Solidaridad con la Iglesia nicaragüense

Obispos de El Salvador se solidarizan con la Iglesia nicaragüense

Expresan su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa y el párroco de la iglesia de San Juan Bautista

La Conferencia Episcopal de El Salvador, encabezada por su presidente el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, manifestó su solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua.ntre las agresiones contra la Iglesia, tan solo en el mes pasado ocurrió que sin motivo aparente y sin explicación, el gobierno de Nicaragua ordenó la eliminación del Canal Católico de Nicaragua, que era transmitido en la televisión por suscripción; previo a ese hecho, el obispo de Matagalpa, Rolando José Álvarez llevó a cabo un ayuno en denuncia por el acoso policial del que era víctima.

En ese sentido, los obispos salvadoreños expresaron su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa,  quien también es administrador apostólico de la diócesis de Esteli, así como del párroco de la Iglesia de San Juan Bautista en la ciudad de Masaya, Harving Padilla.

Tolerancia y diálogo

Los obispos de El Salvador lamentaron la situación política y social que atraviesa Nicaragua: “Compartimos el dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido, que aspira vehementemente a vivir en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales para alcanzar una vida digna en consonancia con el reino de vida que Cristo vino a traer”.

Aseguraron estar unidos en oración con la Iglesia en Nicaragua, “pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo… para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en ese querido país”.

Finalmente pidieron que “el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Inmaculada Virgen María y de San Óscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles mediante el diálogo y la colaboración de todos la anhelada paz social en Nicaragua”

Solidaridad con el pueblo nicaragüense

Más de ochenta organizaciones de la sociedad civil y organizaciones religiosas de base, muestran su apoyo al pueblo nicaragüense

Libertad para Nicaragua
Libertad para Nicaragua

La paz es fruto de la justicia’: por la libertad de Nicaragua, frente al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Hoy 6 de junio inicia la controvertida Cumbre de las Américas y diversas organizaciones  muestran su solidaridad con los más de 180 presos y presas políticas con el objetivo de no  olvidar la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano bajo el régimen autoritario de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Los firmantes instan a la comunidad internacional a mantener  la presión al régimen para lograr una salida cívica y pacífica al conflicto

En el comunicado firmado por más de ochenta organizaciones de muy diversas características y procedencia, denuncian la situación de vulneración de los derechos humanos que vive toda la población, especialmente las personas presas políticas que se encuentran en la Dirección de Auxilio Judicial, popularmente conocida como El Chipote.  

El grupo de apoyo al pueblo de nicaragüense y las organizaciones firmantes, hacen énfasis en  denunciar las condiciones de malos tratos que violan las normas elementales de los derechos humanos,  así como la indefensión en la que se encuentran al ser condenados en juicios amañados que no  cumplen con ninguna garantía jurídica. Condenas que no solo afectan a la persona presa, sino también  a familia de las mismas, llevando al exilio a muchas de ellas para poder denunciar esta situación. 

El número de personas presas políticas ha ido en aumento y actualmente superan los más de 180,  cuando redactamos el comunicado eran 170. Lo mismo sucede con el número de organizaciones de la  sociedad civil a las que se les ha cancelado su personería jurídica, llegando a duplicar el número que  indicábamos, a inicios de mayo eran más de 200 y ahora suman más de 450. 

Nicaragua
Nicaragua

La iglesia católica tampoco se libra del acoso del régimen. El pasado mes de marzo se retiró el  beneplácito al Nuncio Mons Waldemar Sommertag imponiéndole la salida inmediata del país. Asimismo,  diversos sacerdotes denuncian acoso y persecución por parte de la policía. Es el caso de Mons Rolando  Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador de la diócesis de Estelí y el sacerdote Harvy  Padilla de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya. 

CISPES Solidarity with El Salvador

La represión no es una innovación. En cambio, es un regreso a las mismas estrategias de seguridad respaldadas por Estados Unidos que generaron la crisis actual.

‘Durante décadas, Estados Unidos ha vertido decenas si no cientos de millones de dólares en métodos punitivos y militarizados de combatir la violencia y la inseguridad en El Salvador», explica Yesenia Portillo, directora del programa del Comité de Solidaridad con T a Pueblo de El Salvador (CISPES).

Para las élites gobernantes, después del fin negociado de la guerra civil en 1992, la policía se convirtió en clave para contener las consecuencias sociales de la reestructuración neoliberal y las promesas incumplidas de paz.

El autoritarismo de Bukele – la represión militarizada, la vigilancia estatal de periodistas y disidentes, la persecución política – se sienta en aparente contradicción con su lanzamiento de ventas para cripto-utopía. Pero esta ha sido la fantasía libertaria todo el tiempo: vasta desigualdad social, sostenida a punta de pistola. La acumulación ilimitada de capital ha requerido durante mucho tiempo una intervención estatal antidemocrática, incluso violenta – Eduardo Galeano observó una vez que el dictador chileno respaldado por Estados Unidos Augusto Pinochet metió a la gente en prisión para que los precios pudieran ser libres. ‘»

Haití: ¿cuándo demasiado es demasiado?

Haití

escrito por  Clara Temporelli

En un mundo donde existe una pandemia global, las continuas guerras en Yemen, Etiopía, Myanmar, Siria, AfganistánCongo, Mozambique, Mali, Nigeria, Somalia, el interminable conflicto armado entre Palestina e Israel, la actual guerra entre Rusia y Ucrania, la guerra contra el narco tráfico en México, la falta de paz en Colombia desde 1962, la violencia doméstica y de género, el maltrato los abusos de poder, de conciencia, sexuales, los femicidios, la trata de personas, el hambre, los refugiados, los inmigrantes, los empujados al exilio, la desigualdad y el mayor empobrecimiento de la población mundial. La realidad que nos reclama a no ser indiferentes y, paradójicamente, ser portadores y portadoras de esperanza.

En noviembre de 2020 Pau Farrás tituló el Cuaderno CJ número 220 así: ¿Por qué Haití? Y puede parecer al lector, a la lectora, repetir una realidad conocida. Desde octubre de 2016, en mi investigación continua-discontinua sobre las monjas y cristianas mártires, durante los siglos XX y XXI, en América Latina y El Caribe, tengo pendiente este escrito sobre Isabel Solà y Haití -por diversas razones otros trabajos pasaron por delante- y lo digo con pena, pues Isabel, la Vida Consagrada y los pobres de la tierra como los haitianos se merecen estar en este sitio[1].

Contexto: una realidad que no podemos olvidar

Hace más de 200 años una población de esclavos africanos y analfabetos logró echar a los colonizadores franceses y establecer una nación haitiana (una lucha que duró desde 1791 a 1804) Desde entonces las potencias extranjeras aliadas a una pequeña élite local no han cesado de buscar controlar el país. Sin embargo, estas acciones siempre encontraron resistencia: primero con  la Revolución Haitiana a fines del siglo XVIII; en 1915 los soldados estadounidenses llegaron para ocupar el país y se encontraron con una milicia campesina (los Cacus); luego un golpe de Estado en 2004, apoyado por EE.UU, Francia y Canadá, que depuso y exilió al presidente Arístides -ex sacerdote salesiano- elegido por una aplastante mayoría de votos (67%) y la participación del 70% de su población; ante el despliegue de los Cascos Azules, grupos civiles armados condujeron una guerrilla urbana en la capital para luchar contra el invasor. Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea perdieron toda credibilidad ante los ojos haitianos y centenares de organizaciones campesinas, barriales y el sector privado se unieron para enfrentar el poder de los actores internacionales y rechazar la perpetuación del “Estado asistido”.

La batalla en Haití no ha terminado. El 7 de julio de 2021 el Presidente de la República, Jovenel Moïse, fue asesinado por un comando de mercenarios[2]. Tras su muerte, el ex primer ministro interino, Claude Joseph, solicitó el regreso de Estados Unidos, mientras el Washington Post subrayaba en su editorial la urgencia de desplegar en Haití una fuerza de mantenimiento de la paz de Naciones unidas con el objetivo de “evitar una situación de caos que podría tener consecuencias terribles” (7 de julio de 2021).       Haití es un “Estado fallido”, por ser un “Estado asistido” moldeado por intervenciones extranjeras que a través de “las ayudas”, que ocultan un colonialismo rapiñador, perpetúan su ocupación. 

Afirma Pau Farràs:

“Un pasado colonial como herencia y una guerra como herida; una deuda con Francia como lastre (25.700 millones de euros castigo francés en sus 150 primeros años de independencia, lo que supone el 350% de la riqueza del país, su PBI es de 7.600 millones) y la ocupación estadounidense de castigo (con el envío de 7.500 soldados de la ONU para mantener el orden a partir del 2004)”[3].

Corrupción, desigualdad y violencia marcaron los dos últimos siglos, a los que se suman fraudes, desvío de los fondos de ayuda solidaria tras la mayor catástrofe producida por el  terremoto del 2010, analfabetismo, epidemias como VIH, la pandemia de Covid, malas infraestructuras, ya no para comunicar a sus pueblos, sino para procurar agua potable, persistencia de las bandas armadas e intentos de asesinatos…

El primer ministro de Haití Ariel Henry sale ileso de un ataque de un grupo armado (03/01/2022)[4]

Al menos una persona murió y varias resultaron heridas en la ciudad haitiana de Gonaives durante el ataque de una banda armada contra el primer ministro, Ariel Henry, y su comitiva que salían de una iglesia tras el oficio de una misa en conmemoración del 218º aniversario de la independencia. En el interior de la parroquia Saint Charles de Borome no había fieles, solo autoridades locales y la delegación del gobierno. Haití atraviesa una grave crisis en prácticamente todos los órdenes, siendo uno de los más difíciles de superar la operación de bandas fuertemente armadas que controlan parte de Puerto Príncipe y otras zonas del país[5]. “Lo que nuestros amigos haitianos realmente quieren y necesitan es la oportunidad de trazar su propio rumbo, sin titiriteros internacionales ni candidatos favorecidos, pero con un apoyo genuino a ese rumbo”, apuntó Daniel Foote (enviado especial de EE.UU. para Haití), quien también se refirió al apoyo de las embajadas de EE.UU. y otros países al primer ministro Ariel Henry, “promocionando su acuerdo político por encima de otro acuerdo anterior, más amplio y propuesto por la sociedad civil”. “La arrogancia que nos hace creer que debemos elegir al ganador, una vez más, es impresionante. Este ciclo de intervenciones políticas internacionales en Haití ha producido sistemáticamente resultados catastróficos”[6].

«Un atentado a la vida, a la justicia y a la paz” (septiembre 2020) [7] La Conferencia Episcopal de Haití hizo pública una declaración en la que estigmatizan la “inseguridad endémica, la violencia de las bandas armadas que afligen al país, sembrando muerte, duelo, aflicción, desolación y miedo en las familias”. “Estas situaciones -advierten los prelados- llevan a Haití directo al abismo”.

“… La población que ahora vive en estado de shock, con trauma, rabia, indignación, revuelta y preocupación”; “los asesinatos son un ataque extremo y grave a la vida, que así se banaliza, pero también un ataque a la justicia, al derecho, a la paz, a la convivencia social, a la convivencia para la construcción de una sociedad justa, fraterna, armoniosa y pacífica” .

Ante las autoridades preguntan: “¿Por qué las autoridades y la policía permanecen indiferentes, con los brazos cruzados, sin hacer nada? ¿Por qué se ha entregado el país a bandidos y asesinos? Ya no podemos seguir adelante”, advierten.

Y destacan que “la población pacífica y civil está cansada. La gente se cansó de la retórica vacía, las falsas promesas y las indagaciones infructuosas. Hay que actuar de inmediato con acciones concretas y contundentes para erradicar definitivamente la inseguridad y la impunidad que aumentan la miseria y la desesperación. Decimos junto a la población: ¡Cuándo es demasiado es demasiado!”. Piden una “acción inmediata”, temiendo que, si no se retoman con prontitud, “será demasiado tarde”. “El país se hunde en la oscuridad del estancamiento económico, el sufrimiento y la desesperación.

Es absolutamente necesario que haya una acción nacional, por parte de todas las fuerzas morales y espirituales del país, de lo contrario se hundirá en el abismo para siempre. Y todos seremos perdedores, gobernantes y gobernados”, concluye el texto de los obispos.

Según un informe de la Comisión de Justicia y Paz de los Obispos de Haití, entre enero y junio del año 2020, unas 243 personas fueron víctimas de la violencia armada solo en la capital de Haití. A fines de junio y principios de julio, dos manifestaciones pacíficas organizadas en Puerto Príncipe para denunciar este clima de inseguridad fueron objeto de represión policial. Parte de los últimos episodios de violencia se deben a los enfrentamientos entre bandas armadas en la zona de la capital Bel Air, que obligaron a sus habitantes a huir de sus hogares para refugiarse en los Campos de Marte, la plaza principal de Haití. El último fin de semana de septiembre las bandas prendieron fuego a varias casas y las víctimas perdieron la vida en el fuego cruzado. Según los medios, al menos 20 personas murieron en lo que sería una nueva masacre en un barrio desfavorecido de Puerto Príncipe.

Nuevos terremotos (14 de agosto 2021 y 24 de enero 2022) y tormenta tropical (16 de agosto 2021)

Por el asesinato del presidente, el terremoto, el huracán: Haití suma titulares, país pobre, en el que llueve sobre mojado. En el verano de 2021, como hace 11 años, ha vuelto a temblar la tierra sacudiendo el sur del país. Dos días después, llegó la tormenta tropical Grace dificultando las operaciones de rescate. Se estima que hay unos 2.000 fallecidos, 10.000 heridos y más de 100.000 casas destruidas. Los ríos están secos y falta agua, y cuando ésta llega, cae en forma de fuerte precipitación que, en ausencia de árboles, debido a la tala abusiva, desciende en forma de cataratas, devastando el campo e inundando las casas. El analfabetismo es del 80% y la esperanza de vida apenas supera los 60 años. Las ciudades están dominadas por las bandas criminales. La vida cotiza poco[8]. Ya el 4 de noviembre de 2019 nos compartían las hermanas de la Orden de la Compañía de María (Lestonnac): “El descontento comenzó a manifestarse en el momento en que la población conoció el asunto de Petrocaribe[9], hace más de un año. (…) la inflación galopante, la corrupción generalizada, la escasez de gasolina hicieron crecer la exasperación de una población de la que la mayor parte vive por debajo del umbral de la pobreza”.[10]

El 24 de enero de 2022 se registró un nuevo terremoto en Haití de magnitud 5,3 en la escala de Richter con sus subsiguientes réplicas y seis días después otro sismo de magnitud 4,3. Sucedió a 130 Km de Puerto Príncipe el primero y a 20 Km al sur el segundo. Al menos dos personas murieron. El geólogo integrante de la Academia de Ciencias de Santo Domingo, Osiris de León, sugiere la existencia de una rotura sísmica en el área central de la península sur de Haití[11].

La Comisión Pontificia de ayuda a las iglesias necesitadas (AIN), el 18 de agosto de 2021, aprobó una ayuda de emergencia de 500.000 euros para la población haitiana damnificada y afirmó:

«En medio de la ola de violencia y secuestros que está arrasando el país, sumándose a las noticias que nos llegan sobre la falta de lluvia y agua que ha sumergido a la población rural en la pobreza; después de todo esto, el terremoto del sábado anega a miles de familias a una situación terrible como ninguna otra. El escenario es insostenible. La población está en shock”[12].

Sismo migratorio. Éxodo silencioso. Respuestas

Durante el año 2021 más de 10.000 haitianos forzados al exilio por la extrema pobreza, llegaron a la frontera sur de EE.UU., con la esperanza de solicitar un pedido de asilo, al cabo de una semana de ser reprimidos por las fuerzas policiales con imágenes de latigazos al igual que en el tiempo de la esclavitud, la administración de J. Biden reenvió a su país a más de 4.000 personas[13].

En marzo de 2022 la República Dominicana comenzó a edificar un muro en la frontera con Haití. La pared tendrá 160 Km, una extensión que recorre casi la mitad de la frontera entre ambos países. El gobierno dominicano afirma: “Queremos poner fin a los graves problemas de la inmigración ilegal, narcotráfico y tránsito de vehículos robados”. El muro despierta resentimiento, xenofobia y racismo. Según Luis Abinader, presidente de la República Dominicana, ésta «no puede hacerse cargo de la crisis política y económica, ni resolver el resto de los problemas» de Haití. El mandatario reiteró que esta crisis «debe ser superada por los mismos haitianos y atendida por la comunidad internacional», en particular Estados Unidos, Francia y Canadá, con apoyo de la Unión Europea y la Organización de Naciones Unidas (ONU). Por su parte, el alcalde de Dajabón, Santiago Riverón, expresó que está en desacuerdo «con este tipo de muro» porque «el verdadero muro es el económico» y la corrupción. «Se va a hacer un muro físico. Ahora tenemos que trabajar con el muro en la mente de los militares, que son los que se aprovechan en la frontera y reciben un soborno de 100 o 200 pesos (dos o cuatro dólares) para dejar cruzar a los haitianos ilegales a territorio dominicano”[14].

En los últimos años se ha producido un fuerte movimiento migratorio de haitianos a Chile. A esto se le atribuye la presencia de tropas chilenas en la misión de estabilización luego de la Crisis de Haití de 2004 y luego como parte de los cascos azules en la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, lo que provocó un acercamiento entre la población haitiana con la población militar chilena. Viven preferentemente en el Gran Santiago, en comunas como Renca, Quilicura, Recoleta, Independencia y Estación Central. ​ A Quilicura le ha valido el apodo de «la petit Haití». ​Es una de las migraciones que más ha crecido en Chile en los últimos años, con un 731%. Junto a las comunidades colombiana y dominicana son las llamadas «comunidades emergentes», dado su gran crecimiento por la búsqueda de mejores condiciones de vida. Sólo en el año 2017 llegaron 105.000 haitianos. Ante esta realidad migratoria, las autoridades consideran que la llegada masiva de haitianos «ha derivado en situaciones de vulneración de derechos a los mismos migrantes, problemáticas de convivencia local, así como delicadas situaciones de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes». La socióloga María Emilia Tijoux, académica de la Universidad de Chile, asegura que “la sociedad chilena en general evalúa negativamente a las personas migrantes” y “la comunidad haitiana ha sido especialmente castigada y sometida a maltratos y abusos de todo tipo”. Los que se quedan, dice, “saben que deben resistir a un modo de ser nacional y racista”, afirma. Entre los factores que han obstaculizado la inclusión de los haitianos en la sociedad chilena, Figueroa, el investigador del Servicio Jesuita, apunta a la discriminación, a las dificultades para conseguir un trabajo digno ­—consiguen empleos que suelen ser precarios en comparación con otras nacionalidades— y a los problemas para regularizar sus papeles, porque el Gobierno pide un documento de antecedentes penales que resulta especialmente complejo de conseguir para los haitianos[15].

Esta realidad que acrecienta sus dificultades fue vivida por la mártir Isabel Solà i Mata, religiosa de Jesús María, asesinada el 2 de septiembre de 2016. Mucho se ha escrito sobre Isabel, sólo resaltaré algunas cuestiones.

 Para conocer de manera completa su vida y su misión consultar a la escritora Mey Zamora, que recupera su biografía en el libro Lo que no da se pierde[16].

En uno de sus escritos Isabel Solá explicaba que le había resultado injusto ser de las personas que habían sobrevivido al terremoto:

“Estoy viva, sí; de milagro. No sé por qué estoy viva, y me da rabia estar siempre entre los que tienen suerte. No sé qué quiere Dios de mí y de todo esto”.

“He trabajado en el Hospital cinco días interminables… Todos, todos, todos, con piernas y brazos amputados, cabezas abiertas, desangrados… Hemos perdido a muchos sin poder hacer nada. Mi lucha estaba entre llorar o seguir aguantando para soportar el dolor de tanta gente… Nos llegaban a treintenas en camillas. Indescriptible”.

Con sencillez y humildad consideraba:

“Pensareis cómo puedo seguir viviendo en Haití, entre tanta pobreza y miseria, entre terremotos, huracanes, inundaciones y cólera. Lo único que podría decir es que Haití es ahora el único lugar donde puedo estar y curar mi corazón. (…) Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios”.

In memoriam

El Obispo auxiliar de Barcelona, Sebastiá Taltavull, presidió el funeral por Isabel en la capilla del colegio de Jesús María en el barrio de San Gervasio y entre otras palabras expresó:

«Con la muerte de Isa, tan fiel al Señor en su vida religiosa y, por ello, tan entregada a la causa de los pobres, vivimos el reconocimiento de una mujer mártir que empieza a dar frutos en aquellas personas que valoran el paso del buen samaritano en su vida. Así me gusta contemplar a Isa en su vida consagrada, en su forma de amar, de detenerse ante el enfermo, de ayudar al necesitado, de ofrecer cultura al analfabeto, de ayudar la mujer a recuperar su dignidad… Cuántas prótesis materiales y espirituales no habrá colocado Isa a los afectados por la violencia y la enfermedad[17].

“Las manos y el corazón de Haití” (Barcelona, Misa en Jesús María, 02 sept2021)

Expresa Marcos Recolons sj:

“Hoy cinco años después del terremoto en el que Isabel va a perder compañeros y amigos, la misionera será enterrada en la capital haitiana envuelta por todas las personas que la han estimado. Después del seísmo del 2010, mucha gente va a quedar mutilada, e Isa va a decidir hacer un taller de prótesis para la población local. Ahora centenares de personas tienen brazos y piernas artificiales gracias a ella. Su muerte ha sido la cosa más absurda

Una luchadora malograda por la violencia. Lamentablemente no es un hecho. Hay bandas organizadas que, ignoramos si alertadas por algún infiltrado en los bancos, avisan a sus miembros que alguien ha retirado dinero. Si no pueden robarles por las buenas no dudan en recurrir al asesinato. Los brotes de violencia en la zona son habituales y las religiosas alojadas en casas más o menos aisladas, son a menudo un blanco fácil. Entre septiembre de 2014 y abril de 2015, va a haber una banda formada por 13 jóvenes que van a llegar a asaltar 27 casas religiosas. Algunas monjas van a ser violadas. Va a ser terrible”, rememora el jesuita. Estos episodios van a hacer tambalear a la sociedad haitiana y poco después va a haber una manifestación encabezada por el Cardenal de Haití y algunos de los miembros de la banda van a ser detenidos.

Pero ni la violencia, ni el hambre, ni la pobreza extrema asustaban a Isabel. El barrio donde trabajaba, Bel Air, es considerado uno de los más peligrosos de Puerto Príncipe. Nada que ver con su lugar de nacimiento hace 51 años: el privilegiado barrio de San Gervasio, en la zona alta de Barcelona. Enfermera de formación va a preferir dedicar 26 años de su vida a los últimos en Guinea Ecuatorial y en Haití.

La Isa tenía una empatía extraordinaria, visión, creatividad y un gran liderazgo. Su sensibilidad hacia los más pobres era extraordinaria, vivía completamente inmersa en su tarea solidaria”, explica Recolons. Isabel también dominaba perfectamente la lengua de la zona, el criollo haitiano, y su deseo desde hacía un tiempo era construir una escuela. Ya había conseguido el terreno y los que la estimaban se encargaban que su sueño viese la luz. Serán los mismos que hoy la acompañarán con la idea que, sin duda, tiene el cielo ganado”[18]

La violencia establecida hizo que perdiera la vida de manera injusta y dramática. Hacer el bien está muy bien pero, criticar a los gobiernos, suele ser perjudicial. En los países del Tercer Mundo, ni siquiera hace falta disimular con «enfermedades repentinas» o «accidentes» cuando quieres eliminar a alguien. Isabel denunció repetidamente al Gobierno de Haití por la falta total de ayuda y por la grave deforestación del país y la sobreexplotación de los bosques, la falta de inversión en educación y salud[19].

Sabemos que Isabel fue asaltada, que le arrebataron el bolso y la asesinaron con dos tiros en la cabeza. Puede ser que no se aclare el motivo exacto de su asesinato, ni se esclarezcan sus autores materiales e intelectuales, pero hemos de preguntarnos: ¿fueron miembros de bandas delincuentes con el único móvil de robar?, ¿era necesario matarla?, ¿fue asesinada por móviles políticos, por sus denuncias y su accionar? En un país corrupto, impune y violento todo es posible menos la verdad, la justicia, la igualdad y la paz.

***

Solidaridad con Ucrania

Abriendo corredores humanitarios: hay que salvar vidas, no hay tiempo que perder

Sor Lucía, con uno de los pequeños ucranianos llegados a España
Sor Lucía, con uno de los pequeños ucranianos llegados a España

«En 14 días atravesé tres veces Europa, en furgoneta, en avión y en autobús. El destino era siempre ir a las fronteras a buscar personas y a abrir corredores humanitarios. El dolor es infinito y no es posible explicar la impotencia que se vive en medio de una marea humana»

Por favor: ayudadnos a ayudarles www.fundaciodelconventdesantaclara.org Cuenta ES43 2100 3093 0722 0031 6970

Por Sor Lucía Caram

La invasión a Ucrania ha desencadenado una escalada de violencia y una guerra tan absurda como cruel, que se está cebando con la vida de miles de personas y con un País que no considera suya esta locura y que se ve sumido en una angustia infinita que parece no tener fin.

Una guerra que lleva años gestándose y que ya causó una emigración significativa de personas en estos últimos años. Ayer, una niña de 16 años lloraba desconsolada en nuestro autobús. Su mamá me dijo: “Su padre murió en el 2014 en la guerra y esta vez pudimos huir de los bombardeos de Járkov, donde una bomba estalló muy cerca nuestro. Desde entonces está en estado de pánico”

En 14 días atravesé tres veces Europa, en furgoneta, en avión y en autobús. El destino era siempre ir a las fronteras a buscar personas y a abrir corredores humanitarios. El dolor es infinito y no es posible explicar la impotencia que se vive en medio de una marea humana en la que las mujeres y sus niños, ancianos, minusválidos….¡personas! se han visto obligadas a abandonar su vida cotidiana viendo cómo, arrancados de los suyos, deben construir, entre la incertidumbre y el miedo, su presente y su futuro.

Sor Lucía, con uno de los pequeños
Sor Lucía, con uno de los pequeños

En mi Convento hemos ido acogiendo personas y familias a lo largo de estas semanas, y he podido comprobar que cuando ensanchamos el espacio de nuestras tiendas, el corazón se dilata y se respira Evangelio y se siente, se palpa y se toca la fuerza del Espíritu que nos hace imparables. Monjas y laicos, voluntarios y amigos, todos juntos, una piña, porque sabemos que no hay tiempo que perder.

En la frontera se tocan todos los límites humanos y es desgarrador el mirar atrás de los que huyen, porque atrás quedan sus personas amadas. Mirar adelante mordiéndose los labios y echándole ánimos al límite de las fuerzas, les permite avanzar porque llevan niños en sus brazos o caminando a su lado, y porque ellos tienen un futuro que construir, porque a su presente unas bombas asesinas se lo quieren borrar. 

Los campos de refugiados improvisados, cada vez están más abarrotados de personas, que si hace unos días querían huir a dónde fuera, ahora ven que al dolor de la guerra, las bombas y la huida, se suma el de los inescrupulosos que buscan montar sus negocios traficando con la vida de las personas en el asqueroso mundo de la explotación sexual, la venta de órganos y el abuso de poder incontrolado, y de los que deben protegerse porque les secuestran con promesas de bienestar y un destino feliz. Esta nueva situación les paraliza en los campos de refugiados y les hunde en un dolor que parece aliviarse con ríos de lágrimas amargas. Eso sí: las mujeres lloran en la oscuridad, cuando sus hijos no las ven, porque para ellos, ellas son su única fortaleza.

Las mujeres lloran en la oscuridad, cuando sus hijos no las ven, porque para ellos, ellas son su única fortaleza

Ahora a la gente le cuesta marchar, porque le cuesta confiar… Y es normal. Parece mentira que haya quienes pretenden vivir a costa del dolor ajeno, y no se inmuten ante este drama sin precedentes en nuestra historia reciente.

Sor Lucía, con algunos de los refugiados
Sor Lucía, con algunos de los refugiados

Escuchar las historias, caminar por los corredores de las fronteras, transitar por medio de los diversos campos de refugiados, en los que se ve mucha ayuda humanitaria y se echan en falta la coordinación y la presencia de las grandes entidades que suelen venderse como abanderadas de la solidaridad y de las catástrofes, pone toda la vida en jaque y saltan todas las alarmas.

La hora de la verdad

Esta es la hora de la verdad, en la que la solidaridad se ve de lejos y de cerca; en la que la suma de la sociedad civil – que es evidente que se ha organizado mucho antes que las administraciones y las grandes entidades- , da paso a unos corredores humanitarios, que hoy por hoy, han salvado muchas vidas con recursos que son siempre limitados. Uno echa en falta más agilidad en los gobiernos, que después de haber fracasado para conseguir la paz, hoy llegan tarde y mal, porque quieren una organización perfecta, que no hace más que aumentar el dolor y la incertidumbre de los que huyen y en su desesperación deben confiar y hacerlo a ciegas y sin garantías. 

Sólo pedimos un poco más de agilidad… Lo pedimos por la vida de los que sufren de forma desesperada. 

Tuve la suerte de contar en todos mis viajes con el asesoramiento y apoyo del equipo de la delegada del Gobierno en Cataluña, y de ver cómo se nos ayudaba a resolver los contratiempos y a mejorar unos y otros. Hoy, juntos intentamos explicar lo que vemos en el terreno, para mejorar en la acogida y en la detección de lo que ya parece más que evidente, que es el tráfico de personas.

Familias de migrantes ucranianos
Familias de migrantes ucranianos

Hoy se activa en las fronteras de la Junquera un control que es necesario para frenar a las mafias y garantizar la libertad y la seguridad de las personas. Ojalá llegue pronto a Fira de Barcelona el ágil funcionamiento de la acogida, que a día de hoy es bastante caótico, y que es el eslabón final de un calvario, que parece será largo y se habrá cobrado demasiadas víctimas.

Termino citando a dos argentinos que son una especie de “maestros del espíritu para la vida:

Francisco: “Es una absurda contradicción negociar la paz y al mismo tiempo promover o permitir el comercio de armas. Acabemos con ésta situación. Pidamos todos juntos por los responsables de las Naciones para que se comprometan con decisión a poner fin al negocio de las armas que causa tantas víctimas inocentes”

Y la incombustible “Mafalda” que nos recuerda una evidencia que es indiscutible: 

“Si los cobardes que deciden las guerras tuvieran que ir a pelearlas, viviríamos todos en paz”.

Me considero herida de guerra porque he visto el dolor de un pueblo que ha sido alcanzado por la violencia y su causa es la mía.

UBUNTU

«Yo soy yo a través de ti»: Ubuntu, una salida a nuestra barbarie

Ubuntu
Ubuntu

La pandemia ha mostrado una abismal desigualdad mundial y una cruel falta de solidaridad hacia las personas que no pueden mantener la distancia social ni dejar de trabajar

En este contexto ultrajante dos alternativas pueden salvarnos: la solidaridad y el internacionalismo. En esa perspectiva consideramos inspiradora una categoría fundamental, venida de África. Esta se expresa por la palabra Ubuntu, que significa: yo solo soy yo a través de ti

Fue relatada por un viajante europeo y blanco que se extasió con el hecho de que siendo más pobres que la mayoría, los africanos eran menos desiguales. Quiso saber el por qué e ideó un test

Por Leonardo Boff

La pandemiaha mostrado una abismal desigualdad mundial y una cruel falta de solidaridad hacia las personas que no pueden mantener la distancia social ni dejar de trabajar porque entonces no tienen qué comer. Para ser concretos: no hemos abandonado aún el mundo de la barbarie: si ya la habíamos dejado, hemos vuelto ella. Nuestro mundo no se puede llamar civilizado cuando un ser humano no reconoce y acoge a otro ser humano, independientemente del dinero que lleva en el bolsillo o tiene depositado en el banco, o de su visión de mundo y su pertenencia religiosa. 

La civilizaciónsurge cuando los seres humanos se entienden iguales y deciden convivir pacíficamente. Si esto es así, estamos todavía en la antesala de la civilización y navegamos en plena barbarie. Este escenario es dominante en el mundo de hoy, agravado aún más por el ataque de la Covid-19. Él adquirió su más siniestra expresión mediante la cultura del capital, competitiva, poco solidaria, individualista, materialista y sin ninguna compasión con la naturaleza. En este contexto ultrajante dos alternativas pueden salvarnos: la solidaridad y el internacionalismo.

La solidaridadpertenece a la esencia de lo humano, pues si no hubiera habido un mínimo de solidaridad y de compasión, ninguno de nosotros estaría aquí hablando de estas cosas. Fue necesario que nuestras madres solidariamente nos acogieran, abrazaran, alimentaran y amaran para que podamos existir.

Sabemos por la bioantropología que por la solidaridad nuestros antepasados antropoides se volvieron humanos, y con esto, civilizados, cuando empezaron a traer comida al grupo, la repartieron solidariamente entre ellos y practicaron la comensalidad. Esta acción continúa todavía hoy, cuando muchos grupos, especialmente los Sin Tierra, se han mostrado solidarios distribuyendo decenas de toneladas de alimentos del campo y muchos centenares de marmitas para saciar el hambre de miles de personas en las calles y periferias de nuestras ciudades. 

«Parece obvio: si el problema es internacional, debería haber también una solución concertada internacionalmente. ¿Pero quién cuida de lo internacional?»

Cada país cuida de sí mismo como si no hubiese nada más allá de sus fronteras. Ocurre sin embargo que hemos inaugurado una fase nueva de la historia de la Tierra y de la Humanidad: la fase planetaria, la de la única Casa Común. Los virus no respetan las fronteras nacionales. La Covid-19 ha atacado a toda la Tierra y amenaza a todos los países sin excepción. Las soberanías se muestran obsoletas. ¿Qué hubiera sido de los mayores de Italia, gravemente infectados por la Covid-19, sin la solidaridad de Angela Merkel de Alemania que salvó a la gran mayoría? Pero eso fue una excepción para mostrar que es mediante la superación del nacionalismo envejecido en nombre del internacionalismo solidario como podremos encontrar un camino de salida a nuestra barbarie. En esa perspectiva consideramos inspiradora una categoría fundamental, venida de África. Mucho más pobre que nosotros, ella es más rica en solidaridad. Esta se expresa por la palabra Ubuntu, que significa: yo solo soy yo a través de ti.

Por lo tanto, el otro es esencial para que yo exista en cuanto humano y civilizado. Inspirado por Ubuntu, el recién-fallecido arzobispo anglicano, Desmond Tutu, encontró para Sudáfrica una clave para la reconciliación entre blancos y negros en la Comisión de la Verdad y de la Reconciliación.

Como ilustración de cómo el Ubuntu está enraizado en las culturas africanas, consideremos este pequeño testimonio:

Un viajante europeo y blanco se extasió con el hecho de que siendo más pobres que la mayoría, los africanos eran menos desiguales. Quiso saber el por qué. Ideó un test. Vio un grupo de chicos jugando futbol en un campo rodeado de árboles. Compró una hermosa cesta de variados frutos llenos de color y la puso en lo alto de una pequeña colina.

Llamó a los jóvenes y les dijo: “Allí arriba hay un cesta llena de sabrosos frutos. Vamos a hacer una apuesta, pónganse todos en fila y cuando dé la señal empiecen a correr. El primero que llegue arriba podrá coger la cesta y comer todo lo que quiera”.

Dio la señal de partida. Cosa curiosa: todos se dieron las manos y juntos corrieron hacia lo alto, donde estaba la cesta. Y empezaron a saborear solidariamente los frutos.El europeo, estupefacto, preguntó: ¿por qué hicieron eso? ¿no era que el primero que llegase podría comer todos los frutos él solo? 

Todos gritaron al unísono: ¡Ubuntu! ¡Ubuntu! Y un chico algo más mayor le explicó: “¿Cómo uno de nosotros podría ser feliz solo si todos los demás estuvieran tristes?” Y añadió: “Mi señor, la palabra Ubuntu significa eso para nosotros: “yo solo puedo ser yo por medio del otro”. “Sin el otro no soy nada y estaría siempre solo”. “Soy quien soy porque soy a través de los otros. Por eso repartimos todo entre nosotros, colaboramos unos con otros y así nadie se queda fuera y triste. Eso hicimos con su propuesta. Comemos todos juntos porque todos ganamos la carrera y juntos disfrutamos los buenos frutos que nos trajo. ¿Entendió ahora?”

Este pequeño relato es lo contrario de la cultura capitalista. Esta imagina que alguien es tanto más feliz cuanto más puede acumular individualmente y disfrutarlo solo. A causa de esta actitud reina la barbarie, y hay tanto egoísmo, falta de generosidad y ausencia de colaboración entre las personas. La alegría (falsa) es de pocos, al lado de la tristeza (verdadera) de muchos. Para vivir bien en nuestra cultura, muchos tienen que vivir mal. Sin embargo, por todas partes en la humanidad, están fermentando grupos y movimientos que ensayan vivir esa nueva civilización de la solidaridad entre los humanos y también con la naturaleza. Creemos que la construcción del Arca de Noé ha empezado. Ella podrá salvarnos si el Universo y el Creador nos conceden el tiempo necesario. Fuera de la solidaridad y el sentido internacionalista pereceremos en nuestra barbarie. 

Por la regularización de las personas migrantes

19-F: Movilizaciones en 30 ciudades del Estado en apoyo a la ILP por la regularización de las personas migrantes

El 19 de febrero los promotores de la ILP por la regularización de la población migrante se movilizarán en más de 30 ciudades del estado para recoger firmas para su objetivo. Se presentan así: “Estamos aquí para lanzar una Iniciativa Legislativa Popular que necesita 500 mil firmas para regularizar de forma extraordinaria a 500 mil personas que no pueden ejercer sus derechos”.

Objetivo de la ILP: otra regularización extraordinaria

Reivindican otra regularización extraordinaria. Para ello argumentan: “¿Otra regularización extraordinaria en España? Sí, como las que se llevaron acabo durante los gobiernos de José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero. Nada nuevo. Solo que AHORA consideramos que hay una oportunidad para lograr 500 mil firmas para 500 mil personas que ya conviven y construyen junto a cada uno de nosotros el país donde vivimos.”

Así el texto de la ILP concluye con la siguiente resolución: “Disposición transitoria primera. Regularización de extranjeros que se encuentren en España. El Gobierno, mediante Real Decreto, establecerá, en el plazo de 6 meses, un procedimiento para la regularización de los extranjeros que se encuentren en territorio español antes del día 1 de noviembre de 2021“.

¿Qué estrategia proponen?

Según señalan también en su página web, pretenden alcanzar su objetivo mediante:

  • Participación ciudadana: Recurriendo a la Iniciativa Legislativa Popular, el único instrumento de democracia directa con el que cuenta el ordenamiento jurídico español. La ILP expresa la voluntad directa de la ciudadanía poniendo 500.000 firmas detrás de una propuesta de ley jurídicamente sólida, y obliga al Congreso de los Diputados a debatirla en un plazo máximo de seis meses.
  • Un texto políticamente imposible de rechazar: Presentando un texto de Ley capaz de promover, entre ciudadanía, partidos y organizaciones sociales, el más amplio consenso posible a lo largo de todo el espectro político. Es un texto con garantías que beneficia al máximo número de personas y al mismo tiempo pueda ser aprobado por una gran mayoría, desde las posiciones más progresistas a las más conservadoras. Tenemos una ILP que para la mayoría de los políticos tiene más coste electoral rechazar que admitir.

¿Quiénes son los promotores?

La Comisión Promotora está compuesta por:

  • #RegularizacionYA, una de las redes de personas migrantes con mayor legitimidad y presencia en el territorio nacional;
  • Fundación para la Ciudadanía Global, una organización constituida para defender los derechos humanos en todos los países del mundo, en especial el derecho a la libre circulación de personas, a través de la acción política a escala local y global;
  • Fundación Por Causa, una organización que lucha por lograr cambios en la política migratoria española y europea a través de la información, la investigación y la comunicación.
  • REDES, una agrupación de más de cincuenta entidades dedicadas a la Cooperación al Desarrollo bajo el convencimiento compartido de la acción a favor de la justicia y la participación en la transformación del mundo. Bajo la convicción de que el desarrollo y el derecho al desarrollo son una cuestión de voluntad política nuestra misión es el acompañamiento a las entidades agrupadas en la incidencia pública.
  • Alianza para la Solidaridad, una ONG de Cooperación para el Desarrollo miembro de la Federación Internacional de Action Aid, y procedente de la integración de tres organizaciones (CIPADE, Habitáfrica, y Solidaridad Internacional), dedicadas a crear un mundo más igualitario y sostenible;
  • Partido Por un Mundo Más Justo, un partido político que tiene por propósito central defender la idea de ciudadanía global, el respeto de los derechos humanos y la sostenibilidad ambiental.

Organizaciones que apoyan el texto legislativo:

Acción Marianista para el Desarrollo

Acción Solidaria Aragonesa (ASA)

ActivaT en DDHH

AfroLatidos

Afromurcia en Movimiento

Aga Diseño y Comunicación

Agharas

Agita’t Gràcia

Alboan

Aldarull Llibreria

Alianza por la Solidaridad

Alternativa Antimilitarista.Moc/ADNV

Ambdrets

AMHER SOS Racismo

Amigas y Amigos de la HOAC Tenerife (Hermandad Obrera de Acción Católica)

Amigos del Pueblo Yazidí (APY)

Anticapitalistas Andalucía

Apropem-nos

Aquarius Supervivientes

Área Social de la Institución Teresiana

Arte Sin Frontera

Asamblea de Apoyo a Migrantes de Tenerife

Asociación Acción Verapaz

Asociación Alandar

Asociación Alendoy

Asociación Amigos de El Alto de Bolivia

Asociación Antirracista del País Vasco (A!esan)

Asociación Arraianas

Asociación BaoBat

Asociación Cardijn

Asociación Casa Perú en Canarias

Asociación Colectivo Agar

Asociación Comunidades Cristianas Fe y Justicia

Asociación Cultural Casa Perú

Asociación Cultural Els Fumats

Asociación Cultural La Vorágine Crítica

Asociación de Ayuda Humanitaria al Refugiado NO BORDERS

Asociación de Estudiantes Latinoamericanxs Abya Yala

Asociación de Extranjeros de Andalucía (ADEAS)

Asociación de familias de Guadalix de la Sierra por la paz y la unidad

Asociación de Inmigrantes de África Occidental

Asociación de Mujeres Malvaluna

Asociación de Mujeres Socio Intercultural de Andalucía

Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculturalidad (ASNUCI)

Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia ATH-ELE

Asociación Desarrollo Comunitario Buenos Aires (ASDECOBA)

Asociación DidacArte

Asociación Ecuatoguineana Tierra de Esperanzas

Asociación Educación y Debate

Asociación El Olivar

Asociación Elige la Vida

Asociación Elín

Asociación GRIGRI

Asociación Ilumina Senegal

Asociación Intercultural de Profesionales del Hogar y de los Cuidados (AIPHYC)

Asociación Itxaropen Gune

Asociación Karibu, Amigos del Pueblo Africano

Asociación Kudwa

Asociación Latinoamericana Huelva para todos y todas

Asociación Loiolaetxea para la Integración Social

Asociación Mali de Mazagón

Asociación Marroquí de Derechos de los Inmigrantes

Asociación Motril Acoge

Asociación Mujer y Sociedad

Asociación Mujeres con Voz

Asociación Mujeres Pa’lante

Asociación Mujeres Unidas del Mundo

Asociación Multicultural de Mazagón

Asociación Otro Tiempo

Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA)

Asociación Promoción Claretiana para el Desarrollo Bética (PROCLADE BÉTICA)

Asociación Provivienda

Asociación Puente de Esperanza Madrid

Asociación Red Inang Kalikasan

Asociación Rehoyando

Asociación Rumiñahui

Asociación Sembrar: incidencia para la transformación social

Asociación Senda de Cuidados

Asociación Servicio Socioeducativo Intercultural (SEI)

Asociación Territorio Doméstico

Asociación TICTAC

Asociación Valiente Bangla

Asociación Vecinal Rondilla

Assemblea Feminista València

Associació Catalana de Professionals de l’Estrangeria (ACPE)

Associació de Dones Immigrants Subsaharianes

Associació de Veïns i Veïnes de Poblenou

Associació Hèlia

Associació Juvenil Ndiatiguia Joves Units

Associació MigrEss

Associació ONG Imaginari Kiku Mistu

Asturies por África (AxA)

Ateneo Popular de Alcorcón

Ateneu Zitzània

Avante LGBT+

Ayre Solidario

Ayuda a Refugiadxs en Zaragoza

Ayuda Urgente a África

Bajar a la Calle Sin Fronteras

Barbecho

Ben&Jerry’s España

Bidez Bide Gizarte Sustapenerako Kultur Arteko Elkartea

Bienvenidos Refugiados Málaga

Bienvenidxs Refugiadxs Huesca

Bloque Anticolonial Barcelona

Bolonia Abogacía

Bosco Global ONGD

Boscos Fundazioa

Calala Fondo de Mujeres

Can Serrat

Cáritas Diocesana de Bilbao

Cáritas Diocesana de Ciudad Real

Cáritas Diocesana de Sant Feliu de Llobregat

Cáritas Diocesana de Santander

Cáritas Diocesana de Tarragona

Cáritas Diocesana de Zaragoza

Cáritas Diocesana Segorbe-Castellón

Cáritas Española

Carro de Combate

Casa de la Solidaridat

Catalunya en Comú

CEAR

Centre d’Estudis Africans i Interculturals

Centro Loyola de Murcia

Centro Padre Lasa

Centro Pignatelli

CGT Ceuta

CGT Lleida

Círculo de Silencio Zaragoza

Colectiva Katari

Colectiva La Ruda

Colectivo de Prostitutas de Sevilla

Colectivo Sin Fronteras Albacete

Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Extremadura

CoLibres

Comando Señoras

Comisión Diocesana de Justicia y Paz Tenerife

Comisión General de Justicia y Paz

Comisión Territorio Justicia y Paz Hermanitas de la Asunción

Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS)

Comité Óscar Romero

Como tú, Como yo

Compartiendo Sueños

Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia

Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España (CNAAE)

Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

CONFER

Convivir sin Racismo

Cooperación Vicenciana para el Desarrollo – Acción Misionera Vicenciana de España (COVIDE-AMVE)

Cooperativa La Raíz

Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen koordinakundea

Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas

Cornellà Sense Fronteres

CVX España

DECCO Internacional

Delegación de Migraciones Diócesis de Cádiz y Ceuta

Delegación Diocesana de Migraciones de Granada

Departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española

Diálogos Para Construir

Diapó con África

DIGNItex

Disidia

Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia

Economistas sin Fronteras

Eix Migracions i Refugi de Barcelona en Comú

ElkarTEA (Asociación TEA de Álava)

Emakume Migratu Feministak-Sociosanitarias

Emergencias Frontera Sur Motril

Encuentro y Solidaridad

Entreculturas

Ermua Harrera Elkartea

Escola d’Acollida de l’Ateneu Montserrat

Espacios Berakah

Euskal Herriko Bilgune Feminista

Euskal Herriko Emakumeen Mundu Martxa / Marcha Mundial de las Mujeres del País Vasco

Ex-MENAS Madrid

Extranjeristas en Red

FADEMUR Extremadura

Federación Andalucía Acoge

Federación Andaluza ENLACE

Federación de Asociaciones Africanas en Canarias

Federación de Asociaciones de los Católicos Senegaleses de España

Federación de Comités de Solidaridad con África Negra – UMOYA

FeministAlde

Firekutzen

FISC Cooperación y Desarrollo

Foro de Inmigración (Santiago)

Fraternidades Marianistas Provincia de Zaragoza

Frontera Cero

Fundació Bayt al-Thaqafa

Fundació Migra Studium

Fundació Solidària Flama

Fundación Acogida

Fundación Acrescere

Fundación Apip Acam

Fundación Atabal

Fundación Ayuda Solidaria Hijas de Jesús

Fundación Bangassou

Fundación Canaria Main

Fundación Cruz Blanca

Fundación Don Bosco Salesianos Social

Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur

Fundación Harribide

Fundación Iniciativa Solidaria Ángel Tomás (FISAT)

Fundación Kambia (Mary Ward International Spain)

Fundación María Auxiliadora

Fundación Mornese

Fundación para la Ciudadanía Global

Fundación por Causa

Fundación PROCLADE

Fundación Red Íncola

Fundación Salvador Soler

Fundación San Juan del Castillo (Pueblos Unidos)

Fundación Social Ignacio Ellacuría

Fundación Spínola Solidaria

Fundación Tierra de Todos

Fundación Tierra Habitada

Fundación Valsé

Furia Mexicana

Geltoki

Help Me Please

Hermanas Misioneras de Ntra. Sra. de África

Hermandad Obrera de Acción Católica

Hogar Venezuela Salto Ángel

Hospital de Campaña

Huelva te mira

Instituto Internacional para la Acción Noviolenta (NOVACT)

InteRed

Intersindical CSC

Irídia

Itaka – Escolapios

Izquierda Unida – Verdes Región de Murcia

Jóvenes y Desarrollo

Jovent Republicà

Juan Soñador

Justícia i Pau

Justicia y Paz Murcia

Kalube (centro de acción social)

Kantina Migrante

Kemet Zaragoza

KORIMA Claretianas

La Caníbal SCCL

La Comunal SCCL

La Eroteca Cooperativa

La Manzana Azul

La Resistencia Almería

La Tregua. Arte y Transformación Social

La Villana de Vallekas

Lagun Artean

LaIntersección.net

Llar-Escola De Vida

Lluita Internacionalista

Malen Etxea

Marea Verde Valencia

Médicos del Mundo

Medicus Mundi

Mercedarias Misioneras de Berriz

Migration Mobilities Bristol Research Centre

Mika Sororidad Internacionalista

Misioneros Combonianos

Misiones Salesianas

Morvedre Acull

Moviment Democratic de Gambia

Movimiento de Mujeres Migrantes (MMM)

Movimiento Junior de Sevilla

Movimiento MAS-IPSP Barcelona

Mugarik Gabe Nafarroa

Mugarik Gabe ONGD

Mujer Diáspora

Mujeres Migrantes Diversas

Mujeres Unidas Entre Tierras (MUET)

Mujeres, Voces y Resistencias

Munay – Formación antirracista y decolonial

Mundo sen guerras e sen violencia A Coruña

Mundu Bakean

No Name Kitchen

NOMADAS – Oficina de Migración y Atención a la Diversidad Afectivo Sexual

Nos Unimos

Oblatas del Santísimo Redentor Provincia Europa

Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine

Observatorio Jeanette Beltrán

OCASHA – Cristianos con el Sur

ONG Africando

ONG Amigos de Ouzal

ONG CESAL

ONG La Leona Solidaria

ONGD Ecos do Sur

ONGD SenValos

Ongi Etorri Errefuxiatuak Bizkaia

Ongi Etorri Errefuxiatuak Gipuzkoa

Organización de Cooperación y Solidaridad Internacional

Oxfam Intermón

Papeles y Derechos Denontzat

PAR Almansa – Plataforma de Apoyo a personas Refugiadas

Partido Comunista de España (PCE)

Partido Por Un Mundo Más Justo (M+J)

Partido Renacimiento y Unión de Europa (PRUNE)

Pinardi

Planta Alta

Plataforma Antifeixista i Antiracista de Sant Feliu de Llobregat

Plataforma Burgos Con Las Personas Refugiadas

Plataforma de Inmigración de Molina de Segura

Plataforma PLACA

Plataforma Pro Refugiadxs Alto Aragón

Plataforma Prorrefugiadxs Badajoz

Plataforma Solidaria de Torrero

Plataforma Somos Migrantes

Podemos

Premià Acull

Prodein

Programa Oblatas Murcia

R21

Red Canaria por los derechos de las personas migrantes

Red Cántabra contra la Trata y la Explotación Sexual

Red de Entidades para el Desarrollo Solidario (REDES)

Red de Mujeres Migradas y Racializadas de Euskal Herria

Red de ONGD de Madrid

Red Granadina por el Refugio y la Acogida (RedGra)

Red Humanista entre Culturas

Red Mimbre de organizaciones de infancia del Sector Social de la Compañía de Jesús

Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social

Red Solidaria de Acogida

Rede Galega en Apoio ás persoas refuxiadas

Redes Cristianas

Redesscan

Refugees Welcome España

Regularización Ya

Religiosas del Jesús María

Resistencia en Terra Allea

Reus Refugi

Revuelta de Mujeres en la Iglesia de Madrid

Riders x Derechos

Rudas Resistencia Alimentaria

Salesians (Salesianos Cataluña)

Salvamento Marítimo Humanitario – Aita Mari

Sarrià Sant Gervasi Refugi

Save a Girl Save a Generation

Secretariado Diocesano de Migraciones de Las Palmas

Secretariado Pastoral Migraciones Diócesis de Canarias

Sectorial d’Immigració de l’ANC

Sénégalais Catholiques d’Espagne

SERCADE

Servicio Jesuita a Migrantes

Servicio Murciano de Salud

SETEM Andalucía

Simbiosis Kolective

Sindicato de Inquilinas de Madrid

Sindicato de Mujeres Cuidadoras Sin Papeles

Sindicato OTRAS

Sindicato Popular De Vendedores Ambulantes de Barcelona

Solidaridad con América Latina / Hego Amerikarekiko Elkartasuna

Solidaridad Educación Desarrollo (SED)

SOS Racismo Galicia

SOS Racismo Nafarroa

Sostre i Dignitat

STARTIDEA

Suárez Abogadas

Tancada migrant

Tanquem els CIE

Terrassa Sense Murs

Totes Legals Baix Montseny

Tras La Manta

Tribalian

Unidas se puede

Unió Pobles Solidaris

Unió Segones Oportunitats

Unión Universal Desarrollo Solidario

Valponasca

VeinteTreinta

Visibles.org

Volt España

Zambra Málaga

Zarauzko Bilgune Feminista

Para más información clica aquí

19-F: Movilizaciones en 30 ciudades del Estado en apoyo a la ILP por la regularización de las personas migrantes

El 19 de febrero los promotores de la ILP por la regularización de la población migrante se movilizarán en más de 30 ciudades del estado para recoger firmas para su objetivo.

camion150sepia

El 19 de febrero los promotores de la ILP por la regularización de la población migrante se movilizarán en más de 30 ciudades del estado para recoger firmas para su objetivo. Se presentan así: “Estamos aquí para lanzar una Iniciativa Legislativa Popular que necesita 500 mil firmas para regularizar de forma extraordinaria a 500 mil personas que no pueden ejercer sus derechos”.

Objetivo de la ILP: otra regularización extraordinaria

Reivindican otra regularización extraordinaria. Para ello argumentan: “¿Otra regularización extraordinaria en España? Sí, como las que se llevaron acabo durante los gobiernos de José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero. Nada nuevo. Solo que AHORA consideramos que hay una oportunidad para lograr 500 mil firmas para 500 mil personas que ya conviven y construyen junto a cada uno de nosotros el país donde vivimos.”

Así el texto de la ILP concluye con la siguiente resolución: “Disposición transitoria primera. Regularización de extranjeros que se encuentren en España. El Gobierno, mediante Real Decreto, establecerá, en el plazo de 6 meses, un procedimiento para la regularización de los extranjeros que se encuentren en territorio español antes del día 1 de noviembre de 2021“.

¿Qué estrategia proponen?

Según señalan también en su página web, pretenden alcanzar su objetivo mediante:

  • Participación ciudadana: Recurriendo a la Iniciativa Legislativa Popular, el único instrumento de democracia directa con el que cuenta el ordenamiento jurídico español. La ILP expresa la voluntad directa de la ciudadanía poniendo 500.000 firmas detrás de una propuesta de ley jurídicamente sólida, y obliga al Congreso de los Diputados a debatirla en un plazo máximo de seis meses.
  • Un texto políticamente imposible de rechazar: Presentando un texto de Ley capaz de promover, entre ciudadanía, partidos y organizaciones sociales, el más amplio consenso posible a lo largo de todo el espectro político. Es un texto con garantías que beneficia al máximo número de personas y al mismo tiempo pueda ser aprobado por una gran mayoría, desde las posiciones más progresistas a las más conservadoras. Tenemos una ILP que para la mayoría de los políticos tiene más coste electoral rechazar que admitir.

¿Quiénes son los promotores?

La Comisión Promotora está compuesta por:

  • #RegularizacionYA, una de las redes de personas migrantes con mayor legitimidad y presencia en el territorio nacional;
  • Fundación para la Ciudadanía Global, una organización constituida para defender los derechos humanos en todos los países del mundo, en especial el derecho a la libre circulación de personas, a través de la acción política a escala local y global;
  • Fundación Por Causa, una organización que lucha por lograr cambios en la política migratoria española y europea a través de la información, la investigación y la comunicación.
  • REDES, una agrupación de más de cincuenta entidades dedicadas a la Cooperación al Desarrollo bajo el convencimiento compartido de la acción a favor de la justicia y la participación en la transformación del mundo. Bajo la convicción de que el desarrollo y el derecho al desarrollo son una cuestión de voluntad política nuestra misión es el acompañamiento a las entidades agrupadas en la incidencia pública.
  • Alianza para la Solidaridad, una ONG de Cooperación para el Desarrollo miembro de la Federación Internacional de Action Aid, y procedente de la integración de tres organizaciones (CIPADE, Habitáfrica, y Solidaridad Internacional), dedicadas a crear un mundo más igualitario y sostenible;
  • Partido Por un Mundo Más Justo, un partido político que tiene por propósito central defender la idea de ciudadanía global, el respeto de los derechos humanos y la sostenibilidad ambiental.

Organizaciones que apoyan el texto legislativo:

Acción Marianista para el Desarrollo

Acción Solidaria Aragonesa (ASA)

ActivaT en DDHH

AfroLatidos

Afromurcia en Movimiento

Aga Diseño y Comunicación

Agharas

Agita’t Gràcia

Alboan

Aldarull Llibreria

Alianza por la Solidaridad

Alternativa Antimilitarista.Moc/ADNV

Ambdrets

AMHER SOS Racismo

Amigas y Amigos de la HOAC Tenerife (Hermandad Obrera de Acción Católica)

Amigos del Pueblo Yazidí (APY)

Anticapitalistas Andalucía

Apropem-nos

Aquarius Supervivientes

Área Social de la Institución Teresiana

Arte Sin Frontera

Asamblea de Apoyo a Migrantes de Tenerife

Asociación Acción Verapaz

Asociación Alandar

Asociación Alendoy

Asociación Amigos de El Alto de Bolivia

Asociación Antirracista del País Vasco (A!esan)

Asociación Arraianas

Asociación BaoBat

Asociación Cardijn

Asociación Casa Perú en Canarias

Asociación Colectivo Agar

Asociación Comunidades Cristianas Fe y Justicia

Asociación Cultural Casa Perú

Asociación Cultural Els Fumats

Asociación Cultural La Vorágine Crítica

Asociación de Ayuda Humanitaria al Refugiado NO BORDERS

Asociación de Estudiantes Latinoamericanxs Abya Yala

Asociación de Extranjeros de Andalucía (ADEAS)

Asociación de familias de Guadalix de la Sierra por la paz y la unidad

Asociación de Inmigrantes de África Occidental

Asociación de Mujeres Malvaluna

Asociación de Mujeres Socio Intercultural de Andalucía

Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculturalidad (ASNUCI)

Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia ATH-ELE

Asociación Desarrollo Comunitario Buenos Aires (ASDECOBA)

Asociación DidacArte

Asociación Ecuatoguineana Tierra de Esperanzas

Asociación Educación y Debate

Asociación El Olivar

Asociación Elige la Vida

Asociación Elín

Asociación GRIGRI

Asociación Ilumina Senegal

Asociación Intercultural de Profesionales del Hogar y de los Cuidados (AIPHYC)

Asociación Itxaropen Gune

Asociación Karibu, Amigos del Pueblo Africano

Asociación Kudwa

Asociación Latinoamericana Huelva para todos y todas

Asociación Loiolaetxea para la Integración Social

Asociación Mali de Mazagón

Asociación Marroquí de Derechos de los Inmigrantes

Asociación Motril Acoge

Asociación Mujer y Sociedad

Asociación Mujeres con Voz

Asociación Mujeres Pa’lante

Asociación Mujeres Unidas del Mundo

Asociación Multicultural de Mazagón

Asociación Otro Tiempo

Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA)

Asociación Promoción Claretiana para el Desarrollo Bética (PROCLADE BÉTICA)

Asociación Provivienda

Asociación Puente de Esperanza Madrid

Asociación Red Inang Kalikasan

Asociación Rehoyando

Asociación Rumiñahui

Asociación Sembrar: incidencia para la transformación social

Asociación Senda de Cuidados

Asociación Servicio Socioeducativo Intercultural (SEI)

Asociación Territorio Doméstico

Asociación TICTAC

Asociación Valiente Bangla

Asociación Vecinal Rondilla

Assemblea Feminista València

Associació Catalana de Professionals de l’Estrangeria (ACPE)

Associació de Dones Immigrants Subsaharianes

Associació de Veïns i Veïnes de Poblenou

Associació Hèlia

Associació Juvenil Ndiatiguia Joves Units

Associació MigrEss

Associació ONG Imaginari Kiku Mistu

Asturies por África (AxA)

Ateneo Popular de Alcorcón

Ateneu Zitzània

Avante LGBT+

Ayre Solidario

Ayuda a Refugiadxs en Zaragoza

Ayuda Urgente a África

Bajar a la Calle Sin Fronteras

Barbecho

Ben&Jerry’s España

Bidez Bide Gizarte Sustapenerako Kultur Arteko Elkartea

Bienvenidos Refugiados Málaga

Bienvenidxs Refugiadxs Huesca

Bloque Anticolonial Barcelona

Bolonia Abogacía

Bosco Global ONGD

Boscos Fundazioa

Calala Fondo de Mujeres

Can Serrat

Cáritas Diocesana de Bilbao

Cáritas Diocesana de Ciudad Real

Cáritas Diocesana de Sant Feliu de Llobregat

Cáritas Diocesana de Santander

Cáritas Diocesana de Tarragona

Cáritas Diocesana de Zaragoza

Cáritas Diocesana Segorbe-Castellón

Cáritas Española

Carro de Combate

Casa de la Solidaridat

Catalunya en Comú

CEAR

Centre d’Estudis Africans i Interculturals

Centro Loyola de Murcia

Centro Padre Lasa

Centro Pignatelli

CGT Ceuta

CGT Lleida

Círculo de Silencio Zaragoza

Colectiva Katari

Colectiva La Ruda

Colectivo de Prostitutas de Sevilla

Colectivo Sin Fronteras Albacete

Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Extremadura

CoLibres

Comando Señoras

Comisión Diocesana de Justicia y Paz Tenerife

Comisión General de Justicia y Paz

Comisión Territorio Justicia y Paz Hermanitas de la Asunción

Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS)

Comité Óscar Romero

Como tú, Como yo

Compartiendo Sueños

Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia

Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España (CNAAE)

Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza

CONFER

Convivir sin Racismo

Cooperación Vicenciana para el Desarrollo – Acción Misionera Vicenciana de España (COVIDE-AMVE)

Cooperativa La Raíz

Coordinadora de ONGD de Euskadi / Euskadiko GGKEen koordinakundea

Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas

Cornellà Sense Fronteres

CVX España

DECCO Internacional

Delegación de Migraciones Diócesis de Cádiz y Ceuta

Delegación Diocesana de Migraciones de Granada

Departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española

Diálogos Para Construir

Diapó con África

DIGNItex

Disidia

Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia

Economistas sin Fronteras

Eix Migracions i Refugi de Barcelona en Comú

ElkarTEA (Asociación TEA de Álava)

Emakume Migratu Feministak-Sociosanitarias

Emergencias Frontera Sur Motril

Encuentro y Solidaridad

Entreculturas

Ermua Harrera Elkartea

Escola d’Acollida de l’Ateneu Montserrat

Espacios Berakah

Euskal Herriko Bilgune Feminista

Euskal Herriko Emakumeen Mundu Martxa / Marcha Mundial de las Mujeres del País Vasco

Ex-MENAS Madrid

Extranjeristas en Red

FADEMUR Extremadura

Federación Andalucía Acoge

Federación Andaluza ENLACE

Federación de Asociaciones Africanas en Canarias

Federación de Asociaciones de los Católicos Senegaleses de España

Federación de Comités de Solidaridad con África Negra – UMOYA

FeministAlde

Firekutzen

FISC Cooperación y Desarrollo

Foro de Inmigración (Santiago)

Fraternidades Marianistas Provincia de Zaragoza

Frontera Cero

Fundació Bayt al-Thaqafa

Fundació Migra Studium

Fundació Solidària Flama

Fundación Acogida

Fundación Acrescere

Fundación Apip Acam

Fundación Atabal

Fundación Ayuda Solidaria Hijas de Jesús

Fundación Bangassou

Fundación Canaria Main

Fundación Cruz Blanca

Fundación Don Bosco Salesianos Social

Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur

Fundación Harribide

Fundación Iniciativa Solidaria Ángel Tomás (FISAT)

Fundación Kambia (Mary Ward International Spain)

Fundación María Auxiliadora

Fundación Mornese

Fundación para la Ciudadanía Global

Fundación por Causa

Fundación PROCLADE

Fundación Red Íncola

Fundación Salvador Soler

Fundación San Juan del Castillo (Pueblos Unidos)

Fundación Social Ignacio Ellacuría

Fundación Spínola Solidaria

Fundación Tierra de Todos

Fundación Tierra Habitada

Fundación Valsé

Furia Mexicana

Geltoki

Help Me Please

Hermanas Misioneras de Ntra. Sra. de África

Hermandad Obrera de Acción Católica

Hogar Venezuela Salto Ángel

Hospital de Campaña

Huelva te mira

Instituto Internacional para la Acción Noviolenta (NOVACT)

InteRed

Intersindical CSC

Irídia

Itaka – Escolapios

Izquierda Unida – Verdes Región de Murcia

Jóvenes y Desarrollo

Jovent Republicà

Juan Soñador

Justícia i Pau

Justicia y Paz Murcia

Kalube (centro de acción social)

Kantina Migrante

Kemet Zaragoza

KORIMA Claretianas

La Caníbal SCCL

La Comunal SCCL

La Eroteca Cooperativa

La Manzana Azul

La Resistencia Almería

La Tregua. Arte y Transformación Social

La Villana de Vallekas

Lagun Artean

LaIntersección.net

Llar-Escola De Vida

Lluita Internacionalista

Malen Etxea

Marea Verde Valencia

Médicos del Mundo

Medicus Mundi

Mercedarias Misioneras de Berriz

Migration Mobilities Bristol Research Centre

Mika Sororidad Internacionalista

Misioneros Combonianos

Misiones Salesianas

Morvedre Acull

Moviment Democratic de Gambia

Movimiento de Mujeres Migrantes (MMM)

Movimiento Junior de Sevilla

Movimiento MAS-IPSP Barcelona

Mugarik Gabe Nafarroa

Mugarik Gabe ONGD

Mujer Diáspora

Mujeres Migrantes Diversas

Mujeres Unidas Entre Tierras (MUET)

Mujeres, Voces y Resistencias

Munay – Formación antirracista y decolonial

Mundo sen guerras e sen violencia A Coruña

Mundu Bakean

No Name Kitchen

NOMADAS – Oficina de Migración y Atención a la Diversidad Afectivo Sexual

Nos Unimos

Oblatas del Santísimo Redentor Provincia Europa

Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine

Observatorio Jeanette Beltrán

OCASHA – Cristianos con el Sur

ONG Africando

ONG Amigos de Ouzal

ONG CESAL

ONG La Leona Solidaria

ONGD Ecos do Sur

ONGD SenValos

Ongi Etorri Errefuxiatuak Bizkaia

Ongi Etorri Errefuxiatuak Gipuzkoa

Organización de Cooperación y Solidaridad Internacional

Oxfam Intermón

Papeles y Derechos Denontzat

PAR Almansa – Plataforma de Apoyo a personas Refugiadas

Partido Comunista de España (PCE)

Partido Por Un Mundo Más Justo (M+J)

Partido Renacimiento y Unión de Europa (PRUNE)

Pinardi

Planta Alta

Plataforma Antifeixista i Antiracista de Sant Feliu de Llobregat

Plataforma Burgos Con Las Personas Refugiadas

Plataforma de Inmigración de Molina de Segura

Plataforma PLACA

Plataforma Pro Refugiadxs Alto Aragón

Plataforma Prorrefugiadxs Badajoz

Plataforma Solidaria de Torrero

Plataforma Somos Migrantes

Podemos

Premià Acull

Prodein

Programa Oblatas Murcia

R21

Red Canaria por los derechos de las personas migrantes

Red Cántabra contra la Trata y la Explotación Sexual

Red de Entidades para el Desarrollo Solidario (REDES)

Red de Mujeres Migradas y Racializadas de Euskal Herria

Red de ONGD de Madrid

Red Granadina por el Refugio y la Acogida (RedGra)

Red Humanista entre Culturas

Red Mimbre de organizaciones de infancia del Sector Social de la Compañía de Jesús

Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social

Red Solidaria de Acogida

Rede Galega en Apoio ás persoas refuxiadas

Redes Cristianas

Redesscan

Refugees Welcome España

Regularización Ya

Religiosas del Jesús María

Resistencia en Terra Allea

Reus Refugi

Revuelta de Mujeres en la Iglesia de Madrid

Riders x Derechos

Rudas Resistencia Alimentaria

Salesians (Salesianos Cataluña)

Salvamento Marítimo Humanitario – Aita Mari

Sarrià Sant Gervasi Refugi

Save a Girl Save a Generation

Secretariado Diocesano de Migraciones de Las Palmas

Secretariado Pastoral Migraciones Diócesis de Canarias

Sectorial d’Immigració de l’ANC

Sénégalais Catholiques d’Espagne

SERCADE

Servicio Jesuita a Migrantes

Servicio Murciano de Salud

SETEM Andalucía

Simbiosis Kolective

Sindicato de Inquilinas de Madrid

Sindicato de Mujeres Cuidadoras Sin Papeles

Sindicato OTRAS

Sindicato Popular De Vendedores Ambulantes de Barcelona

Solidaridad con América Latina / Hego Amerikarekiko Elkartasuna

Solidaridad Educación Desarrollo (SED)

SOS Racismo Galicia

SOS Racismo Nafarroa

Sostre i Dignitat

STARTIDEA

Suárez Abogadas

Tancada migrant

Tanquem els CIE

Terrassa Sense Murs

Totes Legals Baix Montseny

Tras La Manta

Tribalian

Unidas se puede

Unió Pobles Solidaris

Unió Segones Oportunitats

Unión Universal Desarrollo Solidario

Valponasca

VeinteTreinta

Visibles.org

Volt España

Zambra Málaga

Zarauzko Bilgune Feminista

La Cañada Real

La Cañada Real: llegó el frío. ¿Solidaridad o indiferencia? 

Nacho Dueñas, cantautor e historiador 

Podríamos pensar que la multinacional Naturgy es insensible por cortar el suministro eléctrico al sector VI de la Cañada Real, y sería cierto. Podríamos pensar que la Comunidad de Madrid es la responsable directa de exigir el restablecimiento de dicho suministro, y sería cierto. Podríamos pensar que el gobierno español lanza balones al córner ante la denuncia de la propia ONU, y sería cierto. 

Pero también sería cierto pensar en la vergüenza ante una sociedad que, en su inmensa mayoría, se muestra absolutamente indiferente por el hecho de que unas 4000 personas, el 45% de ellas niños, están totalmente ignoradas por una ciudadanía que sigue consumiendo sus varias horas diarias de televisión e internet, y que las navidades que se avecinan se darán a la comida y a la bebida sin freno ni indiferencia, en recuerdo del carpintero judío que predicó la sencillez y la solidaridad. 

¿Alguien se ha parado a pensar en el sufrimiento innecesario, sin luz y sometidos a temperaturas bajo cero, de 1800 de niños, que apenas pueden estudiar? ¿Y en los ancianos y enfermos? ¿Y en la pérdida de al menos una vida humana, y más que se pueden producir, y que ya se han anunciado? 

¿Qué podemos hacer los ciudadanos de a pie? Quien quiere hacer algo, con dos manos le basta. Quien no quiere hacer algo, con una excusa le sobra. Los vecinos del sector VI, los que padecen el corte de luz, se han organizado en la Plataforma Cívica de apoyo a la Luz en Cañada Real 
(https://www.plataformaluz.com/), y articulados mediante las redes sociales (https://twitter.com/plataformaluzcr), presentan tres exigencias: luz, contrato y mesa de seguimiento. Es decir, que se restablezca el suministro de electricidad, que les permitan acceder a los contratos que regularicen su situación, y que se vele por el cumplimiento de estas exigencias, justas, factibles y técnicamente sencillas. 

Quien quiere hacer algo, decíamos, con dos manos le basta. Con ellas puede difundir la reivindicación o firmar la adhesión a la causa, solo con entrar en su página web, cuyo link se encuentra en el párrafo anterior. Si así hacemos, se demostrará que la izquierda se preocupa por la justicia social, que la derecha tiene razón al estar orgullosa de ser española, o que los cristianos aplican aquello de tuve “hambre y me diste de comer”. 

Para que la Naturgy, la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España puedan atropellar de este modo a estas 4000 personas (1.800 de ellos niños) se necesita del silencio cómplice de nosotros, ciudadanos de a pie. Esa es una mala noticia. Pero demos la vuelta al argumento. Si nosotros, ciudadanos de a pie reaccionamos y apoyamos las reivindicaciones, tanto la Naturgy, la Comunidad de Madrid, como el Gobierno de España tendrán que satisfacer tales reivindicaciones. Esa es una buena noticia. 

Y es que muchas pequeñas acciones, ejercidas por muchas pequeñas personas, en muchos pequeños lugares, puede dar pie a grandes cosas. Y creo obvio que es grande que un solo niño del sector VI de la Cañada Real pueda mañana mismo encender la calefacción, prender una bombilla o conectarse a la red para poder hacer la tarea. Más grande que el Real Madrid gane la liga, o que la selección española el mundia

Solidaridad con Haití en esta Navidad

Los obispos de Haití lanzan un urgente llamamiento por Navidad

El Episcopado pide ayuda para “sanar la herida” del país, sumido en el caos

Haitianos se agolpan en una estación de servicio ante el desabastecimiento de combustible

La situación que vive hoy Haití, “¿no debería desafiar la conciencia de quienes tienen responsabilidades en la comunidad internacional y llevarlos a trabajar sin descanso para ayudarnos a sanar esta herida y promover el respeto por los derechos universales?”, se preguntan indignados los obispos del país caribeño. Un reclamo que extienden, por supuesto, a los líderes políticos locales: “¿No se sienten también más preocupados que nunca por esta situación caótica y catastrófica que no da señales de ralentizarse?”.



Así lo ponen de manifiesto en su mensaje navideño, publicado el pasado día 18 y que se convierte en un urgente llamamiento al mundo para que acuda en auxilio de un país sumido en el caos político, económico y social, que se ha visto acrecentado desde el asesinato en julio del entonces presidente Jovenel Moïse. Los prelados entienden que no pueden “permanecer indiferentes ante los trágicos acontecimientos de los últimos meses”, por lo que han querido aprovechar la tradicional felicitación de estas fechas para lanzar un nuevo grito de socorro, tanto a los principales líderes de la esfera internacional como a los funcionarios locales electos, con el propósito de encontrar una salida al estado de zozobra institucional y social que amenaza seriamente la estabilidad del país.

Salto moral y patriótico

El mensaje episcopal apela a la conciencia personal y colectiva para acometer “un salto moral y patriótico” que permita superar esa peligrosa sensación de descontrol que vive Haití desde hace años. Una deriva que se ha agravado en los últimos tiempos, especialmente tras el asesinato del primer mandatario y el terremoto que pocas semanas después asoló la comunidad costera de Los Cayos, al sur de la isla, con un balance de 2.200 muertos y más de 50.000 casas destruidas.

A todo ello cabe añadir que, desde principios de este 2021, se han producido cerca de mil secuestros. Por eso, “al mostrar nuestra solidaridad con el dolor de todos aquellos que son víctimas de secuestros, violaciones y violencias de todo tipo, confiamos a la misericordia de Dios las almas de nuestros hermanos y hermanas inocentes que han caído bajo las balas de grupos fuertemente armados”, lamentan los prelados, al tiempo que condenan sin paliativos “estos actos fratricidas” y exigen que “la verdad, el orden y la justicia sean restaurados con la autoridad del Estado”. (…)

S.O.S. por Haití


t

Foto de archivo

Obispos de Haití llaman a la comunidad internacional a poner fin a la crisis en el país

La Navidad fue la ocasión para que los prelados lanzaran un grito al mundo y a los políticos locales para que encuentren una salida al estado de desorden institucional y social que amenaza la estabilidad del país

Anna Poce – Ciudad del Vaticano

«Como pastores, no podemos permanecer indiferentes ante los trágicos acontecimientos de los últimos meses», escribe la Conferencia Episcopal de Haití en su mensaje de Navidad, publicado en sus canales sociales y dirigido a todos los religiosos, fieles laicos y personas de buena voluntad del país. La Iglesia, reafirmando su voluntad de apoyar a sus hijos en sus angustias y esperanzas, lanza un llamamiento urgente al mundo para que acuda en ayuda de un país sumido en el caos político, económico y social, especialmente tras el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio.

Ayuda para «curar esta herida»

En este tiempo de Navidad, que nos lleva a abrirnos «a nuevos horizontes, a un ideal de vida más grande y más noble» y a salir de la indiferencia, la Iglesia se pregunta si la situación de Haití no debería llevar hoy a «quienes tienen responsabilidades en la comunidad internacional a trabajar incansablemente para ayudar a curar esta herida y promover el respeto de los derechos universales». Esta petición se hace también extensiva a los políticos locales: «¿No están también más preocupados que nunca por esta situación caótica y catastrófica que no muestra signos de desaceleración?».

El país, uno de los más pobres del mundo, vive desde hace años una situación de inestabilidad política, agravada recientemente por el asesinato del presidente y la violencia desenfrenada. Las bandas y las organizaciones criminales abundan en varias regiones. Los secuestros se han convertido en una importante fuente de ingresos. A estos trágicos sucesos se sumó el terremoto del 14 de agosto, que devastó la comunidad costera de Los Cayos, en el sur de la isla, dejando 2.200 muertos y más de 50.000 viviendas destruidas, y una tormenta tropical. En este dramático contexto -escriben los obispos-, muchos compatriotas se ven obligados a abandonar el país, con la esperanza de encontrar la prosperidad en otro lugar, pero a menudo son víctimas de malos tratos y discriminación.

Despertar moral y patriótico

Ante el preocupante y continuo deterioro de la situación, los obispos piden «una toma de conciencia personal y colectiva», así como un «despertar moral y patriótico» para luchar contra las fuerzas del mal que generan atrocidades y sufrimiento en todas partes. Expresan su solidaridad con el dolor de quienes son víctimas de secuestros, violaciones y violencias de todo tipo, y confían a la misericordia de Dios las almas de los hermanos y hermanas inocentes que han caído bajo el fuego de los grupos armados. «Con toda nuestra fuerza, condenamos estos actos fratricidas -afirman- y pedimos que se restablezca la verdad, el orden y la justicia junto con la autoridad del Estado».

Recordando, por último, las palabras del Papa Francisco, pronunciadas durante el rezo del Ángelus el 31 de octubre, en la Plaza de San Pedro, cuando pidió «a los líderes de las naciones que apoyen a este país, que no lo dejen solo», en este momento de duras pruebas, gran sufrimiento y dolor, instan a los actores políticos, sociales y económicos a encontrar una solución definitiva y duradera a la crisis que atraviesa el país; a los grupos armados y a quienes los apoyan para que depongan las armas y contribuyan a la reconstrucción de un mundo más justo, humano y solidario; a todos los ciudadanos para que dejen de poner sus pequeños intereses por encima de los intereses de la nación