Tres años de la España Vaciada: la primavera rural

Desde su primera manifestación en la Plaza de Colón en 2019, la coordinadora ha duplicado las plataformas que la componen y ha revolucionado la agenda política en torno al acuciante problema de la despoblación en el país.

(20/03/2022) Varios manifestantes durante la la marcha por el mundo rural el 20 de marzo en Madrid.
Varios manifestantes durante la marcha por el mundo rural el 20 de marzo en Madrid.  Isabel Infantes / EUROPA PRESS

ADHIK ARRILUCEA@ADHIKARRILUCEA

Existen dos Españas, una llena y otra vaciada, que en algún momento también estuvo llena. Hace exactamente tres años, el 31 de marzo de 2019, más de 80 plataformas se concentraron en la Plaza de Colón de Madrid para reivindicar que los territorios despoblados también existen, pero sufren una grave desatención por parte de los políticos y la ciudadanía, lo que ha llevado a una pérdida de recursos y desarrollo.

Según los datos del Comisionado del Gobierno Frente al Reto Demográfico, el 90% de la población española, más de 42 millones de habitantes, se concentra en 1.500 municipios que se extienden por el 30% del territorio. Esto implica que solo un 10% de los españoles, menos de cinco millones, tiene la tarea de sostener el 70% de la superficie del país. La densidad media de la España Vaciada apenas supera los 14 habitantes por kilómetro cuadrado.

En aquella primera manifestación, se escucharon y leyeron consignas como «ni tontos ni anormales, somos jóvenes rurales» o «en invierno me tengo que meter en Facebook para ver gente». El proyecto estaba exento de colores, y es que acudieron políticos de todo el espectro, como la exministra del PPIsabel Tejerina, o el diputado de PodemosPablo Echenique.

Los problemas de la despoblación en el Estado llaman cada vez más la atención. Entre 2011 y 2019 se recortó severamente el número de ediles de los pueblos, llevándose a más de 1.200 concejales en zonas de AragónExtremaduraCastilla-La Mancha y Castilla y León.

El 90% de los médicos rurales no perciben ningún incentivo

Pero la política institucional no ha sido la única afectada. El deterioro de servicios esenciales como la medicina entorpecen el bienestar de los habitantes en el 70% del territorio. Figuras como la del médico rural han sido la gran olvidada de la España vacía. Según una encuesta de la Organización Médica Colegial, el 45% de los preguntados se desplaza a diario más de 50 kilómetros para acudir a sus poblaciones de trabajo y el 90% no percibe incentivo alguno por su trabajo rural.

El salto a la política institucional

La España Vaciada duplicó en 2021 las plataformas que la componen, representando a 28 provincias y 12 comunidades autónomas. La coordinadora decidió en su III Asamblea Nacional, celebrada el pasado mes de septiembre, que concurrirá a las próximas citas electorales para formar un grupo parlamentario propio.Se ha debatido mucho sobre si el proyecto contra la despoblación se posiciona a la izquierda o a la derecha del espectro ideológico. El diputado de Teruel Existe votó a favor de la investidura de Sánchez, pero no sin presiones. El presidente del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, también ha tratado de buscar una alternativa a Vox con Soria ¡Ya!

La derecha salió a las calles el 19 de marzo para apoyar a colectivos agrarios y ganaderos. Sin embargo, el soporte mediático que muestran los grupos conservadores contrasta con las políticas que emprenden en el poder.

De momento está por ver lo que sucederá en las próximas elecciones y cómo la España Vaciada reequilibrará la balanza del ajedrez político. Tres años después de aquella célebre manifestación, las palabras del territorio rural siguen vigentes: «Que seamos pocos no significa que tengamos que vivir peor»

La Plataforma de la España Vaciada

Los futuros partidos de la España vaciada, en la diana: «Irán a muerte a por nosotros»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-47.jpeg

 

  Representantes de las plataformas de la España vaciada en la III Asamblea de Preiego

En provincias, PP y PSOE nunca han sentido especial simpatía por las plataformas ciudadanas, pero en los últimos años la situación se ha vuelto más incómoda. Desde que Teruel Existe dio el salto a la política, abriéndole un boquete a los socialistas en Aragón, las aguas se agitaron. Y ahora que los grupos contra la despoblación, articulados en torno a la Coordinadora de la España vaciada, han anunciado que harán lo propio y concurrirán -aunque no saben todavía cómo- a los próximos comicios, es previsible que comience una guerra sin cuartel. 

Hay mucho en juego. Durante décadas, PP y PSOE apenas han visto amenazado su poder en la España interior. Salvo contadas excepciones, ni Podemos ni Ciudadanos ni Vox lograron hacerles más que rasguños en las urnas. El golpe de Teruel Existe en Aragón, donde cosechó un diputado y dos senadores, fue contundente y es previsible que plataformas como Soria ¡Ya!, Cuenca Ahora o Jaén Merece Más, entre otras, intenten replicar el modelo para reclamar inversiones desde Madrid. 

La brecha entre la España rica, poblada y vaciada que decidirá las próximas elecciones 

El país vive un momento de tensión territorial, y no es por Cataluña. La cumbre Moreno-Puig ha desatado un seísmo que supera siglas o ideologías. Habrá sacudida del mapa electoral si Teruel Existe se reproduce 

El trono de las provincias está en juego. El último que lo asaltó fue Tomás Guitarte y el diputado aún se acuerda de la navidad de 2019. Su formación se decantó por apoyar la investidura de Pedro Sánchez y, en cuanto trascendieron sus intenciones, las críticas y ataques se desataron en cascada, llegando incluso a traducirse en amenazas y pintadas en su pueblo. «Teruel Existe, como los perros o las serpientes», dijo sobre ellos el presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, poco después de que la formación anunciara que concurriría a las urnas. Estas palabras pueden servir como aviso a navegantes de lo que puede suceder en aquellos territorios en los que se repita la historia. 

 Proporcionado por El Confidencial Vanessa García, portavoz de Soria Ya!, en un acto reivindicativoVanessa García, portavoz de Soria Ya!, en un acto reivindicativo 

«Somos conscientes de que, si damos el paso, intentarán amedrentarnos y meternos miedo, también inventarán cosas de nuestras vidas y de nuestras familias, como ya hicieron con Tomás», subraya Vanessa García, portavoz de Soria ¡YA!. «Irán a saco. Ante el miedo que les genera no haber hecho lo que tenían que hacer y que vengan plataformas para ocupar su puesto, intentarán generarnos miedo a nosotros», pronostica García, quien reconoce no tenerlo: “Que cada uno escoja su arma: unos harán campañas de desprestigio y otros, trabajaremos”. 

Igual de claro lo tiene Juan Afán, portavoz de Jaén Merece Más: «Se van a inventar lo que hay y lo que no hay y van a ir a muerte a por nosotros». El propio Afán añade que los partidos hegemónicos han cambiado de actitud con ellos conforme tomaba fuerza la idea de que fueran un rival en las urnas. «Antes éramos los tontos de la España vaciada y hasta se reunían y se hacían fotos con nosotros. Ahora ya no quieren vernos porque nos consideran el enemigo», destaca Afán. 

La España vaciada alerta a Vox 

En Vox se han encendido las alarmas ante la posibilidad de que esta nueva plataforma, más electoral que política, pueda frenar y arrebatarles su crecimiento en los núcleos rurales 

Cruz Fernández es el coordinador de Cuenca Ahora y tampoco cierra los ojos ante esta situación. «Este tipo de cosas está claro que no sientan nada bien a los partidos, especialmente en territorios como estos, donde tienen su cuota de mercado desde hace décadas y apenas ha variado en 40 años de democracia». Fernández, igualmente, estima que, al margen de PP y PSOE, también tendrán enfrente a la formación de Santiago Abascal: «Últimamente, el partido que amenazaba ese último escaño de las provincias pequeñas era Vox, que quería canalizar el descontento de la España vaciada, pero sin hacer realmente propuestas». 

«No son el ombligo del mundo» 

Un diputado de estos territorios con sólida experiencia en la Cámara Baja, en conversación con este diario, resta trascendencia al caso, al menos de momento. «A día de hoy no son un enemigo muy importante», resuelve el político, que al ser preguntado por estas campañas que temen las plataformas de la España vaciada pone a estos grupos contra el espejo: «Ellos tienen miedo a estas campañas, pero son ellos los que están haciendo campaña constante contra los que representamos a estas zonas». 

«Las plataformas tienen miedo a estas campañas, pero son ellos los que las hacen constantemente contra los diputados de estas zonas» 

De igual modo, destaca que una vez que estos colectivos den el paso definitivo, será un camino de no retorno hacia la arena política, donde nadie regala nada. «En política, si das un paso, sabes a lo que te expones. Si no, malo», incide, para acto seguido volver a enfriar la disputa: «Que tampoco se crean el ombligo del mundo, que los partidos grandes estamos más acostumbrados de lo que se creen a convivir y competir con otras fuerzas políticas». 

Lo más duro, en casa 

La previsible entrada en el tablero político de nuevos actores para repartir el mismo ‘pastel’ en las provincias con problemas de despoblación causará, a buen seguro, otras cuestiones algo más mundanas, como que políticos de toda la vida se queden sin trabajo. Las plazas en el Congreso y el Senado son de las más cotizadas: dan proyección política al elegido y también están bien remuneradas, por lo que la competencia interna es intensa cada vez que hay que confeccionar las listas. 

Hasta ahora, los grandes partidos de pequeños territorios, como sostiene un dirigente popular a este medio, casi daban por seguras estas plazas, pero la irrupción de las plataformas, si finalmente consiguen el respaldo en las urnas, modificará el escenario. Y esto es un tema espinoso. «Es jugar con sus lentejas», ironizan fuentes de la Coordinadora de la España vaciada consultadas por El Confidencial. 

Turismo sostenible, Erasmus rural, biomasa… Cinco ideas para reactivar la España vaciada 

Ya sea por la instalación de empresas o por la actividad de compañías que influyen en sus ciudadanos, estos municipios pueden conseguir que sus economías remonten el vuelo 

La parte más dura del camino, como explican desde Teruel Existe basándose en su experiencia, llegará en el día a día y desde los territorios de origen de cada plataforma. En una entrevista en Aragón Televisión del pasado mes de julio, el propio Guitarte denunció que el Ejecutivo autonómico de Lambán intentaba opacar cualquier iniciativa surgida desde Teruel Existe. «Teníamos una presentación de la UNED con el ministro de Universidades y Lambán llamó en persona para impedirle que yo estuviera en ese acto», criticó el diputado, que acto seguido señaló que esta situación se había repetido en otras ocasiones con otros ministros. De hecho, esta dificultad para que su actividad se conozca ha obligado a Teruel Existe a lanzar un boletín que sus voluntarios distribuyen por los pueblos de la provincia. 

El escenario que se abre, con todos estos elementos sobre la mesa, es apasionante desde el punto de vista político, pero también preludia una batalla descarnada. La parte positiva, al menos para los intereses de la España vaciada y como coinciden los portavoces de las plataformas consultadas es, ahora que los partidos políticos tienen un nuevo rival, que esto pueda servir como un acicate para que se pongan en marcha las medidas reclamadas desde hace años. «Da igual quién lo haga, pero que se haga y así todos ganaremos», reivindica García, de Soria ¡Ya!. La batalla que puede desnivelar el orden clásico de la política en España está servida.