Entrevista a Abdulah Arabi

Abdulah Arabi, delegado del Polisario en España: «Apostar por la autonomía del Sáhara es apostar por el invasor»

“Es una traición al compromiso de solidaridad y de apoyo al pueblo saharaui que tiene una gran parte de la sociedad española”

“España se autoexcluye de cualquier posibilidad de moderación entre Marruecos y el Frente Polisario

Fernando Varela

Abdulah Arabi, el delegado del Frente Polisario en España, no oculta su decepción con la actitud del Gobierno español después de que este viernes Marruecos revelase la apuesta de España por la autonomía del Sáhara y rompiese así su tradicional equidistancia para resolver el conflicto que vive su antigua provincia desde hace casi medio siglo.

¿Les avisó el Gobierno español de lo que iba a hacer?

No, para nada. Pero tampoco era de esperar, si casi la mitad del Gobierno no lo sabía. Me imagino que son cosas que se coordinan más con la otra parte [en referencia a Marruecos]. 

Es extraño, ¿no? Porque ustedes son la parte más afectada.

Me atrevería a decir que ellos interpretan que no ha habido ningún cambio. Que simplemente han expresado que esa opción [la autonomía del Sáhara dentro de Marruecos] podría ser la solución. Pero desde luego el lenguaje utilizado significa que apuestan por eso como la única solución.

España está intentando imponer la opción de una de las partes como única solución al conflicto del Sáhara Occidental

El Gobierno español sostiene que la vía que se abre sobre el Sáhara es la que ya defendieron en las Reuniones de Alto Nivel los gobiernos de Zapatero y de Rajoy, que está condicionada al acuerdo de las partes y siempre respetando las resoluciones de la ONU. ¿Está dispuesto el Frente Polisario a explorar esa vía que se abre?

Son conversaciones bilaterales con Marruecos y me imagino que para tener acuerdos tuvieron que vender algo a Marruecos. Lo que le venden es eso, que ellos apoyan la autonomía. Pero, desde luego, en Naciones Unidas y en sus pronunciamientos públicos España siempre había defendido el marco de la centralidad de las Naciones Unidas. Y eso se contradice enormemente con la autonomía. La autonomía es solamente una opción propuesta por Marruecos frente a la independencia. Apostar por la primera es abandonar la segunda.

Pero el Gobierno de Pedro Sánchez dice que mantiene la política de Zapatero y de Rajoy.

Rajoy no, pero Zapatero sí que ha defendiendo la autonomía, no lo ha ocultado. Ha ido a las ciudades ocupadas del Sáhara Occidental. Pero eso es ponerse al lado de Marruecos. 

El plan de paz firmado en 1991 y en vigor hasta el 13 de noviembre de 2020 recoge las dos opciones. Es un referéndum de autodeterminación en el que nosotros, generosamente, hemos hecho la concesión de pasar de reclamar única y exclusivamente la independencia a aceptar que la otra parte, Marruecos, proponga su alternativa, que es la autonomía. 

El plan de paz recoge esas dos opciones como base de un referéndum mediante el que el pueblo saharaui tenga la opción de decidir entre la independencia que defiende el Frente Polisario y la autonomía que propone Marruecos. Quedarse con una de ellas por parte de España, potencia administradora, responsable política y jurídicamente de la situación del Sáhara, cuando el marco legal ya está diseñado y pactado, es apostar por una parte y por una sola solución. 

Por lo tanto, España está intentando imponer la opción de una de las partes como única solución al conflicto del Sáhara Occidental. Ahí es donde está el cambio de postura de del Gobierno de España. Con respecto a Naciones Unidas, pero también con respecto a un consenso que ha existido en la política exterior española en los últimos 46 años. Los partidos que se han alternado en el poder siempre han respetado ese marco legal. 

Apostar por la autonomía es lo que venía pidiendo Marruecos desde la época de Zapatero, diciendo también que no van a aceptar el referéndum de autodeterminación. Es la postura de la parte agresora, del invasor. Algunos países no se han atrevido a decirle [a Marruecos] que eso está mal y han intentado complacerle, pero no de manera pública y destacada como ha hecho España.

¿Teme el Polisario que el cambio de opinión de España abra la puerta a una modificación de la posición del conjunto de la Unión Europea?

No lo creo, porque para eso primero tienen que pasar muchas cosas, como sacar el tema del Sáhara Occidental de la cuarta comisión de Naciones Unidas que se ocupa de la descolonización. En todo caso, la autonomía como única solución se contradice con ese espíritu que tienen ahora los países de la Unión Europea que intentan defender precisamente la legalidad internacional, la no agresión, la no invasión, ante una guerra que estamos viendo en Europa. 

La posición de España pone en evidencia su hipocresía. Lo que defiende en un sitio lo intenta ignorar en el otro. Quita cualquier contenido al discurso que hemos escuchado de los políticos españoles en los últimos días. 

 ¿Se sienten traicionados por el Gobierno español por la “nueva etapa” que ha abierto en las relaciones con Marruecos?

El pueblo saharaui ha sufrido muchas traiciones en estos 46 años. Esta es una más y realmente es, sobre todo, una traición al compromiso de solidaridad y de apoyo al pueblo saharaui que tiene una gran parte de la sociedad española. 

La posición de España pone en evidencia su hipocresía; lo que defiende en Ucrania lo intenta ignorar en el Sáhara

Es una decisión no sólo equivocada sino que tiene como único objetivo por parte del Gobierno de España pagar un peaje para intentar recuperar sus relaciones con Marruecos. Nosotros tenemos la determinación total de continuar con nuestra lucha.

Se supone que Argelia mantiene una comunicación fluida con España. ¿Les consta que Argelia apoye o al menos haya estado informada de los acuerdos anunciados por Marruecos y España para abordar el futuro del Sáhara?

La postura de Argelia es clara: apoya la independencia del pueblo saharaui y el marco de Naciones Unidas. Son principios inamovibles de su política exterior y no han cambiado. Ahora bien, es un socio estratégico para España, sobre todo en plena crisis energética mundial. Argelia es un país muy serio, que respeta sus compromisos y sus acuerdos. Nosotros entendemos que seguirá defendiendo la causa saharaui con más ahínco, pero también seguirá trabajando por sus relaciones bilaterales con los países de la Unión Europea, incluida España.

¿Qué espera de los acontecimientos en los próximos días?

Hemos expresado al Gobierno español que inclinarse hacia una parte es traicionar el marco de las Naciones Unidas y de la legalidad internacional. España, como Gobierno, se autoexcluye de cualquier posibilidad de moderación entre las partes y sobre todo del apoyo al esfuerzo del actual enviado especial de las Naciones Unidas. España se inclina hacia Marruecos en aras de garantizar el restablecimiento de las relaciones bilaterales entre los dos países. Nosotros no tenemos nada en contra de esas buenas relaciones, pero entendemos que, una vez más, lamentable y tristemente, se ha hecho sacrificando al pueblo saharaui.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s