Día contra la Trata

En el día Mundial contra la Trata de Personas 2022: crece el número de niños y niñas víctimas de la trata

Manos Unidas lucha contra la trata de personas
Manos Unidas lucha contra la trata de personas Marta Carreño

La trata de seres humanos, una grave violación de los derechos humanos, se ha convertido en una de las tres actividades criminales más lucrativas a nivel mundial

En Benín, por 30 euros, un infante puede pasar a ser propiedad de sus explotadores  

En Camboya, el éxodo de las comunidades rurales a las ciudades fronterizas con Tailandia incrementa la explotación de los menores

 | Manos Unidas

Con motivo del Día Mundial contra la Trata de Personas, Manos Unidas constata como ha aumentado el número de niños y niñas víctimas de trata. En esta línea, Naciones Unidas afirma que la proporción de menores entre las víctimas de la trata detectadas se ha triplicado en los últimos 15 años, mientras que la proporción de niños varones ha aumentado cinco veces. Las niñas son tratadas principalmente con fines de explotación sexual y los niños son utilizados para trabajos forzados.

Por otro lado, el organismo destaca que, a nivel mundial, una de cada tres víctimas detectadas es un niño. Pero esa cifra se incrementa considerablemente en algunas partes de África y en la zona del sudeste asiático, donde la cifra se eleva hasta casi el 100 % de las víctimas.

En estas regiones del mundo, Manos Unidas apoya proyectos de prevención de la trata de niños y de asistencia a estos pequeños afectados, de lo que se ha llegado a denominar la peor forma de esclavitud en el mundo contemporáneo.    

Menores en la escuela en Benin
Menores en la escuela en Benin Marta Carreño

Qué es la trata de personas

La trata de personas es un fenómeno global, que está presente en todas las regiones del mundo. Se trata de un delito muy serio, que lleva asociadas graves violaciones de los derechos humanos y que, a pasar de estar prohibido y penado en la mayor parte de los países del mundo, sigue afectando a decenas de miles de personas cada año. 

La trata de personas es la adquisición de personas por medios indebidos como la fuerza, el fraude o el engaño, con el fin de explotarlas. Las víctimas son explotadas en restaurantes, granjas, obras de construcción, burdeles, fábricas, mercados, minas y en los hogares. Esta explotación incluye la derivada de la prostitución y de otras formas de explotación sexual.

En Benín, por 30 euros, un niño o una niña pueden pasar a ser propiedad de sus explotadores

En Benín, uno de los países de origen y tránsito de niños víctimas de la trata para trabajos forzados y para prostitución, Manos Unidas colabora desde hace años con los Salesianos de Don Bosco en proyectos de búsqueda e identificación de menores en situación de riesgo. La mayoría de estos pequeños son captados por las mafias de traficantes en las zonas rurales del país, y terminan siendo vendidos, explotados y maltratados en los mercados de las grandes ciudades como Cotonou, Parakou o Kandi.

Niños en Benin
Niños en Benin Icíar de la Peña

«El destino de estos niños y niñas traficados puede ser la prostitución u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o la servidumbre», explica Marta Goyeneche, responsable de proyectos de Manos Unidas en el país africano.

Benín es una de las antiguas rutas de la esclavitud y allí, a pesar de los esfuerzos del Gobierno para acabar con esta práctica, miles de niños caen cada año en las redes de las mafias. «A veces –asegura Marta Goyeneche- los venden impunemente. Por 30 euros, un niño o una niña pueden pasar a ser propiedad de sus explotadores».

A veces es el engaño y la promesa de una vida mejor para los niños lo que mueve a los padres de estos pequeños a desprenderse de ellos. «Este es el caso de los «vidomegon», que, fundamentalmente, son niñas entregadas o vendidas por sus padres a otras familias con el engaño de que van a recibir educación y que terminan trabajando en régimen de semi-esclavitud, en el servicio doméstico», aclara Goyeneche.

«Y, en otras ocasiones son la desesperación y la pobreza, los que empujan a las familias a prescindir de alguno de sus hijos y, en otras muchas, lo son el secuestro o el abuso de poder», continúa la responsable de proyectos de Manos Unidas en Benín.

Los niños de Benín
Los niños de Benín Marta Carreño

Manos Unidas ha apoyado el trabajo de los salesianos y salesianas en Cotonou, Porto Novo, Kandi y la ciudad fronteriza de Malanville. Un trabajo que explica Marta Goyeneche: «Tras la búsqueda e identificación de los menores en riesgo, llega el proceso de acogida y seguimiento de los menores y su reinserción escolar, a través de escuelas aceleradas; profesional, por medio de talleres de formación profesional para que puedan desarrollar sus capacidades y transformar su presente y su futuro. Y, si es posible, se intenta, también, la reinserción familiar».

En Camboya, el éxodo de las comunidades rurales incrementa la explotación de los menores

Manos Unidas trabaja también contra la trata en Camboya. En el país del sudeste asiático, la pobreza, que afecta especialmente a las comunidades del medio rural, incrementa los índices de migración a Tailandia, el abandono de las familias y la explotación de los hijos menores.

Trata de menores en Camboya
Trata de menores en Camboya Marta Carreño

Uno de los proyectos de prevención y acompañamiento a niños víctimas de la trata y el tráfico de menores que apoya Manos Unidas se localiza en la ciudad fronteriza de Poipet.

«Poipet ha crecido exponencialmente en los últimos años, ya que ha recibido a camboyanos de otras partes del país que llegan buscando las oportunidades que ofrecen los pequeños negocios alrededor de los casinos de nueva construcción en la frontera tailandesa, pero la realidad es que las oportunidades para las personas sin formación son muy escasas y la mayor parte de los habitantes de la ciudad viven por debajo del umbral de la pobreza», explica Ana Luna, responsable de proyectos de Manos Unidas en el sudeste de Asia.

Una niña estudia en Camboya
Una niña estudia en Camboya Iciar de la Peña

Poipet es un lugar «extremadamente peligroso para los niños», que pueden ser víctimas de la trata de personas, la explotación sexual, la drogadicción, el contrabando y otras lacras sociales.

«La mayoría de estos menores no asiste a la escuela o no lo hace con regularidad –explica Ana Luna- por eso, el principal objetivo de Damnok Toek, la ONG local con la que Manos Unidas colabora desde hace años, es, además de la prevención de abusos a la infancia, la rehabilitación de aquellos menores que han sido víctimas de ellos en cualquiera de sus manifestaciones y la reintegración en la sociedadusando la formación como vía de inserción». De esta manera, los niños que han abandonado la escuela a edad temprana pueden recibir la educación no formal necesaria que les permita reintegrarse lo antes posible en la educación primaria reglada

Jornada de oración contra la trata de personas

Elizalde: «El trabajo en red de tantas buenas personas acabará con el infierno por el que pasan miles de mujeres»

Elizalde. ”El trabajo en red de tantas buenas personas  acabará con el infierno por el que pasan miles  de mujeres”
Elizalde. ”El trabajo en red de tantas buenas personas acabará con el infierno por el que pasan miles de mujeres”

El Obispo de Vitoria apela a quienes dirigen grupos criminales de explotación de personas y les exhorta a “cambiar de vida por su propio bien y por el bien de las víctimas”, las cuales han aumentado con la pandemia

Para este 2022 el trabajo del departamento de la Conferencia Episcopal Española que dirige el Obispo de Vitoria intensificará su actividad para seguir denunciando la trata y ayudando a todas las personas que la sufren

Santa Josefina Bakhita murió en 1947 en Schio, al norte de Italia, tras haber perdonado en numerosas ocasiones a sus captores y a quienes tanto la torturaron. Fue proclamada santa en el año 2000 por el Papa Juan Pablo II y es considerada una de las santas africanas de la modernidad

 | Vicente Luis García Corres (Txenti)

Este martes, 8 de febrero, es la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas por ser la festividad de Santa Josefina Bakhita, esclava sudanesa que sufrió todo tipo de torturas. Por este motivo monseñor Elizalde, en calidad de responsable del Departamento de Trata de la Conferencia Episcopal Española, ha querido lanzar un mensaje a toda la sociedad para tomar conciencia de esta forma de esclavitud que afecta especialmente a mujeres –niñas, adolescentes y jóvenes– y que, según ha denunciado, “ha aumentado con la pandemia”.

Elizalde ha evidenciado que “esta lacra se ha silenciado y las víctimas han sido invisibilizadas especialmente en estos dos últimos años”, algo que tenemos que, en palabras del obispo, «seguir denunciando a todos los niveles”. En su nota se hace eco también de las palabras del Papa Francisco, y ha pedido a las personas “que más responsabilidad tienen en este mal, hombres y mujeres que se lucran de este mercadeo, a que cambien su conducta de vida para estar en gracia de Dios”. 

Monseñor Elizalde ha subrayado la importancia de este punto para “frenar a los grupos criminales”, invitándoles por ello a “abandonar el pecado que cometen con cada mujer y niña que sufre un infierno por sus acciones y decisiones”, exhortándolos a hacerlo “por su propio bien y por el bien de las víctimas».

También ha recordado que “la misericordia de Dios es enorme” para con estas personas rememorando las palabras del Papa cuando afirma que “Jesús combate el pecado pero nunca rechaza a ningún pecador”. En este sentido ha traído una frase de Santa Josefita Bakhita cuando, “al ser preguntada sobre si odiaba a quienes tanto le habían hecho sufrir, ella respondió: rezo mucho por ellos, para que el Señor, que ha sido tan bueno y tan generoso conmigo, lo sea también con ellos hasta el punto de convertirlos y salvarlos a todos”.

El Obispo de Vitoria ha insistido en trabajar en este sentido para combatir a la trata desde su propio entramado y ha finalizado su mensaje “agradeciendo a las miles y miles de personas que están trabajando contra la trata –desde la Iglesia y estamentos judiciales, policiales y ONGs– en favor de la justicia y de las víctimas” y ha puesto en valor el “trabajo en red de estas buenas personas que acabará venciendo al mal, apoyándonos en la oración, en favor de la liberación de las víctimas”.

En el marco de esta jornada muchas ciudades celebrarán eucaristías y vigilias de oración. En Vitoria, la iglesia de San Antonio, en la plaza del General Loma, acogerá una celebración por el fin de la trata de personas a las 19:30h y que será presidida por el Vicario General, D. Carlos García Llata. En todas ellas habrá testimonios sobre esta forma de esclavitud que envuelve la explotación sexual, laboral o trabajos forzosos además de mendicidad y tráfico de órganos entre otros. El Obispo de Vitoria, por su parte, participará en un acto con responsables de Iglesia que trabajan ayudando a víctimas de la trata con testimonios de mujeres supervivientes a esta lacra.

Santa Josefina Bakhita

Esta santa nació en Sudán y murió en Italia en 1947 a los 78 años de edad. Gran parte de su vida –toda su infancia y juventud– la vivió como esclava tras haber sido secuestrada por comerciantes árabes. Fue vendida en varias ocasiones, obligada a ir descalza y golpeada casi a diario hasta que, tras haber sido cambiada de propietarios, en 1888 conoció a las religiosas Hermanas Canossianas de Venecia, quienes la acogieron, cuidaron y vistieron. En sus memorias, la santa confesaba que “aquellas santas madres me instruyeron con heroica paciencia y me introdujeron a Dios a quien, desde mi más tierna infancia, había sentido en mi corazón sin saber quién era Él”.

Un año después fue liberada al no estar reconocida la esclavitud por las leyes italianas y en 1890 recibió el sacramento del bautismo. Seis años después, con 30 años, ingresó como religiosa en esta orden femenina. Murió en 1947 en Schio, al norte de Italia, tras haber perdonado en numerosas ocasiones a sus captores y a quienes tanto la torturaron. Fue proclamada santa en el año 2000 por el Papa Juan Pablo II y es considerada una de las santas africanas de la modernidad, ejemplo de superación ante la esclavitud y patrona de Sudán y de las víctimas de la trata de personas. Su vida ha sido llevada a la gran pantalla y son muchos los artículos y libros que analizan su vida y su mensaje.

Actualmente la Iglesia cuenta en España con decenas de organismos que luchan contra la trata de personas y las que colaboran estrechamente con otras instituciones en esta tarea. El pasado año se elaboró una guía didáctica para escolares donde se sensibiliza acerca del horror de esta esclavitud y una exposición fotográfica itinerante recorrió las principales ciudades y pueblos mostrando casos reales de víctimas de la trata. Para este 2022 el trabajo del departamento de la Conferencia Episcopal Española que dirige el Obispo de Vitoria intensificará su actividad para seguir denunciando la trata y ayudando a todas las personas que la sufren.

Non solum sed etiam

De vez en cuando veo en la televisión o en el cine, películas o series en las que se retrata ese pasado vergonzante en el que la esclavitud no provocaba ningún escrúpulo en la sociedad de la época. Y pienso, quizá no hayamos evolucionado mucho desde entonces. ¿Qué puede llevar a un ser humano a esclavizar a otro sin el más mínimo problema de conciencia?  Me cuesta ponerme en los zapatos del esclavizador. También en el del esclavizado.

Jornada Oración contra la Trata de personas

• Acabar con un sistema económico que trata a la persona como mercancía
La Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, que se celebra cada año el 8 de febrero, nos lleva a reflexionar en 2021, en su 7ª edición, sobre el tema «Economía sin trata de seres humanos»
El sistema económico global que domina el mundo sólo se superará en la medida en que se adopte una visión «estructural y global» de la trata de seres humanos, que contribuya a desequilibrar todos esos mecanismos perversos que alimentan la oferta y la demanda de «personas a explotar»
Estamos ante una nueva oportunidad de tomar conciencia como Iglesia y ayudar a la sociedad a sentir la necesidad de afrontar un delito que está mucho más cerca de nosotros de lo que creemos
05.02.2021 Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil Seguir leyendo