«Hombres Nuevos»

Treinta años de Hombres Nuevos: «La utopía se hace realidad en la otra Bolivia»

Treinta años de Hombres Nuevos
Treinta años de Hombres Nuevos

Hace 30 años que una pequeña fraternidad de apóstoles que querían aplicar el proyecto de humanización de Jesús en este barrio marginal, denominado Plan 3000, en el que el 60% eran pobres y el 40% vivían en la miseria

Educación y Cultura, evangelización, alimentación y viviendas funcionales, con la colaboración de más de 5.000 voluntarios y las aportaciones generosas de instituciones, empresas y personas, han hecho posible la utopía

El proyecto es boliviano y dirigido por bolivianos, pese a algunas críticas infundadas, el proyecto Hombres Nuevos, está en manos bolivianas y tiene futuro boliviano

Subidos en la utopía de Jesús, la utopía de Hombres Nuevos se hace realidad en la otra Bolivia, la fraterna, la igualitaria, donde todos vivimos en Bolivia con dignidad y alegría

Por Nicolás Castellanos

Hoy 16 de enero, hace 30 años que llegó al Plan 3000, a Santa Cruz de la Sierra, a Bolivia. Constituye una fecha histórica el 16 de enero del año 1992. Un grupo  insignificante. En la Iglesia una pequeña fraternidad de apóstoles que querían  aplicar el proyecto de humanización de Jesús en este barrio marginal, denominado Plan 3000, en el que el 60% eran pobres y el 40% vivían en la miseria

El proyecto tiene un nombre: HOMBRES NUEVOS, también por supuesto, mujeres nuevas. 

El sueño inicial del fundador hoy realidad, el proyecto es boliviano y dirigido por  bolivianos, pese a algunas críticas infundadas, el proyecto Hombres Nuevos, está  en manos bolivianas y tiene futuro boliviano

Treinta años de andadura C O N los pobres, pisando el barro del barrio, tras las pisadas de Jesús de Nazaret, felices haciendo felices a los bolivianos empobrecidos, marcando esta hoja de ruta. 

Educación y Cultura: 100 escuelas, hogares en el altiplano para que las/los alumnos no tengan que andar 6, 4 horas para ir a la escuela, 85 canchas polifuncionales, facultad de Teatro, con la Universidad Católica de Bolivia, Escuela y Orquesta de Hombres Nuevos, Escuelas deportivas, Gimnasia Rítmica, Tinku… 

Evangelización, realizada a través de la promoción integral de TODO el hombre y de TODAS las mujeres y hombres, a través de grupos de profundización en la fe, de jóvenes, de niños, de derechos humanos, de caritas, de Comunidades Eclesiales  de Base, de formación de profesionales, a través de las becas universitarias (5000  licenciados o técnicos superiores), de emprendedores de microempresas…  

Alimentación: En 1992, la desnutrición terminaba con muchas vidas de niñas y niños en el Plan 3000, en el centro de niños “Palencia”, que empezó a funcionar al mes de estar Hombres Nuevos en Santa Cruz, ha salvado más de 5.000 vidas de niñas y niños bolivianos

Las Viviendas sociales funcionales, han terminado con esa vivienda de un cuarto de 4×4, lo mismo para 8 que para 12 personas. 

Esta ingente labor social se ha realizado con la colaboración de más de 5.000 voluntarios y las aportaciones generosas de instituciones, empresas y personas

Esta hoja de ruta de Hombres Nuevos, todavía mucho más extensa, tenía y tiene un doble objetivo:

«Elevar la autoestima del boliviano, mediante el instrumento de la educación, elevar su dignidad hasta llegar a ser protagonista de su propia historia, dejando de ser súbdito, sumiso, pasivo y alumbrando un ciudadano libre, responsable, solidario y alegre»

Después de 30 años, tercamente perseverantes en el camino de los pobres, Hombres Nuevos ha mostrado que otra Bolivia es posible y factible. Precisamente la Bolivia que todos soñamos, una Bolivia moderna, progresista, democrática, libre,  solidaria, en igualdad, habitable para todos, sin excluir a nadie de los bolivianos, sin corrupción, sin enfrentamientos, sin contrabando, sin ese 85% de trabajo informal, sin que los niños trabajen ni bajen a las minas y se pueda terminar con el Covid-19. 

Subidos en la utopía de Jesús, la utopía de Hombres Nuevos se hace realidad en la otra Bolivia, la fraterna, la igualitaria, donde todos vivimos en Bolivia con dignidad y alegría. 

Los bolivianos de Hombres Nuevos han diseñado la tercera etapa con proyectos y alianzas con la Gobernación y Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra y los municipios de Montero, Cotoca, Pailón, Concepción, Santa Ana de Velasco, Puerto Suárez. Hombres Nuevos, como ves, tiene futuro, apostando por los pobres. 

Nicolás Castellanos Franco osa

Utopía 119: Ética y política al servicio de la vida

. 

Comenzamos un nuevo número de este 2021 en el que tratamos de responder al lema de Una vida más humana para todas las personas, con este nuevo título de La ética y la política al servicio de la vida. Bueno sería recordar todo lo que ya escribimos en el nº 115, el año pasado cuando al hablar del ¿Que es la espiritualidad?, ya abordamos el aspecto de la Espiritualidad y la política en el Número 115: Espiritualidad y política. 

Ahora, a lo largo de las tres ediciones, encontrarás distintas reflexiones que tratarán de responder a ese servicio a la vida, junto a las secciones habituales y junto a una gran entrevista a Adela Jiménez Villarejo, una sencilla y comprometida mujer, a la que entrevista otra gran mujer andaluza, hermana y amiga. 

Tanto las reflexiones más críticas, como los análisis más propositivos tratarán de responder -desde su estar al servicio de la vida-, a cuestiones tales como  ¿En qué consiste ser humanos, la muerte, el bien o el mal?,… a si las políticas de cuidados deben estar por encima de las políticas de desarrollo indefinido,… a la empatía, la compasión y el amor en un mundo de máquinas… o a las respuestas más urgentes de la emergencia climática frente al mercado de bienes materiales que no pueden diseñar el sentido de la vida de las personas. 

En nuestras reflexiones previas, señalábamos como la política ha perdido el sentido del bien común y, aunque no se puede generalizar, no todos los políticos son iguales. El primer gobierno de coalición habido en España desde la dictadura, por ejemplo, aunque con sus fallas, errores y compromisos por desarrollar, ha hecho mucho por el bien común. La derecha política, sin embargo, carga contra ese gobierno, no pensando en las personas, ni en la vida, cuando el que manda es el capital y quienes no se presentan a las elecciones (como acabamos de ver con las amenazas de las eléctricas, cuando se les pide que colaboren -con menos ganancias- al bien común de la ciudadanía). 

A partir de un análisis crítico del tema y siguiendo la línea de la Revista, intentamos ofrecer reflexiones propositivas al servicio de la vida. Por eso, los cuidados de la vida, tienen ahora un mayor sentido y los servicios públicos son más vitales que nunca (sanidad, educación, pensiones, transportes…). 

Siempre hemos de luchar por recuperar la utopía y para ello también la ética debe estar al servicio de la vida. Que aproveche. 

Etica y política al servicio de la vida

Comenzamos un nuevo número de este 2021 en el que tratamos de responder al lema de Una vida más humana para todas las personas, con este nuevo título de La ética y la política al servicio de la vida. Bueno sería recordar todo lo que ya escribimos en el nº 115, el año pasado cuando al hablar del ¿Que es la espiritualidad?, ya abordamos el aspecto de la Espiritualidad y la política en el Número 115: Espiritualidad y política. 

Ahora, a lo largo de las tres ediciones, encontrarás distintas reflexiones que tratarán de responder a ese servicio a la vida, junto a las secciones habituales y junto a una gran entrevista a Adela Jiménez Villarejo, una sencilla y comprometida mujer, a la que entrevista otra gran mujer andaluza, hermana y amiga. 

Tanto las reflexiones más críticas, como los análisis más propositivos tratarán de responder -desde su estar al servicio de la vida-, a cuestiones tales como  ¿En qué consiste ser humanos, la muerte, el bien o el mal?,… a si las políticas de cuidados deben estar por encima de las políticas de desarrollo indefinido,… a la empatía, la compasión y el amor en un mundo de máquinas… o a las respuestas más urgentes de la emergencia climática frente al mercado de bienes materiales que no pueden diseñar el sentido de la vida de las personas. 

En nuestras reflexiones previas, señalábamos como la política ha perdido el sentido del bien común y, aunque no se puede generalizar, no todos los políticos son iguales. El primer gobierno de coalición habido en España desde la dictadura, por ejemplo, aunque con sus fallas, errores y compromisos por desarrollar, ha hecho mucho por el bien común. La derecha política, sin embargo, carga contra ese gobierno, no pensando en las personas, ni en la vida, cuando el que manda es el capital y quienes no se presentan a las elecciones (como acabamos de ver con las amenazas de las eléctricas, cuando se les pide que colaboren -con menos ganancias- al bien común de la ciudadanía). 

A partir de un análisis crítico del tema y siguiendo la línea de la Revista, intentamos ofrecer reflexiones propositivas al servicio de la vida. Por eso, los cuidados de la vida, tienen ahora un mayor sentido y los servicios públicos son más vitales que nunca (sanidad, educación, pensiones, transportes…). 

Siempre hemos de luchar por recuperar la utopía y para ello también la ética debe estar al servicio de la vida. Que aproveche. 

De la pandemia a la utopía

Bienvenidos al feliz mundo pandémico: violencia, guerra fría y vacunas

Boaventura de Sousa Santos,

En un libro reciente sobre la pandemia titulado El futuro comienza ahora: de la pandemia a la utopía (Ediciones Akal, 2021), escribí que a medida que pasara la fase aguda de la pandemia nos encontraríamos con tres escenarios posibles, de los cuales dependería la calidad futura de la vida humana y no humana, que comúnmente llamamos naturaleza. Los tres escenarios son el negacionismo, el gatopardismo y la alternativa civilizatoria.

El primer escenario consiste en negar la gravedad excepcional de esta pandemia y afirmar que pronto todo volverá a la normalidad, aunque, mientras tanto, hayan muerto unos 4 millones de personas, algunas de ellas innecesariamente. El segundo escenario reconoce que la pandemia ha sido (es) grave y que se necesitan algunos ajustes en las políticas públicas, particularmente en el sector salud, pero no se necesitan cambios estructurales. Cambiar lo necesario para que nada cambie en esencia.

El tercer escenario se basa en la idea de que las medidas propuestas en el segundo escenario son importantes y urgentes, pero no son suficientes. Además de eso, es necesario cambiar nuestros modos de producción, consumo y vida en sociedad. Después de todo, la vida humana es el 0,01% de la vida total del planeta, pero se comporta como si fuera dueña del planeta, comprometiendo los ciclos vitales de este sin saber que, con ello, está comprometiendo la calidad e incluso la posibilidad de vida humana en el futuro más o menos lejano.

Cada escenario ofrece una narrativa pandémica adecuada para que sea la única posible y legítima, a la vez que es apoyada social y políticamente por las fuerzas que más se beneficiarán de ella. Los tres escenarios representan los nuevos términos en los que se afianzarán los conflictos sociales y políticos en las próximas décadas. Lo que ocurra tendrá un impacto importante en la vida de la sociedad, pero será muy desigual en los diferentes países del mundo.
Los conflictos que generará cada escenario aún no están mapeados y pueden sorprendernos. Tampoco es posible anticipar las consecuencias.

Sólo sabemos que la oposición al escenario imperante se hará por referencia a uno de los otros escenarios posibles.  En este punto se puede decir que el primer escenario parece prevalecer a nivel mundial. Este escenario tiene varias manifestaciones muy diferentes y desigualmente distribuidas en todo el mundo.

La violencia represiva del Estado

La primera de estas manifestaciones es la violencia represiva del Estado ante la crisis social agravada por la pandemia. Después de 40 años de concentración de la riqueza y ataques a los derechos económicos y sociales de las clases populares, cada vez más vulnerables por las políticas neoliberales, ya habían estallado fuertes protestas sociales contra la austeridad en muchos países antes de la pandemia.

Con la pandemia, la desaceleración de la actividad económica y el gasto de emergencia que, por insuficiente que fuera, tuvo que hacerse, agravaron la situación financiera del Estado; la solución, típica del neoliberalismo, era hacer pagar el costo de la crisis a quienes menos condiciones tenían para hacerlo. Y la gente está diciendo: ¡Basta! Este escenario ya es claramente visible en algunos países de desarrollo intermedio que están gobernados por fuerzas políticas de derecha y que han estado adoptando políticas neoliberales con mayor fidelidad. Estos son los casos de Colombia, Brasil e India.

Desde abril, Colombia vive un intenso conflicto social, con un paro nacional y bloqueo de carreteras liderado por organizaciones sociales indígenas, campesinas y sindicales y por movimientos espontáneos donde destacan jóvenes “hambrientos y sin futuro”. La represión por parte del Estado ha sido violenta y desproporcionada, con más de 61 personas asesinadas por la policía o por actores armados ilegales en conjunto con la policía, 358 desaparecidos y 47 personas con heridas en los ojos. La ciudad de Cali, la ciudad más negra de Colombia, y las regiones indígenas y campesinas del Cauca han sido el epicentro. Un decreto presidencial del 28 de mayo, ciertamente inconstitucional, ha creado un verdadero estado de sitio que permite la “asistencia militar” en el uso de la fuerza y ​​la violencia contra la población civil y las protestas pacíficas.

Brasil, por su parte, es hoy el laboratorio mundial del negacionismo. Con aproximadamente el 3% de la población mundial, representa el 13% de las muertes en el mundo. El rechazo militante de las medidas sanitarias y la reserva de vacunas hizo que el virus se propagara sin control, llegando a las poblaciones más vulnerables, “negros y pobres”, como dicen en la jerga brasileña.

Está en marcha una operación de darwinismo social, si no una política genocida, especialmente en el caso de la población indígena. Se han presentado más de 100 solicitudes de impeachment en el Congreso, se han presentado varias denuncias por crímenes de lesa humanidad en tribunales internacionales y se han presentado varias demandas para declarar interdicto por incapacidad mental al presidente. Mientras tanto, el país comenzó a despertar y a manifestarse en las calles contra esta política de muerte. El día 29 de mayo, unas 500.000 personas se manifestaron en 213 ciudades unidas bajo el lema “Fuera Bolsonaro”.

Finalmente, India es el retrato más cruel del neoliberalismo. Como el mayor productor de vacunas del mundo, no ha logrado vacunar a su población y, por el contrario, la desprotege activamente. El gobierno aprovechó la crisis social para promulgar leyes agrarias neoliberales que harán aún más difíciles y precarias las condiciones de vida de los campesinos, la mayoría de la población. Se convirtió en un caso ejemplar de error de cálculo por parte de los gobernantes. Pensando que la pandemia dificultaría las protestas sociales contra estas leyes, el gobierno se sorprendió con una de las movilizaciones campesinas más grandes y duraderas de las últimas décadas.

La nueva guerra fría

La primera generación de la Guerra Fría terminó con la caída del Muro de Berlín. Pero como el capitalismo se alimenta de contradicciones que a menudo generan enemigos reales o imaginarios (guerra contra el comunismo, guerra contra las drogas, guerra contra el terrorismo, guerra contra la corrupción), no pasó mucho tiempo antes de que surgiera una nueva guerra fría, esta vez teniendo como principal enemigo a China, a la que se unió progresivamente la Rusia desovietizada.

Aunque siempre se disfraza con terminologías idealistas (como democracia versus dictadura), de lo que siempre se trata es de controlar o neutralizar a los competidores reales o potenciales. En esta nueva generación de guerra fría, la verdadera contradicción es entre el capitalismo de mercado, dominado por el capital financiero y las multinacionales estadounidenses, y el capitalismo de estado dominado por China, un imperio en decadencia contra un imperio en ascenso.

La pandemia trajo una nueva agresión a la nueva guerra fría. Por un lado, China se afirmó como la fábrica mundial de productos de protección personal contra el coronavirus y superó con creces a Estados Unidos en la protección de sus ciudadanos. Por otro lado, los avances chinos en la cuarta revolución industrial (inteligencia artificial) generaron temores de que China se convirtiera en la primera economía del mundo antes de 2030, como se predijo inicialmente en los estudios de los servicios secretos estadounidenses.

Ante este temor, la administración estadounidense intensificó la presión sobre los aliados para detener el avance de China. Este proceso comenzó con el presidente Donald Trump y se intensificó enormemente con su sucesor Joe Biden. El origen del virus es la más reciente arma de la guerra fría.

Como en epidemias anteriores, siempre es importante conocer el origen del virus, aunque siempre es difícil dada la imposibilidad de identificar al paciente cero. Lo nuevo en este caso es la intensa politización del origen del virus, atribuyéndolo, sin pruebas, a China y convirtiendo su propagación en un accidente de laboratorio, si no en un acto de guerra biológica. La teoría de la conspiración del Laboratorio de Wuhan fue propuesta en enero de 2020 por la extrema derecha estadounidense de Steve Bannon en asociación con un disidente chino para quien “el virus había sido liberado deliberadamente por el Partido Comunista Chino”.

Fue esto en lo que Trump se basó para hablar del “virus chino”. Tras la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China, esta teoría quedó desacreditada, reconociendo incluso la casi imposibilidad de conocer con precisión el origen del virus. Pero como en la guerra fría no se buscan medios para neutralizar al enemigo, la administración Biden volvió a la carga y presionó a sus aliados para promover la sospecha. Es muy posible que el período pandémico intermitente en el que posiblemente estamos entrando cree nuevas oportunidades para la politización de la pandemia en detrimento de los objetivos de la OMS. Este es el caso de la geopolítica de las vacunas.

Capitalismo de vacunas o vacuna popular

Como sabemos, la existencia de vacunas es el único hecho nuevo para proteger la vida en tiempos de pandemia. Las vacunas contra COVID-19 se crearon en un tiempo récord y no es de extrañar que, si bien ya se están produciendo en masa, aún existan muchas incógnitas sobre su efectividad y posibles efectos secundarios, y sobre si la población inoculada esté sirviendo como conejillo de indias.

Sin embargo, se sabe que la protección eficaz contra el virus solo tendrá lugar cuando un porcentaje significativo de la población mundial esté vacunada y que la protección con las vacunas actuales será tanto más eficaz cuanto más rápido ocurra esto, ya que esta es la única forma de evitar que el virus continúe propagándose y desarrolle nuevas variantes para las que las vacunas no ofrezcan protección. A pesar de todas las declaraciones y advertencias de la OMS al respecto, por ahora está claro que prevalece el escenario del negacionismo. En otras palabras, la gravedad de la pandemia no justifica ninguna medida excepcional para combatirla.

Así, los derechos de propiedad intelectual (patentes) deben seguir vigentes como en períodos normales, la producción y distribución de vacunas debe ser responsabilidad exclusiva de las empresas farmacéuticas que las desarrollaron y las distribuirán a los precios definidos por la ley de la oferta y la demanda. Esta posición es naturalmente defendida por las propias empresas farmacéuticas, por los Estados más desarrollados (también por Brasil y Colombia) y por las instituciones internacionales que avalan los intereses del capital multinacional.

Esta postura representa un peligro para el mundo, ya que retrasará la vacunación de la población mundial. Además, hay algo moralmente detestable en esto cuando asistimos al surgimiento de un verdadero apartheid entre la “euforia de la vacunación” de los países ricos (Israel con el 59% de la población totalmente vacunada) y la pesadilla de la vacunación de la gran mayoría de la población mundial.

Los países menos desarrollados solo recibieron el 0,3% de las vacunas disponibles hasta el final de mayo de 2021. En países como Brasil, India, Irán y Nepal, el virus continúa propagándose sin control, mientras que Canadá ha ordenado vacunas para diez veces su población y el Reino Unido ocho veces. Según Vaccine Alliance, los países ricos habrán comprado 1.500 millones de dosis en exceso.

Igualmente, es detestable lo que New York Times del 29 de mayo llama “turismo de vacuna”. Consiste en un viaje a Miami para los miembros de las élites económicas y políticas de América Latina y otras regiones del mundo para ser vacunado. Estos viajes incluyen vacaciones (el intervalo entre dosis) y cuestan miles de dólares. Y Miami no es el único paraíso de las vacunas en el mundo. Que estos viajes puedan ser vehículos para la propagación de nuevas variantes del virus no se les ocurre a quienes viajan ni a quienes les dan la bienvenida.

El capitalismo de vacunas es el modo de acceso a la vacuna determinado exclusivamente por la solvencia monetaria, tanto la propia como la del Estado o institución que las adquiere para su distribución interna. Si prevalece este modo de distribución, es muy probable que entremos en un período de pandemia intermitente.
En este caso, no se trata de la aparición de una nueva pandemia, sino del manejo prolongado de la pandemia actual. Por ejemplo, mantener patentes sobre la producción de vacunas retrasará peligrosamente la vacunación de la población mundial, hasta tal punto que la población vacunada eventualmente estará expuesta al virus.

No es sorprendente que muchas voces se alcen contra el capitalismo de las vacunas y muchos grupos se estén organizando para promover alternativas de distribución que sean éticamente más justas y materialmente más efectivas para enfrentar la pandemia. Las alternativas son diversas.

Algunas están permeadas por el escenario del gatopardismo (haz cambios para que lo esencial no cambie). Este es el caso de la intensificación de las donaciones de vacunas o la promesa de las empresas farmacéuticas de incrementar la infraestructura de producción. Esta es la solución Covax, la iniciativa que tiene como objetivo crear un fondo global de vacunas para distribución mundial y que integra a la OMS, la Gavi Vaccine Alliance y la CEPI (Coalition for Epidemic Preparedness Innovations). Su objetivo sería vacunar a toda la población en riesgo y a todo el personal de salud para finales de 2021, una quinta parte de la población mundial. Sería un objetivo insuficiente, pero incluso eso se ve comprometido por el hecho de que alrededor de 30 países más ricos (a los que se unió Brasil) han abandonado Covax.

La única alternativa efectiva al capitalismo de las vacunas está en el escenario de la alternativa civilizatoria, que asume el carácter excepcional del tiempo presente y la necesidad de inventar nuevas soluciones que preparen a la población mundial para evitar otras pandemias y defenderse mejor de las que se presenten. Entre estas soluciones se encuentran la constitución de bienes públicos universales, como la salud y todos los medicamentos y vacunas considerados imprescindibles para defenderla en una emergencia sanitaria.

En el caso específico de las vacunas, han circulado varias peticiones por todo el mundo para que la vacuna contra la covid-19 sea de acceso universal. Los presidentes de Sudáfrica y Pakistán, entre más de 140 figuras públicas de todo el mundo, pidieron una “vacuna democrática”. En mayo de 2021, OXFAM lanzó una petición para una vacuna gratuita accesible para todos. Según OXFAM, costaría $ 25 mil millones, el equivalente a menos de cuatro meses de ganancias para las 10 principales compañías farmacéuticas.

También el grupo parlamentario GUE / NGL del Parlamento Europeo pidió (a través de la voz de Marisa Matias y Marc Botenga) una vacuna popular. Ricardo Petrella y el Ágora de los Habitantes de la Tierra lanzaron una campaña mundial para la declaración de la vacuna como bien público gratuito y universal. Esta petición es parte de un movimiento más amplio por un sistema mundial público común para la salud y la seguridad de la vida, libre de patentes, fuera del mercado, basado en el derecho universal a la vida. Para lograr este objetivo, en el contexto actual de la pandemia, sería suficiente que, con la justificación de la inversión pública aplicada en la investigación de vacunas, las universidades y los Estados interesados ​​compartan todos los conocimientos y tecnologías disponibles, depositándolos en el Fondo de Acceso a la Tecnología de la OMS.

Estas ideas presiden la People’s Vaccine Alliance y contrastan la cooperación con la competencia, la solidaridad con el lucro. Es una vasta alianza global que considera las vacunas como un bien público universal y que, como tal, deben ser producidas lo más rápido posible por todos los laboratorios del mundo que tengan la capacidad para hacerlo y distribuidas a costo cero o a un precio asequible. Esta será la vacuna popular.

Esta posición es defendida por la mayoría de los países del Sur Global y por varias organizaciones y asociaciones transnacionales de ciudadanía activa, derechos humanos y salud pública. Se divide en tres propuestas.
Primero, la suspensión de patentes sobre vacunas y sus componentes y materias primas. La propia Fundación Bill y Melinda Gates, que inicialmente se opuso a la suspensión de patentes, se unió a ella el 6 de mayo de 2021, luego de que Estados Unidos se mostrara partidario de esta solución. El lobby corporativo es considerado el más poderoso del mundo y ciertamente se está moviendo para ofrecer una dura oposición.

Recordemos que cuando Brasil propuso suspender las patentes de medicamentos retrovirales hace 20 años para combatir eficazmente el VIH/SIDA, la reacción fue brutal, incluso por parte de Estados Unidos. Pero Brasil se impuso y los resultados fueron inmediatos.
La segunda propuesta es la transferencia de tecnología a países del Sur Global. La disponibilidad para la producción es total y la posibilidad real es mucho mayor de lo que uno puede imaginar. Cuando la OMS anunció la demanda de productores de ARN mensajero (ARNm, el nuevo tipo de vacuna) fue inundada de propuestas por parte de los países del Sur Global. El presidente Paul Kagame de Ruanda hizo un llamamiento muy enérgico a este respecto en la última reunión de la OMS, mostrando que la iniciativa Covax sería insuficiente porque estaba limitada por los intereses de las multinacionales farmacéuticas. La tercera propuesta consiste en apoyo financiero para la producción en el Sur Global.

La vacuna popular es la única alternativa capaz de minimizar los inmensos costos sociales que se proyectan para los próximos tiempos. Tiene lugar en un momento oportuno. Últimamente se ha hablado mucho de la justicia histórica en relación con el mundo que sufrió la injusticia histórica del colonialismo y se empobreció por el saqueo de sus riquezas y la dependencia económica a la que fue sometido después de la independencia política. Aquí radica una oportunidad histórica para hacer justicia histórica.

La espiritualidad y la política

24
UTOPÍA nº 115: Espiritualidad y Política
Dentro del ciclo de este año, ¿Que es la espiritualidad?, encaramos el nº 115, con el lema Espiritualidad y política.
Partiendo de que un espíritu sin “carne” social está vacío y de que la primera prueba de la espiritualidad auténtica es la opción social y política, en el momento que estamos viviendo, golpeados por la inesperada pandemia, se agudiza todavía más la total desconexión entre la praxis política y las preocupaciones de la ciudadanía.
Hay una perversión de la democracia que no responde a las necesidades del pueblo, que produce que los ciudadanos estén en otra cosa y los políticos sigan enzarzados en disputas partidistas y estériles.
Planteamiento del nº 115
Intentaremos hacer un planteamiento global del tema de este número desarrollando las reflexiones en tres líneas para cada una de las tres ediciones:

1. El sistema privado: Espiritualidad de lo público
2. El acceso a la alimentación: Espiritualidad de la Tierra
3. Religión vs Evangelio: El secuestro de la religión por la política (y viceversa), que enlazará con el tema del nº 116: Espiritualidad y post-religiones
Contenido
Tras la entrevista que Luis Ángel Aguilar ha realizado a Emma Martínez Ocaña, y que se completa de una recensión de su libro Es tarde pero es nuestra hora, proponemos tres reflexiones:
• El secuestro de lo político, donde Javier Domínguez analiza las propuestas de Casado y Abascal como una versión cutre de las de Goebbels en el nazismo.
• Luis Pernía, en su artículo La sanidad secuestrada, nos expone con crudeza cómo la crisis de la pandemia ha hecho aflorar la realidad de la situación de este servicio público, que no debe vivir más solo de nuestros aplausos.
• Emiliano de Tapia nos propone que el Ingreso Mínimo Vital es eso, un “mínimo”, debiendo ser superado por una Renta Básica.
Completan el número tres comunicaciones:
• La revisión de la Carta fundacional de los círculos de espiritualidad progresista de Podemos
• El editorial de una emisión de FUNDALATIN: Espiritualidad liberadora y unidad solidaria en patria grande
• La convocatoria de una nueva mesa redonda dentro del ciclo Orientaciones en tiempos de crisis
El camino
Desde UTOPIA somos conscientes de que quizás hay que hacer una cierta pedagogía del proceso, pero, tras ella:
• hay que pasar de las palabras a los hechos
• hay que dar pasos.
• hay que tomar decisiones
De todas formas, recordamos el poema de Blas de Otero: Nos queda la palabra

Espiritualidad y política

UTOPÍA nº 115: Espiritualidad y Política

Dentro del ciclo de este año, ¿Que es la espiritualidad?, encaramos el nº 115, con el lema Espiritualidad y política.

Partiendo de que un espíritu sin “carne” social está vacío y de que la primera prueba de la espiritualidad auténtica es la opción social y política, en el momento que estamos viviendo, golpeados por la inesperada pandemia, se agudiza todavía más la total desconexión entre la praxis política y las preocupaciones de la ciudadanía.

Hay una perversión de la democracia que no responde a las necesidades del pueblo, que produce que los ciudadanos estén en otra cosa y los políticos sigan enzarzados en disputas partidistas y estériles.

Planteamiento del nº 115

Intentaremos hacer un planteamiento global del tema de este número desarrollando las reflexiones en tres líneas para cada una de las tres ediciones:

  1. El sistema privado: Espiritualidad de lo público
  2. El acceso a la alimentación: Espiritualidad de la Tierra
  3. Religión vs Evangelio: El secuestro de la religión por la política (y viceversa), que enlazará con el tema del nº 116: Espiritualidad y post-religiones

Contenido

Tras la entrevista que Luis Ángel Aguilar ha realizado a Emma Martínez Ocaña, y que se completa de una recensión de su libro Es tarde pero es nuestra hora, proponemos tres reflexiones:

  • El secuestro de lo político, donde Javier Domínguez analiza las propuestas de Casado y Abascal como una versión cutre de las de Goebbels en el nazismo.
  • Luis Pernía, en su artículo La sanidad secuestrada, nos expone con crudeza cómo la crisis de la pandemia ha hecho aflorar la realidad de la situación de este servicio público, que no debe vivir más solo de nuestros aplausos.
  • Emiliano de Tapia nos propone que el Ingreso Mínimo Vital es eso, un “mínimo”, debiendo ser superado por una Renta Básica.

Completan el número tres comunicaciones:

  • La revisión de la Carta fundacional de los círculos de espiritualidad progresista de Podemos
  • El editorial de una emisión de FUNDALATIN: Espiritualidad liberadora y unidad solidaria en patria grande
  • La convocatoria de una nueva mesa redonda dentro del ciclo Orientaciones en tiempos de crisis

El camino

Desde UTOPIA somos conscientes de que quizás hay que hacer una cierta pedagogía del proceso, pero, tras ella:

  • hay que pasar de las palabras a los hechos
  • hay que dar pasos.
  • hay que tomar decisiones

De todas formas, recordamos el poema de Blas de Otero: Nos queda la palabra

 

¿Generará el coronavirus un nuevo individuo?

El shock traumático provocado en la sociedad por la irrupción de coronavirus y la posterior entrada en recesión de las economías, provocará el final del endémico aislamiento y pasividad del Individuo y obligará a una profunda catarsis y metanoia de la sociedad en su conjunto que hará revisar los fundamentos que lo sustentan. El actual sistema dominante o establishment de las sociedades occidentales utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para conseguir una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas.

La metanoia sería transformar la mente para adoptar una nueva forma de pensar, con ideas nuevas, nuevos conocimientos y una actitud enteramente nueva ante la irrupción del nuevo escenario pandémico lo que implicará la doble connotación de movimiento físico (desandar el camino andado) y psicológico (cambio de mentalidad tras desechar los viejos estereotipos vigentes) y tendrá como efectos benéficos la búsqueda de una nueva utopía.

A pesar de su carácter no real, la utopía permite reconocer los ideales de una sociedad o comunidad en un momento concreto de su singladura histórica así como los obstáculos que impiden cristalizar su sueño idílico. La utopía así concebida sería el camino para alcanzar un sueño que llevaría implícito en su potencia la facultad de devenir en acto concreto (en el camino está la meta) y consistirá en la liberación de la parte indómita del individuo primigenio (el lobo estepario) que ha permanecido agazapado en un recodo del corazón.

Así, gracias a la interactividad que proporcionan las redes sociales de Internet (el llamado Quinto Poder que enlaza y ayuda a la formación de las identidades modernas), se estaría rompiendo el endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico de las sociedades consumistas occidentales (Hombre unidimensional). En consecuencia, en el escenario post coronavirus surgirá un nuevo individuo (Individuo Multidimensional) que estará reafirmado en una sólida conciencia crítica y sustentado en valores como la solidaridad, el desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente que terminarán por finiquitar el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica ( consumismo compulsivo).

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ-Analista