grave a la vida, que así se banaliza, pero también un ataque a la justicia, al derecho, a la paz, a la convivencia social, a la convivencia para la construcción de una sociedad justa, fraterna, armoniosa y pacífica” .

Ante las autoridades preguntan: “¿Por qué las autoridades y la policía permanecen indiferentes, con los brazos cruzados, sin hacer nada? ¿Por qué se ha entregado el país a bandidos y asesinos? Ya no podemos seguir adelante”, advierten.

Y destacan que “la población pacífica y civil está cansada. La gente se cansó de la retórica vacía, las falsas promesas y las indagaciones infructuosas. Hay que actuar de inmediato con acciones concretas y contundentes para erradicar definitivamente la inseguridad y la impunidad que aumentan la miseria y la desesperación. Decimos junto a la población: ¡Cuándo es demasiado es demasiado!”. Piden una “acción inmediata”, temiendo que, si no se retoman con prontitud, “será demasiado tarde”. “El país se hunde en la oscuridad del estancamiento económico, el sufrimiento y la desesperación.

Es absolutamente necesario que haya una acción nacional, por parte de todas las fuerzas morales y espirituales del país, de lo contrario se hundirá en el abismo para siempre. Y todos seremos perdedores, gobernantes y gobernados”, concluye el texto de los obispos.

Según un informe de la Comisión de Justicia y Paz de los Obispos de Haití, entre enero y junio del año 2020, unas 243 personas fueron víctimas de la violencia armada solo en la capital de Haití. A fines de junio y principios de julio, dos manifestaciones pacíficas organizadas en Puerto Príncipe para denunciar este clima de inseguridad fueron objeto de represión policial. Parte de los últimos episodios de violencia se deben a los enfrentamientos entre bandas armadas en la zona de la capital Bel Air, que obligaron a sus habitantes a huir de sus hogares para refugiarse en los Campos de Marte, la plaza principal de Haití. El último fin de semana de septiembre las bandas prendieron fuego a varias casas y las víctimas perdieron la vida en el fuego cruzado. Según los medios, al menos 20 personas murieron en lo que sería una nueva masacre en un barrio desfavorecido de Puerto Príncipe.

Nuevos terremotos (14 de agosto 2021 y 24 de enero 2022) y tormenta tropical (16 de agosto 2021)

Por el asesinato del presidente, el terremoto, el huracán: Haití suma titulares, país pobre, en el que llueve sobre mojado. En el verano de 2021, como hace 11 años, ha vuelto a temblar la tierra sacudiendo el sur del país. Dos días después, llegó la tormenta tropical Grace dificultando las operaciones de rescate. Se estima que hay unos 2.000 fallecidos, 10.000 heridos y más de 100.000 casas destruidas. Los ríos están secos y falta agua, y cuando ésta llega, cae en forma de fuerte precipitación que, en ausencia de árboles, debido a la tala abusiva, desciende en forma de cataratas, devastando el campo e inundando las casas. El analfabetismo es del 80% y la esperanza de vida apenas supera los 60 años. Las ciudades están dominadas por las bandas criminales. La vida cotiza poco[8]. Ya el 4 de noviembre de 2019 nos compartían las hermanas de la Orden de la Compañía de María (Lestonnac): “El descontento comenzó a manifestarse en el momento en que la población conoció el asunto de Petrocaribe[9], hace más de un año. (…) la inflación galopante, la corrupción generalizada, la escasez de gasolina hicieron crecer la exasperación de una población de la que la mayor parte vive por debajo del umbral de la pobreza”.[10]

El 24 de enero de 2022 se registró un nuevo terremoto en Haití de magnitud 5,3 en la escala de Richter con sus subsiguientes réplicas y seis días después otro sismo de magnitud 4,3. Sucedió a 130 Km de Puerto Príncipe el primero y a 20 Km al sur el segundo. Al menos dos personas murieron. El geólogo integrante de la Academia de Ciencias de Santo Domingo, Osiris de León, sugiere la existencia de una rotura sísmica en el área central de la península sur de Haití[11].

La Comisión Pontificia de ayuda a las iglesias necesitadas (AIN), el 18 de agosto de 2021, aprobó una ayuda de emergencia de 500.000 euros para la población haitiana damnificada y afirmó:

«En medio de la ola de violencia y secuestros que está arrasando el país, sumándose a las noticias que nos llegan sobre la falta de lluvia y agua que ha sumergido a la población rural en la pobreza; después de todo esto, el terremoto del sábado anega a miles de familias a una situación terrible como ninguna otra. El escenario es insostenible. La población está en shock”[12].

Sismo migratorio. Éxodo silencioso. Respuestas

Durante el año 2021 más de 10.000 haitianos forzados al exilio por la extrema pobreza, llegaron a la frontera sur de EE.UU., con la esperanza de solicitar un pedido de asilo, al cabo de una semana de ser reprimidos por las fuerzas policiales con imágenes de latigazos al igual que en el tiempo de la esclavitud, la administración de J. Biden reenvió a su país a más de 4.000 personas[13].

En marzo de 2022 la República Dominicana comenzó a edificar un muro en la frontera con Haití. La pared tendrá 160 Km, una extensión que recorre casi la mitad de la frontera entre ambos países. El gobierno dominicano afirma: “Queremos poner fin a los graves problemas de la inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados”. El muro despierta resentimiento, xenofobia y racismo. Según Luis Abinader, presidente de la República Dominicana, ésta «no puede hacerse cargo de la crisis política y económica, ni resolver el resto de los problemas» de Haití. El mandatario reiteró que esta crisis «debe ser superada por los mismos haitianos y atendida por la comunidad internacional», en particular Estados Unidos, Francia y Canadá, con apoyo de la Unión Europea y la Organización de Naciones Unidas (ONU). Por su parte, el alcalde de Dajabón, Santiago Riverón, expresó que está en desacuerdo «con este tipo de muro» porque «el verdadero muro es el económico» y la corrupción. «Se va a hacer un muro físico. Ahora tenemos que trabajar con el muro en la mente de los militares, que son los que se aprovechan en la frontera y reciben un soborno de 100 o 200 pesos (dos o cuatro dólares) para dejar cruzar a los haitianos ilegales a territorio dominicano”[14].

En los últimos años se ha producido un fuerte movimiento migratorio de haitianos a Chile. A esto se le atribuye la presencia de tropas chilenas en la misión de estabilización luego de la Crisis de Haití de 2004 y luego como parte de los cascos azules en la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, lo que provocó un acercamiento entre la población haitiana con la población militar chilena. Viven preferentemente en el Gran Santiago, en comunas como Renca, Quilicura, Recoleta, Independencia y Estación Central. ​ A Quilicura le ha valido el apodo de «la petit Haití». ​Es una de las migraciones que más ha crecido en Chile en los últimos años, con un 731%. Junto a las comunidades colombiana y dominicana son las llamadas «comunidades emergentes», dado su gran crecimiento por la búsqueda de mejores condiciones de vida. Sólo en el año 2017 llegaron 105.000 haitianos. Ante esta realidad migratoria, las autoridades consideran que la llegada masiva de haitianos «ha derivado en situaciones de vulneración de derechos a los mismos migrantes, problemáticas de convivencia local, así como delicadas situaciones de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes». La socióloga María Emilia Tijoux, académica de la Universidad de Chile, asegura que “la sociedad chilena en general evalúa negativamente a las personas migrantes” y “la comunidad haitiana ha sido especialmente castigada y sometida a maltratos y abusos de todo tipo”. Los que se quedan, dice, “saben que deben resistir a un modo de ser nacional y racista”, afirma. Entre los factores que han obstaculizado la inclusión de los haitianos en la sociedad chilena, Figueroa, el investigador del Servicio Jesuita, apunta a la discriminación, a las dificultades para conseguir un trabajo digno ­—consiguen empleos que suelen ser precarios en comparación con otras nacionalidades— y a los problemas para regularizar sus papeles, porque el Gobierno pide un documento de antecedentes penales que resulta especialmente complejo de conseguir para los haitianos[15].

Esta realidad que acrecienta sus dificultades fue vivida por la mártir Isabel Solà i Mata, religiosa de Jesús María, asesinada el 2 de septiembre de 2016. Mucho se ha escrito sobre Isabel, sólo resaltaré algunas cuestiones.

 Para conocer de manera completa su vida y su misión consultar a la escritora Mey Zamora, que recupera su biografía en el libro Lo que no da se pierde[16].

En uno de sus escritos Isabel Solá explicaba que le había resultado injusto ser de las personas que habían sobrevivido al terremoto:

“Estoy viva, sí; de milagro. No sé por qué estoy viva, y me da rabia estar siempre entre los que tienen suerte. No sé qué quiere Dios de mí y de todo esto”.

“He trabajado en el Hospital cinco días interminables… Todos, todos, todos, con piernas y brazos amputados, cabezas abiertas, desangrados… Hemos perdido a muchos sin poder hacer nada. Mi lucha estaba entre llorar o seguir aguantando para soportar el dolor de tanta gente… Nos llegaban a treintenas en camillas. Indescriptible”.

Con sencillez y humildad consideraba:

“Pensareis cómo puedo seguir viviendo en Haití, entre tanta pobreza y miseria, entre terremotos, huracanes, inundaciones y cólera. Lo único que podría decir es que Haití es ahora el único lugar donde puedo estar y curar mi corazón. (…) Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios”.

In memoriam

El Obispo auxiliar de Barcelona, Sebastiá Taltavull, presidió el funeral por Isabel en la capilla del colegio de Jesús María en el barrio de San Gervasio y entre otras palabras expresó:

«Con la muerte de Isa, tan fiel al Señor en su vida religiosa y, por ello, tan entregada a la causa de los pobres, vivimos el reconocimiento de una mujer mártir que empieza a dar frutos en aquellas personas que valoran el paso del buen samaritano en su vida. Así me gusta contemplar a Isa en su vida consagrada, en su forma de amar, de detenerse ante el enfermo, de ayudar al necesitado, de ofrecer cultura al analfabeto, de ayudar la mujer a recuperar su dignidad… Cuántas prótesis materiales y espirituales no habrá colocado Isa a los afectados por la violencia y la enfermedad[17].

“Las manos y el corazón de Haití” (Barcelona, Misa en Jesús María, 02 sept2021)

Expresa Marcos Recolons sj:

“Hoy cinco años después del terremoto en el que Isabel va a perder compañeros y amigos, la misionera será enterrada en la capital haitiana envuelta por todas las personas que la han estimado. Después del seísmo del 2010, mucha gente va a quedar mutilada, e Isa va a decidir hacer un taller de prótesis para la población local. Ahora centenares de personas tienen brazos y piernas artificiales gracias a ella. Su muerte ha sido la cosa más absurda

Una luchadora malograda por la violencia. Lamentablemente no es un hecho. Hay bandas organizadas que, ignoramos si alertadas por algún infiltrado en los bancos, avisan a sus miembros que alguien ha retirado dinero. Si no pueden robarles por las buenas no dudan en recurrir al asesinato. Los brotes de violencia en la zona son habituales y las religiosas alojadas en casas más o menos aisladas, son a menudo un blanco fácil. Entre septiembre de 2014 y abril de 2015, va a haber una banda formada por 13 jóvenes que van a llegar a asaltar 27 casas religiosas. Algunas monjas van a ser violadas. Va a ser terrible”, rememora el jesuita. Estos episodios van a hacer tambalear a la sociedad haitiana y poco después va a haber una manifestación encabezada por el Cardenal de Haití y algunos de los miembros de la banda van a ser detenidos.

Pero ni la violencia, ni el hambre, ni la pobreza extrema asustaban a Isabel. El barrio donde trabajaba, Bel Air, es considerado uno de los más peligrosos de Puerto Príncipe. Nada que ver con su lugar de nacimiento hace 51 años: el privilegiado barrio de San Gervasio, en la zona alta de Barcelona. Enfermera de formación va a preferir dedicar 26 años de su vida a los últimos en Guinea Ecuatorial y en Haití.

La Isa tenía una empatía extraordinaria, visión, creatividad y un gran liderazgo. Su sensibilidad hacia los más pobres era extraordinaria, vivía completamente inmersa en su tarea solidaria”, explica Recolons. Isabel también dominaba perfectamente la lengua de la zona, el criollo haitiano, y su deseo desde hacía un tiempo era construir una escuela. Ya había conseguido el terreno y los que la estimaban se encargaban que su sueño viese la luz. Serán los mismos que hoy la acompañarán con la idea que, sin duda, tiene el cielo ganado”[18]

La violencia establecida hizo que perdiera la vida de manera injusta y dramática. Hacer el bien está muy bien pero, criticar a los gobiernos, suele ser perjudicial. En los países del Tercer Mundo, ni siquiera hace falta disimular con «enfermedades repentinas» o «accidentes» cuando quieres eliminar a alguien. Isabel denunció repetidamente al Gobierno de Haití por la falta total de ayuda y por la grave deforestación del país y la sobreexplotación de los bosques, la falta de inversión en educación y salud[19].

Sabemos que Isabel fue asaltada, que le arrebataron el bolso y la asesinaron con dos tiros en la cabeza. Puede ser que no se aclare el motivo exacto de su asesinato, ni se esclarezcan sus autores materiales e intelectuales, pero hemos de preguntarnos: ¿fueron miembros de bandas delincuentes con el único móvil de robar?, ¿era necesario matarla?, ¿fue asesinada por móviles políticos, por sus denuncias y su accionar? En un país corrupto, impune y violento todo es posible menos la verdad, la justicia, la igualdad y la paz.

***