Una oportunidad para Castilla y León

Tomás Guitarte Diputado de Teruel Existe
  • La opinión pública y los ciudadanos saben muy bien que Castilla y León necesita una oportunidad. Que todas esas medidas de programas electorales oportunistas sólo tendrán una oportunidad auténtica en pueblos y ciudades y la posibilidad de ser realidad, si los candidatos de España Vaciada son elegidos procuradores en las urnas

Durante estos días de contacto directo con mucha gente, uno percibe en Castilla y León, con mayor intensidad, el valor de la autenticidad, la sinceridad de las personas cuyas palabras, miradas y saludos transmiten verdad, sin tapujos ni intereses, la confianza de quienes, con ilusión, confían sus problemas y aspiraciones. Encontrarse así con la gente, exige también una mirada introspectiva que ayuda a reconocerse en los otros. Miradas y palabras de autenticidad que invitan al consenso social y político, frente a la lucha por el poder disfrazada de ideología o al bochorno de estos días en el Congreso. Gestos que ponen en claro lo que de verdad importa: los valores de la democracia inclusiva y la solidaridad del estado del bienestar, una sanidad pública garante de la salud de todos, nuestra obligación de trabajar por los derechos y libertades de todos y para crear empleo de calidad así como condiciones que permitan a las personas vivir donde quieran vivir, la obligación de cuidar nuestros pueblos, ciudades y territorios para que todos tengan sus oportunidades, sin quedar al servicio de intereses ni de otros territorios.

Por ello fue emocionante poder compartir el día de la Repoblación con los vecinos de Belorado y con Joserra González de Burgos, con el volteo de campanas en el campanario. El repique se extendía por los Montes de Oca, al igual que desde decenas de campanarios en tantos pueblos, llamando a trabajar por la repoblación. Los sonidos de antaño se hacían actuales invitándonos a sumar fuerzas para defender los derechos de la población rural, para gritar que hay muchos pueblos que siguen vivos, para exigir que la lucha contra la despoblación y corregir los desequilibrios territoriales sean, desde ahora, un compromiso permanente.

Quizá han sido estos repiques de campanas por la despoblación en los tres últimos años, quizá la manifestación de la Revuelta de la España Vaciada del 31 de marzo de 2019, quizá también el trabajo continuo de Teruel Existe en el Congreso y Senado, o quizá los estudios de instituciones que alertan sobre la gravedad de los problemas y efectos de la despoblación. Lo cierto es que casi todos los partidos se han apresurado a incluir medidas para el medio rural y contra la despoblación en sus programas electorales. Algunos incluso han visitado granjas y grabado vídeos, en un ejercicio de propaganda electoral que, ahora, solo pretende aprovecharse de los problemas de la despoblación.

La opinión pública y los ciudadanos saben muy bien que Castilla y León necesita una oportunidad. Que todas esas medidas de programas electorales oportunistas sólo tendrán una oportunidad auténtica en pueblos y ciudades y la posibilidad de ser realidad, si los candidatos de España Vaciada son elegidos procuradores en las urnas. Entonces sí, en ese momento, habrá un grupo parlamentario en las Cortes de Castilla y León con el objetivo de trabajar cada día por corregir los desequilibrios territoriales, para conseguir que la gente cuente, que los consultorios se abran y los servicios lleguen a los pueblos, para implantar el mecanismo de garantía rural, y para conseguir que ser pocos no reste derechos.

La España Vaciada al Congreso

La España Vaciada busca fórmula para lograr grupo propio en el Congreso

Tomás Guitarte

Archivo – El diputado de Teruel Existe y presidente de la formación, Tomás Guitarte, durante su intervención en la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados tras el estado de alarma, en Madrid (España), a 24 de junio de 2020.

Cristina Armunia Berges / Iñigo Aduriz

La España Vaciada quiere tener lista para enero «la fórmula exacta» para concurrir a próximas citas electorales. La idea es presentar un proyecto de «ámbito estatal» con el que lograr un objetivo: lograr tener grupo propio en el Congreso de los Diputados. La senda la abrió Teruel Existe hace dos años, al lograr aterrizar con un diputado en la carrera de San Jerónimo tras anunciar por sorpresa su candidatura y convertirse en la fuerza más votada de la provincia. Ahora el movimiento de la España que reclama financiación, carreteras y servicios busca armar una candidatura a través de una federación o coalición.                                                                                                    «Lo que se está estudiando ahora es la fórmula de participación», explica el diputado Tomás Guitarte a elDiario.es. El turolense admite que se están barajando «alternativas distintas», pero que quieren dar con la «más adecuada», la que les sirva para lograr lo que se han propuesto. «El objetivo mínimo y a su vez el principal es conseguir un grupo parlamentario en el Congreso y en el Senado y para eso hay varias fórmulas».                    La idea de una multitud de plataformas al estilo Teruel Existe, pero sin un paraguas común, queda descartada. «Lo que sí que es evidente es que, bajo la fórmula que sea, lo que se trasladará al ciudadano español es una oferta conjunta. No va a ser 30 o 40 formaciones y que cada uno concurra por un sitio, sino que irán todas coligadas o federadas», confirma Guitarte.                                                                                          Al ser preguntado por si se están fijando en un modelo de partido parecido al del PSOE, insiste en la idea de poder «conseguir combinar los movimientos». «En cada provincia suele haber un movimiento potente. Lo que hablamos es de una federación, no que sea una solución federal, sino de una federación. Si esos movimientos se constituyen en formación política, hay varias fórmulas de agruparlos. Una de ellas es una federación entre ellos y otra simplemente una coalición electoral que se forma para participar en unas elecciones».

Pone como ejemplo las federaciones del PSOE o los diferentes grupos que formaron las confluencias de Podemos en pasadas elecciones. «Todo son federaciones o coaliciones. Es el mismo esquema, pero igual en vez de haber tres o cuatro federaciones puede haber 15 o 20», apunta. Por el momento, han pedido informes jurídicos «para conocer las ventajas de cada fórmula».

«La fórmula exacta no se definirá hasta finales de enero o principios de febrero porque lleva sus procesos contar con la opinión de todos. Desde abajo hacia arriba», añade.

La cara política más visible de esta España Vaciada cree que pueden llegar a ser los únicos «que oferten un modelo de desarrollo o un programa electoral distinto». «Porque lo que hay ahora, hay un matiz de izquierdas o de derechas, comparten un modelo de desarrollo que se ha seguido hasta ahora».

Según la normativa vigente, lograr conformar grupo propio en el Congreso –para ello es necesario contar con al menos 15 escaños o, a través de una segunda vía, superando los cinco diputados y el 5% de los votos en todo el país o el 15% en todas las circunscripciones en las que se concurre– supone ventajas políticas, económicas y de medios para los partidos.

Los grupos parlamentarios tienen garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y consiguen voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones. Dentro del Grupo Mixto, en cambio, hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones.

En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos. En términos económicos, además, las Cámaras reparten una subvención fija al mes igual para todos los grupos: en el Congreso esta ayuda es de 29.606,56 euros y en el Senado de 15.200 euros. Además, existe una «retribución variable», también mensual, que depende del número de parlamentarios que tenga cada grupo: 1.703,57 euros por cada diputado y 1.900 euros por cada senador.

Según el propio Guitarte, la constitución de esta herramienta política, a la que todavía no se dirige como partido, aunque ya está en el registro del Ministerio de Interior desde finales de septiembre, «probablemente requerirá una asamblea constituyente en función de cómo sea la herramienta que se esté utilizando».

Decidir la fórmula, fijar una asamblea constituyente y elegir los territorios a los que presentarse serán los siguientes pasos, que ya parecen inminentes, de la España Vaciada. Elegir bien en qué circunscripciones concurrir, al estilo de Más País en las últimas generales, será esencial para obtener grupo propio.