Las claves de una catástrofe anunciada

El lamentable papel de Europa en la guerra Rusia – Ucrania y las lágrimas que desató

El reconocido sociólogo portugués analiza cómo se llegó al conflicto y la incapacidad de los dirigentes europeos para desarmar una guerra largamente preparada. El papel de Estados Unidos y lo que le espera a la política y la economía internacional.

Boaventura de Sousa Santos

Por Boaventura de Sousa Santos

Debido a que Europa no ha sido capaz de hacer frente a las causas de la crisis, está condenada a hacer frente a sus consecuencias. El polvo de la tragedia está lejos de haberse asentado, pero, aun así, nos vemos obligados a concluir que los líderes europeos no estaban ni están a la altura de la situación que estamos viviendo. Pasarán a la historia como los líderes más mediocres que Europa ha tenido desde el final de la Segunda Guerra Mundial. 

Seguí en vivo el minuto a minuto de la guerra entre Rusia y Ucrania 

Ahora están haciendo todo lo posible en la ayuda humanitaria, y no se puede cuestionar el mérito de dicho esfuerzo. Pero lo hacen para salvar las apariencias ante el mayor escándalo de este tiempo. Gobiernan los pueblos que, en los últimos setenta años, más se han organizado y manifestado contra la guerra en cualquier parte del mundo donde sea que esta se haya producido. Y no fueron capaces de defenderlos de la guerra que, al menos desde 2014, se venía gestando en casa. 

Las democracias europeas acaban de demostrar que gobiernan sin el pueblo. Hay muchas razones que nos llevan a esta conclusión.

Una guerra preparada hace mucho

Esta guerra estaba siendo preparada hace mucho tiempo tanto por Rusia como por Estados Unidos. En el caso de Rusia, la acumulación de inmensas reservas de oro en los últimos años y la prioridad otorgada a la asociación estratégica con China, concretamente en el ámbito financiero, con miras a la fusión bancaria y la creación de una nueva moneda internacional, y en el comercio, donde hay enormes posibilidades de expansión con la iniciativa Belt and Road en Eurasia. 

En las relaciones con los socios europeos, Rusia ha demostrado ser un socio creíble, dejando claras sus preocupaciones de seguridad. Preocupaciones legítimas, si por un momento pensamos que en el mundo de las superpotencias no hay buenos ni malos, hay intereses estratégicos que hay que acomodar. Este fue el caso en la crisis de los misiles de 1962 con la línea roja de Estados Unidos, que no quería misiles de mediano alcance instalados a 70 km de su frontera. Que no se piense que fue solo la Unión Soviética la que cedió. Estados Unidos también desistió de los misiles de mediano alcance que tenía en Turquía. Cedieron de manera recíproca, se acomodaron, y tuvieron un acuerdo duradero. ¿Por qué no fue posible lo mismo en el caso de Ucrania? Veamos la preparación en el lado estadounidense.

La democracia es solo la pantalla de EE.UU.

Ante el declive del dominio global que ha tenido desde 1945, EE.UU. busca consolidar a toda costa zonas de influencia, que garanticen facilidades comerciales para sus empresas y acceso a materias primas. Lo que escribo a continuación se puede leer en documentos oficiales y think tanks, por lo que se prescinde de teorías conspirativas. La política del regime change no está dirigida a crear democracias, solo gobiernos que sean fieles a los intereses de Estados Unidos. 

No fueron estados democráticos los que surgieron de las sangrientas intervenciones en Vietnam, Afganistán, Iraq, Siria, y LibiaNo fue para promover la democracia que alentaron golpes de Estado que depusieron a presidentes elegidos democráticamente en Honduras (2009), Paraguay (2012), Brasil (2016), Bolivia (2019), sin mencionar el golpe de 2014 en Ucrania. 

Desde hace algún tiempo, el principal rival es China. En el caso de Europa, la estrategia estadounidense tiene dos pilares: provocar a Rusia y neutralizar a Europa (especialmente a Alemania). La Rand Corporation, una conocida organización de investigación estratégica, publicó en 2019 un informe preparado a petición del Pentágono, titulado «Extendiendo Rusia. Competir desde terreno ventajoso». En él se analiza cómo impactar a los países para que la provocación pueda ser explotada por Estados Unidos. 

Cómo desestabilizar a Rusia

Con respecto a Rusia, dice: «Hemos analizado una serie de medidas no violentas capaces de explotar las vulnerabilidades y ansiedades reales de Rusia como un medio para presionar al ejército y la economía de Rusia y el estatus político del régimen en el país y en el extranjero. Los pasos que hemos examinado no tendrían la defensa ni la disuasión como objetivo principal, aunque podrían contribuir a ambos. Por el contrario, tales pasos se consideran elementos de una campaña diseñada para desestabilizar al adversario, obligando a Rusia a competir en campos o regiones donde Estados Unidos tiene una ventaja competitiva, llevando a Rusia a expandirse militar o económicamente, o haciendo que el régimen pierda prestigio e influencia a nivel nacional y/o internacional». 

¿Necesitamos saber más para entender lo que está sucediendo en Ucrania? Rusia fue provocada a expandirse para luego ser criticada por hacerlo. La expansión de la OTAN hacia el este, en contra de lo que se había acordado con Gorbachov en 1990, fue la pieza clave inicial de la provocación. La violación de los acuerdos de Minsk fue otra pieza. Cabe señalar que Rusia comenzó por no apoyar el reclamo de independencia de Donetsk y Lugansk después del golpe de 2014. Prefería una fuerte autonomía dentro de Ucrania, como está establecido en los acuerdos de Minsk. Estos acuerdos fueron rotos por Ucrania con el apoyo de Estados Unidos, no por Rusia.

El papel destinado a Europa

En cuanto a Europa, el principio es consolidar la condición de socio menor que no se atreva a perturbar la política de las zonas de influencia. Europa debe ser un socio fiable, pero no puede esperar reciprocidad. Por eso la UE, ante la ignorante sorpresa de sus líderes, fue excluida del AUKUS, el tratado de seguridad para la región del Índico y el Pacífico entre EE.UU., Australia e Inglaterra. 

La estrategia del socio menor requiere que se profundice la dependencia europea, no solo en el ámbito militar (ya garantizado por la OTAN) sino también en el económico, es decir, en términos energéticos. La política exterior (y la democracia) de EE. UU. está dominada por tres oligarquías (no solo hay oligarcas en Rusia y Ucrania): el complejo militar-industrial; el complejo gasífero, petrolero y minero; y el complejo bancario-inmobiliario. Estos complejos tienen ganancias fabulosas gracias a las llamadas rentas monopólicas, situaciones privilegiadas de mercado que les permiten inflar los precios.

El objetivo de estos complejos es mantener al mundo en guerra y crear una mayor dependencia de los suministros de armas estadounidenses. La dependencia energética de Europa en relación con Rusia era inaceptable. Desde el punto de vista de Europa, no se trataba de dependencia, se trataba de racionalidad económica y diversidad de socios. 

Con la invasión de Ucrania y las sanciones, todo se consumó como estaba previsto, y la apreciación inmediata de los precios de las acciones de los tres complejos tenía champán esperándolosUna Europa mediocre, ignorante y sin visión estratégica cae impotente en manos de estos complejos, que ahora les dirán los precios a cobrar. Europa está empobrecida y desestabilizada por no haber tenido líderes a la altura del momento. 

Además de eso, se apresura a armar a los nazis. Tampoco recuerda que, en diciembre de 2021, la Asamblea General de la ONU adoptó, a propuesta de Rusia, una resolución contra la «glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que promuevan el racismo, la xenofobia y la intolerancia». Dos países votaron en contra, Estados Unidos y Ucrania.

¿Para qué sirve la OTAN?

Las negociaciones de paz en curso son una equivocación. No tiene sentido que sean entre Rusia y Ucrania. Deberían ser entre Rusia y EE.UU./OTAN/Unión Europea. La crisis de los misiles de 1962 se resolvió entre la URSS y Estados Unidos. ¿Alguien se acordó de llamar a Fidel Castro para las negociaciones? 

Es una cruel ilusión pensar que habrá una paz duradera en Europa sin compromiso real por parte de Occidente. Ucrania, cuya independencia todos queremos, no debería unirse a la OTAN. ¿Finlandia, Suecia, Suiza o Austria han necesitado hasta ahora la OTAN para sentirse seguros y desarrollarse? 

De hecho, la OTAN debería haber sido desmantelada tan pronto como acabó el Pacto de Varsovia. Solo entonces la UE podría haber creado una política y una fuerza de defensa militar que respondiera a sus intereses, no a los intereses estadounidenses. ¿Qué amenaza había para la seguridad de Europa que justificara las intervenciones de la OTAN en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2004), y Libia (2011)? Después de todo esto, ¿es posible seguir considerando a la OTAN como una organización defensiva?

«La enfermedad del aburrimiento»

Josefa Ros: “A la Iglesia le preocupa el aburrimiento, pero no quiere confesarlo abiertamente”

  • Autora del ensayo ‘La enfermedad del aburrimiento’, cree que “la causa del fanatismo puede encontrarse fácilmente en el aburrimiento”
  • “El distanciamiento por aburrimiento que se genera la Iglesia ya no se traduce en la herejía, sino en la apostasía y el ateísmo”
  • “La fe aporta significado a la vida, que es uno de los principales antídotos contra el aburrimiento”

Josefa Ros Velasco, entre otras muchas cosas, doctora en Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y fundadora y presidenta de la International Society of Boredom Studies, “la primera asociación científica y cultural del mundo para el estudio del aburrimiento”, acaba de presentar su ensayo ‘La enfermedad del aburrimiento’ (Alianza), donde diserta acerca de “un fenómeno cotidiano que nos atormenta cuando la realidad no cumple nuestras expectativas”.

PREGUNTA.- En nuestro presente, marcado para muchos por la presencia constante en las redes sociales y en el consumo compulsivo de diferentes opciones de entretenimiento ante todo tipo de pantallas, ¿se trata este de un ocio que nos llena o, al contrario, estamos más aburridos que en ningún otro tiempo de la historia?

RESPUESTA.- Mi respuesta a las dos preguntas de esta disyuntiva es no. Empezando por lo último, no estamos más aburridos que en otros tiempos de la historia. Los seres humanos hemos tenido la capacidad de aburrirnos desde siempre, cuando nos hemos encontrado sobreadaptados y hemos dispuesto de tiempo libre, y cuando nos hemos visto obligados a dedicar todas las horas del día al trabajo para subsistir.

Lo que sucede es que ahora contamos con más medios para hacer manifiesto nuestro aburrimiento; tecnología que nos permite compartir nuestro malestar con personas que están en el otro extremo del planeta, y capacidad para comunicarlo a través del lenguaje hablado y escrito en una variedad de idiomas. Estos recursos no han estado disponibles de manera democratizada en otros siglos. La cantidad de aburrimiento es la misma, aunque las fuentes de aburrición sean distintas en cada época. La experiencia del tedio tiene que ver con el tiempo vacío, la repetición y la falta de estimulación, aspectos que forman parte de la vida humana desde sus orígenes.

Con respecto a la otra cuestión, la oferta de entretenimiento inmediato a la que nos plegamos en la actualidad es significativa en pequeñas dosis. Al final, todo lo que se consume de manera reiterada y abusiva acaba cansando a la larga. Muchos comprobamos durante el confinamiento que las plataformas de ‘streaming’ y de contenido audiovisual a la carta, así como las redes sociales, en las que confiamos para esquivar el aburrimiento en los ratos muertos del día a día, no están diseñadas para mantenernos entretenidos de forma constante en el tiempo.

En la Edad Media

P.- En tu libro dedicas un capítulo al aburrimiento durante la Edad Media, marcada por el tapiz cristiano imperante en el conjunto de la sociedad en buena parte de Europa. En el ‘ora et labora’ de muchos monasterios medievales, ¿hasta qué punto las infinitas horas de contemplación, en las que no todo sería oración atenta y con toda el alma, llevaron a diferentes desvíos vitales, morales y hasta doctrinales en la búsqueda indirecta de la emoción de la pasión?

R.- En la Edad Media, el aburrimiento adoptó la forma de la acedia, que afectaba no solo a los hombres de fe, sino a toda la población. Sin embargo, aquellos cuya cotidianeidad transcurría en los monasterios medievales fueron los que tuvieron ocasión de legar el testimonio escrito de su experiencia a las sociedades del futuro. En los textos de los Padres del desierto y de la Iglesia puede apreciarse cómo los monjes estaban atrapados en la eterna repetición de una rutina consistente en orar y contemplar, desde el amanecer hasta el atardecer, generadora de grandes momentos de hastío.

El peor llegaba en la sexta hora del día, cuando tocaba estudiar en privado y vencer la tentación de quedarse dormido bajo la sola y atenta mirada del Creador. El trabajo manual también formaba parte de la jornada, pero no sería un gran remedio contra el aburrimiento. Labrar la tierra, sembrar, cuidar de los animales o cocinar, y un poco de trabajo de escritorio, nada más; siempre igual, las mismas tareas cada vez, ad infinitum.

Seguro que los afectados por el aburrimiento imaginaban una y mil formas de romper con el aburrimiento, pero no les estaba permitido poner en práctica ninguna de ellas. En un contexto tan constrictivo es comprensible que, de cuando en cuando, los hombres explotasen frente al aburrimiento, y no es de extrañar que dicho estallido se tradujese en conductas que, en aquellas instancias, se consideraban desviadas, aunque quizá hoy no nos lo parecería: dejarse seducir por Morfeo en pleno servicio, comer y beber a escondidas o en exceso, descubrir los placeres de la carne (en solitario o acompañados), entre otras.

El mayor peligro radicaba en que el ‘horror loci’ acabase empujando al monje a abandonar la celda y, tras ello, la misma senda de la salvación.

P.- ¿El aburrimiento puede llegar a explicar en parte la proliferación de corrientes que la Iglesia considera heréticas?

R.- Por supuesto. El malestar que nos hace sentir el aburrimiento no puede ser ignorado, porque está en nuestra naturaleza el huir del dolor y tratar de permanecer en el placer. Hacemos cualquier cosa para librarnos del fastidio que nos causa, con mejores o peores resultados. Incluso llegamos a dañarnos a nosotros mismos solo para romper con el tedio. En la dolencia que representa el aburrimiento radica también un claro mensaje: el paradigma en el que nos encontramos inmersos se ha quedado obsoleto.

El aburrimiento indica que ha llegado el momento de pasar a lo siguiente para no quedarnos estancados en la eterna quietud de lo siempre igual, que en algo recuerda a la temida muerte. Desde el siglo I hasta el presente, la Iglesia ha considerado heréticas a decenas de enseñanzas religiosas, desde el docetismo hasta los testigos de Jehová, pasando por el maniqueísmo o el fideísmo, entre muchas otras, que nacen del rechazo frente a los preceptos del catolicismo.

Si ha habido en la historia un ejemplo palmario de disidencia del catolicismo por cansancio de su ortodoxia, ese ha sido el del protestantismo. La Iglesia tiene un grave problema con el aburrimiento porque sus presupuestos han dejado de ser significativos y atractivos para las comunidades. Desde hace un tiempo, este distanciamiento ya no se traduce en la herejía, sino en la apostasía y el ateísmo, en la renuncia a la búsqueda del significado en las deidades.

P.- En un sentido contrario, ¿el aburrimiento puede llevar a posiciones extremas y a que, fascinados con elementos externos como el ropaje o un cierto sentimiento de superioridad por “ser los más fieles a la tradición, muchos fieles caigan atrapados en reductos recalcitrantes? ¿Los hay que incluso llegan a cuestionar al papa Francisco por sentirse especiales, elegidos… o aburridos?

R.- La causa del fanatismo puede encontrarse fácilmente en el aburrimiento. Llevar al extremo nuestras creencias es un aliciente para evitar su abandono definitivo cuando estas se dan por sentadas y carecen del estímulo de lo novedoso. Pero también es una forma de romper con el hastío que nos provocamos nosotros mismos, como miembros de una sociedad tediosa, y con el aburrimiento profundo que resulta del percibido sinsentido de la existencia, cuando los pilares sobre los que se asientan nuestras convicciones espirituales empiezan a flaquear.

En esos reductos recalcitrantes hallamos, por una parte, un camino para escapar de la masa y adquirir una identidad propia, al tiempo que, por otra, nos otorgamos un propósito en la vida que nos convence de que nuestra conservación merece la pena entre tanta uniformidad e invariabilidad.

Desconozco si los que cuestionan los intentos de modernizar la Iglesia que con tanto ahínco está llevando a cabo el papa Francisco lo hacen por aburrimiento, por necesidad de reafirmarse a sí mismos o por miedo a lo desconocido. Como sea, le hacen un flaco favor a esta institución. Tratar de permanecer siempre en el mismo lugar es contraproducente y desadaptativo; lo es tanto como moverse hacia los extremos, aunque a veces no queda más remedio que transitarlos para dar continuidad a la rueda de la vida.

Vicio… y pecado

P.- Sostienes que, durante siglos, en gran medida animada por la Iglesia, la animadversión ante esta emoción ha hecho que se considere el aburrimiento como “un vicio” y hasta un pecado, pues puede conducir a “la distracción frente a la Palabra de Dios”. ¿Por qué hoy la Iglesia no parece prestarle demasiada atención a este fenómeno, silenciado de toda reflexión teológica u homilía dominical, cuando parece evidente que el aburrimiento puede derivar en la “acedia”, que equiparas a sentimientos como “la sequedad del alma, una tristeza inexplicable o una parálisis completa de la voluntad”?

R.– El aburrimiento fue considerado como un desvío de la virtud en la Grecia Antigua y, más tarde, como manifestación del fracaso de las pretensiones imperiales de Roma. Con la fundación del cristianismo, la acedia pasó a ser uno de los ocho pecados capitales; no uno cualquiera, sino el peor de todos, el más temible, el único para el que no había perdón, hasta que san Gregorio lo eliminó de la lista como muestra del dominio de la fe frente al demonio. Sin embargo, esta supresión no lo hizo desaparecer en ningún caso. Quedó supeditado a la tristeza y, con el tiempo, se fundió con la melancolía renacentista.

En este giro, se eximió a los hombres de fe de la carga de conciencia que suponía el aburrirse de las obligaciones contemplativas, y a la Iglesia de la responsabilidad de haberse convertido en la fuente por antonomasia de aburrición. El dominio del aburrimiento se transfirió desde lo espiritual hasta lo corporal, cayendo en la jurisdicción del médico, no del sacerdote. Desde entonces, poco se menciona el aburrimiento en el contexto eclesiástico, a pesar de que la Iglesia pierde adeptos cada día por razón de este. Pocos son los que, como hizo San Agustín en ‘La Catequesis de los principiantes’, dedican sus esfuerzos a advertir de los peligros que supone el aburrimiento para conservar la devoción de los feligreses.

A la Iglesia le preocupa sin duda este fenómeno, pero no quiere confesarlo abiertamente dedicándole un espacio en la homilía dominical, ni en ningún otro lugar, por miedo a que los parroquianos sientan que se les reprocha por su falta de interés, lo que podría provocar un rechazo aún mayor y a que se le acuse a ella misma de ser aburrida, propiciándose su caída definitiva.

Sin embargo, no hablar del aburrimiento no hace que cese el problema. Ignorarlo, mirar hacia otro lado, no es una buena estrategia. En este aspecto, la Iglesia se está equivocando. De tratar la cuestión con más naturalidad, podría beneficiarse de un diálogo abierto con sus fieles del que, con toda seguridad, surgirían grandes ideas para renovar la práctica de la fe cristiana. Los herejes por los que me preguntabas antes han sido mucho más avispados en este sentido.

P.- En tu artículo ‘No estoy solo (ni aburrido) porque Dios está conmigo. El papel de la religión en la vejez’, consideras que las personas ancianas con fe tienen menos propensión al aburrimiento al darles la fe “un mayor sentido” vital. ¿Esto también se da en los jóvenes o, al ver ellos más lejana la experiencia de la muerte, no buscan tanto nutrirse de ese sentido que para los más mayores puede ser una necesidad?

R.- La fe aporta significado a la vida, que es uno de los principales antídotos contra el aburrimiento. Además, las personas verdaderamente comprometidas con su fe, aquellas que se denominan practicantes, se involucran en actividades de culto con las que ocupan su tiempo libre de manera satisfactoria y reconfortante. Esto no solo aplica a las personas mayores, sino a cualquiera que viva su espiritualidad activamente. El sentido que la religión confiere a la muerte puede ser necesario y bienvenido a cualquier edad.

El final de la vida es un destino que tortura tanto a quienes están a punto de descubrirlo como a los que aún lo perciben lejano en el horizonte. No se trata únicamente de lo que tiene que ver con el más allá, sino también con lo que representa la religión en el más acá. Es más que una guía metafísica; es un prontuario ético, estético y epistémico. De lo que se trata es de pertenecer a un rebaño, en lugar de caminar solo. Esto es lo que salva del aburrimiento a los auténticos devotos de una congregación religiosa.

P.- Aunque sea desde fuera, ¿hay algún personaje religioso público, de cualquier religión, del que dirías que está atrapado por las garras de un aburrimiento sin salida? ¿Y al revés, alguien que es muy difícil que pase demasiado tiempo aburrido?

R.- Aymán al Zawahirí, actual líder del grupo yihadista Al Qaeda, a pesar de habitar en los extremos de la fe y de su férrea convicción en la causa del Estado Islámico, debe sufrir grandes momentos de aburrimiento en los escondites en los que, como Osama bin Laden, se refugia por largos periodos de tiempo de quienes quieren darle caza, privado de las maravillas y la belleza del mundo exterior, y con la única compañía del odio que habita en su alma y en la de los miserables que le rodean. Por contrapartida, David Miscavige, líder eclesiástico de la Iglesia de la Cienciología, no debe tener un minuto para aburrirse con la cantidad de denuncias y escándalos con los que tiene que lidiar constantemente.

Asesinado el P. José Guadalupe Rivas

Era el responsable de la Casa del Migrante en Tecate, Baja California, México.

Asesinan a sacerdote responsable de la Casa del Migrante en Tecate, Baja California, México.
P. José Guadalupe Rivas

Al ser visto por última vez, el 15 de mayo, se reportó como desaparecido al padre José Guadalupe Rivas Saldaña, quién lamentablemente días después fue encontrado sin vida cerca de la frontera de Estados Unidos. 

El padre José Guadalupe Rivas Saldaña, era párroco de la Parroquia de San Judas Tadeo y dirigía la Casa del Migrante de Nuestra Señora de Guadalupe en Tecate.

Por Jimena Hernández corresponsal en México

La Arquidiócesis de Tijuana que dirige el Arzobispo  Mons. Francisco Moreno Barrón, manifestó su tristeza e indignación por el asesinato del P. José Guadalupe Rivas Saldaña, quién ofreció su ministerio sacerdotal en dicha Arquidiócesis durante más de 25 años.

“Que Cristo Resucitado sea fortaleza y consuelo para su Familia, el Movimiento de Renovación Carismática Católica en nuestra Arquidiócesis, La Comunidad de la Casa del Migrante de Nuestra Señora de Guadalupe y para la Parroquia de San Judas Tadeo en el Municipio de Tecate donde se desempeñaba como párroco”, manifestó, Mons. Moreno Barrón. 

El pasado 15 de mayo, fue la última vez que se tuvo contacto con el padre José Guadalupe, pero al ya no contestar ni regresar a su comunidad en los días siguientes, sus compañeros fueron a buscarlo a una cabaña cerca de la frontera de México con Estados Unidos y lo encontraron su cuerpo sin vida con signos de violencia.

Cabe destacar que en este lamentable suceso, el alcalde de Tecate, Darío Benítez, señaló que la muerte del sacerdote se derivó de una “posible explosión”mientras que el Fiscal General de Justicia de Baja California afirmó que se trato de un homicidio violento, pero que continúan las investigaciones y hasta el momento no se reportan detenidos.

Con el homicidio del padre José Guadalupe Rivas son 5 los sacerdotes fallecidos por causas violentas en México desde el 2018: Padre José Martín Guzmán (23 de agosto de 2019); José Guadalupe Popoca (30 de agosto de 2021); Gumersindo Cortés (28 de marzo de 2021) y fray Juan Antonio Orozco (12 de junio de 2021), de acuerdo a información del  Centro Católico Multimedial. 

Y es que tan sólo en tres años y medio de gobierno van 120 mil homicidios, siendo este el periodo más violento que se tenga registro en la historia de México. 

Cultura de violencia y agresión a la mujer

José M. Tojeira

El Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH) de la UCA nos ha aportado abundantes datos sobre la violación de los derechos de la mujer en El Salvador en su último informe sobre los Derechos Humanos en el año 2021. Lo mismo podríamos decir de ORMUSA, que mantiene una interesante y permanente información sobre el mismo tema. Ambas fuentes de información nos revelan un problema cultural, el del machismo, que no hemos logrado resolver desde principio básico de la ética y la moral, aunque haya habido algunos avances en diversos sectores.

El OUDH nos dice en su informe que la tasa de agresión sexual en El Salvador durante el año 2021 alcanza la cifra de 58 agresiones por cada 100.000 habitantes. Una tasa considerada altamente epidémica, y a la que no se le presta la debida atención ni en el nivel educativo ni en el de las instituciones estatales, a pesar de lo grave que es el delito de agresión sexual y los traumas y problemas psicológicos, muchos de ellos de difícil curación, que puede engendrar. Tasa además, que en este tipo de delitos sólo suele mostrar una proporción pequeña del número de abusos cometidos. Pues según los estudios emprendidos en diversos países, incluso con mayor nivel educativo, la mayoría de las personas agredidas suelen tener miedo a denunciar a sus agresores. Bien porque viven con ellos, o bien por miedo, por vergüenza o por desconfianza de las instituciones

Al contemplar el número de agresiones impacta con dureza el ver la gran cantidad de niñas y adolescentes abusadas. El hecho de que la mayor parte de estos crímenes se cometan contra mujeres en edad fértil indica una terrible ausencia de conciencia moral y un componente de irrespeto a la vida y a esa dimensión sagrada de la misma que es la maternidad. Y reproduce a nivel de pareja esa tragedia humana, fuente de demasiados males, como lo es el hecho de valorar la fuerza bruta como la justificación de todo abuso. De hecho, en la Encuesta Nacional de Violencia Sexual realizada por la Dygestic y el Ministerio de Economía se nos decía que el 53% de las mujeres adolescentes y jóvenes encuestadas habían sufrido al menos un hecho de violencia sexual.

Los datos hablan con fuerza de la necesidad de entender la masculinidad de otra manera. Pero muy pocos tienen una idea clara de cómo se puede vivir la virilidad sin caer en el machismo. Por eso se habla poco del tema. A lo más que se llega es a hablar de la necesidad de respeto, pero sin fundamentar ni explicar el modo de vivir sin caer en la prepotencia de quien se considera superior, simplemente porque tiene más fuerza física

El problema es lo suficientemente grave como para que no se pueda solucionar con simples consejos de moralidad. Es necesaria una formación e información amplia sobre el tema y una receptividad mucho mayor de las instituciones frente a las personas ofendidas. La familia, la escuela, las asociaciones juveniles y las Iglesias tienen una enorme responsabilidad educativa en este terreno. Es en ellas donde se alcanza con mayor facilidad la conciencia de la igual dignidad de la persona, donde se adquiere sensibilidad frente al dolor ajeno y donde se aprende a dialogar y a convivir viendo la diversidad y las diferencias no como un obstáculo sino como un camino de complementariedad y enriquecimiento.

La educación sexual, como la educación para la ciudadanía y para la convivencia democrática, no pueden quedarse en recetarios de comportamiento y en moralidades abstractas. Deben partir de una concepción de la persona como un ser humano comunicativo, capaz de analizar y valorar sus sentimientos y educarlos en beneficio de todos. Con los datos que se nos dan, pasar indiferente ante el complejo de superioridad masculino y ante el abuso y la agresión a la mujer solo garantiza la perpetuación de la violencia. Con demasiada frecuencia pensamos que el castigo soluciona los problemas. Es un error, pues con demasiada frecuencia hay formas de burlar el castigo cuando el abuso se produce contra el más débil.

Aunque haya que castigar al agresor, lo más importante es crear una cultura en la que la igual dignidad entre los sexos se refleje realmente en el comportamiento cotidiano y en el funcionamiento de las instituciones. Y para crearla se necesita conocimiento, diálogo, formación y autocrítica. Y por supuesto caer en la cuenta de la gravedad y de las terribles consecuencias sociales del exceso de impunidad del que gozan unos crímenes, los sexuales, en los que el abuso y la brutalidad destruyen la conciencia de la igual dignidad humana

Asesinan a periodista palestina

Militares israelíes asesinan a una periodista palestina de Al Jazeera TV. Iba perfectamente identificada como prensa

Le dispararon a quemarropa y directo a la cara a pesar de que tenía el chaleco identificatorio de la prensa. Hay decenas de denuncias sobre agresiones diarias a periodistas palestinos por parte de la ocupación israelí. «En un trágico asesinato premeditado que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes, a sangre fría, mataron a nuestra reportera, Shireen Abu Akleh», dijo en un comunicado la Red Internacional de Al Jazeera.

La madrugada del 11 de mayo, fuerzas de ocupación del Estado de Israel asesinaron a la reportera de Al-Jazeera Shireen Abu Akleh, quien se encontraba cubriendo una incursión del Ejército en la ciudad de Jenin, ubicada al norte del territorio de Cisjordania, parte de Palestina, pero bajo dominio israelí de facto.

La periodista palestina falleció después de que una bala le alcanzara en la cabeza, mientras que otro compañero periodistafue herido con una bala en la espalda y su condición es estable, según el Ministerio de Salud palestino.

El productor de la cadena, Ali Al Samudi, que también fue “atacado al ser disparado por la espalda durante la cobertura y ahora se encuentra siendo tratado”, dijo el medio, sin dar más detalles sobre su estado de salud.

El productor dijo que no había palestinos armados en la zona cuando su compañera murió.

Un fotógrafo de la AFP en el lugar confirmó que Abu Akleh y su compañero vestían chalecos de prensa cuando empezaron los disparos.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), reportó Al Jazeera, aseguró que presentará el caso de Abu Akleh frente a la Corte Penal Internacional. “Otra vez periodistas, vistiendo chalecos de prensa, claramente identificados, fueron atacados por tiradores israelíes”, señaló la Federación en un comunicado.

Al Jazeera pidió a la comunidad internacional responsabilizar a Israel por la muerte «intencional» de la periodista.

«En un asesinato flagrante que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes asesinaron a sangre fría a la corresponsal de Al Jazeera» en los territorios palestinos», indicó la televisión.

El ejército israelí confirmó que realizó un operativo la mañana del miércoles en el campo de refugiados de Yenín, en el norte de Cisjordania ocupada, pero negó haber disparado a periodistas.

El ejército de ocupación aseguró que hubo un intercambio de tiros entre sospechosos y las fuerzas de seguridad, y que está «investigando el hecho y viendo la posibilidad de que los periodistas fueran atacados por palestinos armados».

La organización israelí de derechos humanos B’Tselem desmiente la versión oficial israelí

No obstante, la investigación de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem reveló que los disparos de un supuesto pistolero palestino, tal como se documenta en la cinta publicada y distribuida por el ejército israelí, no pueden ser el origen de las lesiones de la periodista Shireen Abu Akleh.

«En un trágico asesinato premeditado que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes, a sangre fría, mataron a nuestra reportera, Shireen Abu Akleh», dijo en un comunicado la Red Internacional de Al Jazeera.

Fuentes: Agencias, corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada y redes sociales

VER: 

‘Israel asesinó a 17 periodistas palestinos en su ataque a Gaza’

Lo que cierta prensa oculta: 384 ataques israelíes a periodistas en Palestina en 2021

Lo que la prensa occidental oculta: Brutal represión israelí contra perriodistas palestinos

Israel comete 337 violaciones contra periodistas en Palestina sólo durante el mes de mayo

Israel tiene aún a 16 periodistas palestinos encarcelados.

Lo que los medios occidentales ocultan: Periodistas sufren incautación de sus equipos, arrestos y golpizas por militares israelíes

Violaciones de la ocupación israelí en contra de los periodistas palestinos durante el mes de marzo

Jerusalén ocupada: Nuevamente soldados israelíes agreden a los periodistas y detienen a la periodista Al-Budairi

Video: Después de salir de la cárcel, periodista palestina clama por la situación de las infancias presas

El Sindicato de Periodistas Palestinos pide una investigación internacional sobre los ataques de Israel

Periodistas palestinos detenidos por Israel subió a 13 según Reporteros sin Fronteras

Denuncian a Israel ante Naciones Unidas por sus ‘ataques sistémicos’ contra periodistas en Palestina

Exigen liberación de 25 periodistas palestinos detenidos en las cárceles de la ocupación israelí 

Mensaje a la sociedad : «El neoliberalismo es pecado»

Mensaje final del 33° Encuentro del Grupo de Curas en Opción por las y los Pobres
Mensaje final del 33° Encuentro del Grupo de Curas en Opción por las y los Pobres

«El Grupo de Curas en Opción por los Pobres nos volvimos a encontrar después de dos años de pandemia en nuestra reunión anual. Curas de distintas edades, diócesis y regiones del país»

«La convicción que los pobres son los preferidos de Jesús nos sigue convocando. Sabemos que el empobrecimiento de nuestro pueblo es provocado por la injusticia»

«La razón de nuestra opción es Jesucristo y su Evangelio. Y, desde esta opción, tenemos claro que el neoliberalismo es pecado»

«Queremos ver proyectos en camino. Nos encontrarán allí donde sepamos descubrir políticas de vida. Vida que se traduce en Tierra, Techo y Trabajo para todos y todas»

«Vida que espera una profunda reforma del Poder Judicial; la libertad de Milagro Sala y de los presos y presas políticos; que la deuda la paguen los que fugaron capitales al exterior»

 | Curas en opción por los y las pobres (Argentina)

Mensaje final del 33° Encuentro del Grupo de Curas en Opción por las y los Pobres

25 al 28 de Abril de 2022, Villa Allende, Córdoba

El Grupo de Curas en Opción por los Pobres nos volvimos a encontrar después de dos años de pandemia en nuestra reunión anual. Curas de distintas edades, diócesis y regiones del país.

La convicción que los pobres son los preferidos de Jesús nos sigue convocando a pesar de la pandemia; de la deuda injusta e impagable contraída por el gobierno anterior y del acuerdo siempre desfavorable con el FMI del actual gobierno; de las diferentes guerras que nos invaden; y de respuestas políticas que nos parecen insuficientes. 

Sabemos que el empobrecimiento de nuestro pueblo es provocado por la injusticia: la inequidad en la distribución de los bienes, la avaricia de unos pocos y una situación internacional que concentra lo necesario para una vida digna, cada vez más en menos manos. En este empobrecimiento las mujeres, aunque omitidas e invisibilizadas, suelen ser la mayoría.

Las y los pobres no lo son por desidia, pereza o negligencia. Lo son porque hay políticas (o falta de ellas) que los provocan. Y la Iglesia de las y los pobres no puede quedar lejos de sus dolores y angustias.

El Dios Padre y Madre en el que creemos es el “padre del huérfano y el protector de la viuda”, como reza el salmista. El Dios que “derribó de su trono a los poderosos y elevó a los humildes”, como canta María de Nazaret. Es el Dios de Jesús que no teme decir que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino; y que toma partido por los que dan de comer al hambriento y de vestir al desnudo. Todo un mensaje claramente subversivo para el discurso dominante y la hegemonía omnipresente.

No estamos ni queremos estar junto a los pobres por razones políticas. La razón de nuestra opción es Jesucristo y su Evangelio.

Y, desde esta opción, tenemos claro que el neoliberalismo es pecado, aunque para muchos sea la esperanza (efímera esperanza que alientan muchos medios de comunicación). 

Tenemos claro también que, en la historia de nuestro pueblo, hubo momentos en los que la vida y la fiesta estuvieron más próximas al horizonte del cada día en la casa de los pobres

Como decía el mártir Enrique Angelelli y también decía Evita, «no podemos predicar la resignación». Queremos anunciar que otro mundo es posible, uno en el que haya justicia y no cortesanos, uno donde haya comunidades y no corporaciones, uno donde haya hermandad de todos y todas, y no patriarcas o padrinos mafiosos.

En vísperas del día de los trabajadores y trabajadoras, no podemos menos que tenerlos presentes. Incluyendo a los que sobreviven en trabajos informales y a quienes buscan, pero no consiguen un trabajo digno. Tenemos claro que gobernar es dar trabajo y salarios justos. No se trata de discursos o de diagnósticos, que estamos saturados de escuchar. 

Queremos ver proyectos en camino, sabiendo que mejor que decir es hacer. Y queremos repetir, una vez más, que nos encontrarán allí donde sepamos descubrir políticas de vida, militancias de esperanza y esperanzas de fiesta para la vida del pueblo.

Vida que se traduce en Tierra, Techo y Trabajo para todos y todas. Realidades que suponen la unidad del campo popular y decisiones políticas que busquen resolver las causas estructurales de la pobreza.

Vida que se construye desde el pueblo y con el pueblo, generando lazos de solidaridad y caminos de mayor justicia.

Vida que espera una profunda reforma del Poder Judicial; la libertad de Milagro Sala y de los presos y presas políticos; que la deuda la paguen los que fugaron capitales al exterior; que nuestro país vuelva a tener control de sus exportaciones y reconquiste la soberanía sobre la navegabilidad del río Paraná; que la recuperación del Lago Escondido sea un ejemplo testigo de la recuperación de nuestras tierras, hoy en manos extranjeras.

En la cercanía de un nuevo aniversario del martirio de Carlos Mugica (11 de mayo) queremos, junto a nuestras comunidades, hacer nuestro su compromiso de vivir un amor apasionado por Cristo, viviendo un amor apasionado por su pueblo.  

Grupo de Curas en Opción por los Pobres

Los comuneros de Castilla

Engel de la Cruz: “Los frailes fueron el soporte intelectual de los comuneros”

La escritora Engel de la Cruz

‘Comuneros’ (Almuzara), de Engel de la Cruz, aborda la primera revolución moderna que pudo haber cambiado la historia de España y Europa. Un periodo que comienza con la muerte de Isabel la Católica y acabó con el levantamiento armado que tuvo lugar en 1520 en la Corona de Castilla, al inicio del reinado de Carlos I. ¿Qué tuvo el movimiento comunero para poder aglutinar a Iglesia, patriciado urbano, pueblo llano y algunos nobles? ¿Qué fuerza les hizo levantarse contra la figura sagrada del rey?


PREGUNTA.- Entre 1520 y 1522 Castilla estaba en llamas. Carlos I y su recién inaugurado poder imperial fue desafiado por un ejército popular… ¿Por qué?

RESPUESTA.- El antecedente inmediato y causa principal fue la llegada del joven Carlos I, que venía rodeado de una corte de flamencos que acapararon los principales cargos al mismo tiempo que intensificaban la presión fiscal. Para ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, Carlos tuvo que pedir un impuesto que la población se resistió a pagar y que consiguió a base de sobornos.

P.- ¿Quiénes fueron los comuneros, por qué se les denominó así, y qué reivindicaban?

R.- La palabra ‘comunero’ proviene del término ‘comunidad’, que ellos mismos utilizaban, aunque no sabemos a ciencia cierta a qué se referían con ello; quizá al concepto de reino frente al poder absoluto del rey. Pretendían una mayor participación política de las ciudades representadas por sus regidores y que el rey aprendiese el idioma y se adaptase a las costumbres de su reino.

El trono para Juana la Loca

P.- ¿Qué relación tuvieron con Juana la Loca?

R.- Los comuneros reivindicaron a Juana como reina legítima. Por ello buscaron su apoyo instalándose en Tordesillas, donde estaba recluida, consiguiendo que la reina se pusiese de su parte durante un tiempo. Finalmente, la reina abandonó la causa, posiblemente para no dañar los intereses políticos de su hijo. (…)

P.- La Iglesia de hoy, con Francisco a la cabeza, ¿hubiera entendido aquella ‘revuelta’?

R.- El papa Francisco hubiera entendido las causas y las ideas que defendían los comuneros, porque se basaban en un principio de justicia social. Pero en su manera de defenderlas a través de las armas y con gran derramamiento de sangre en muchas ocasiones, rotundamente no.

P.- ¿Qué papel jugó la religión?

R.- Parte de los rebeldes pertenecían al clero, sobre todo eran frailes franciscanos y dominicos. Jugaron un papel de suma importancia porque constituyeron el soporte ideológico e intelectual del movimiento. (…)

¿Por qué es tan difícil la paz?

Pagola: «¿Por qué volvemos una y otra vez al enfrentamiento y la agresión mutua?»

¡No pierdas la Paz, por lo que no es la Paz!
¡No pierdas la Paz, por lo que no es la Paz!

Para humanizar la vida, lo primero es sembrar paz, no violencia; promover respeto, diálogo y escucha mutua, no imposición, enfrentamiento y dogmatismo

Con el corazón lleno de resentimiento, intolerancia y dogmatismo se puede movilizar a la gente, pero no es posible aportar verdadera paz a la convivencia

Por José Antonio Pagola

Siguiendo la costumbre judía, los primeros cristianos se saludaban deseándose mutuamente la «paz». No era un saludo rutinario y convencional. Para ellos tenía un significado más profundo. En una carta que Pablo escribe hacia el año 61 a una comunidad cristiana de Asia Menor, les manifiesta su gran deseo: «Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones».

Esta paz no hay que confundirla con cualquier cosa. No es solo una ausencia de conflictos y tensiones. Tampoco una sensación de bienestar o una búsqueda de tranquilidad interior. Según el evangelio de Juan, es el gran regalo de Jesús, la herencia que ha querido dejar para siempre a sus seguidores. Así dice Jesús: «Os dejo la paz, os doy mi paz».

Sin duda recordaban lo que Jesús había pedido a sus discípulos al enviarlos a construir el reino de Dios: «En la casa en que entréis, decid primero: “Paz a esta casa”». Para humanizar la vida, lo primero es sembrar paz, no violencia; promover respeto, diálogo y escucha mutua, no imposición, enfrentamiento y dogmatismo.

¿Por qué es tan difícil la paz? ¿Por qué volvemos una y otra vez al enfrentamiento y la agresión mutua? Hay una respuesta primera tan elemental y sencilla que nadie la toma en serio: solo los hombres y mujeres que poseen paz pueden ponerla en la sociedad.

escupir odio
escupir odio guille

No puede sembrar paz cualquiera. Con el corazón lleno de resentimiento, intolerancia y dogmatismo se puede movilizar a la gente, pero no es posible aportar verdadera paz a la convivencia. No se ayuda a acercar posturas y a crear un clima amistoso de entendimiento, mutua aceptación y diálogo.

No es difícil señalar algunos rasgos de la persona que lleva en su interior la paz de Cristo: busca siempre el bien de todos, no excluye a nadie, respeta las diferencias, no alimenta la agresión, fomenta lo que une, nunca lo que enfrenta.

¿Qué estamos aportando hoy desde la Iglesia de Jesús? ¿Concordia o división? ¿Reconciliación o enfrentamiento? Y si los seguidores de Jesús no llevan paz en su corazón, ¿qué es lo que llevan? ¿Miedos, intereses, ambiciones, irresponsabilidad?

Verdad y justicia para nuestros mayores

ANITA BOTWIN

Varias personas en una manifestación en homenaje a los residentes fallecidos por coronavirus en la Plaza de la Diputación de Vitoria, País Vasco (España), a 20 de marzo de 2021.- EUROPA PRESS

Este miércoles tenemos una cita con la memoria, la verdad y la justicia. Se presenta en Madrid la Plataforma Verdad y Justicia en la residencias de mayores con las voces de epidemiólogas, periodistas, familiares y trabajadores de residencias. Aunque parece lejano ya, no han pasado ni dos años desde que la presidenta de la Comunidad de Madrid decidió abandonar a su pueblo y especialmente a sus mayores. Ya casi dos años desde que muchos ancianos morían solos y encerrados en sus residencias. Otros no morían, pero malvivían sin apenas tener comunicación con el mundo exterior.

Las familias se han cansado de esperar respuesta y se han unido para presionar al Gobierno de la Comunidad de Madrid y buscan conocer qué pasó en las residencias de mayores en la primera ola de la pandemia, cuando murieron 7.291 personas en los propios centros sin ser trasladados a un hospital para recibir atención médica.

Ahora que ya pasó (tocamos madera) la emergencia sanitaria y gozamos de una normalidad que permite hacer lo mismo de siempre es momento de reivindicar y exigir que se haga justicia con los que ya no están. Es momento de preguntarse también que habría pasado si la Comunidad de Madrid no hubiera concedido la gestión de hospitales públicos a ciertas empresas privadas que se han hecho de oro gracias al deterioro de la atención sanitaria que recibimos los madrileños.

Verdad y Justicia nace con el apoyo de Amnistía Internacional, que ya documentó en distintos informes la vulneración de los derechos de los mayores usuarios de residencias durante la primera ola. La ONG denunció en su momento que los ancianos vieron vulnerados su derecho a la salud, a la vida, a la no discriminación, a la vida privada y a una muerte digna. En sus informes se dice, entre otras cosas que las residencias nunca pueden ser ‘aparcamientos’ de personas mayores y que la emergencia sanitaria no debió ser nunca una excusa para no asegurarles atención y protección.  La organización también habló de la mala gestión durante el pico de la primera ola de la pandemia que tuvo como consecuencia la falta de los EPI en el personal, la exclusión generalizada y discriminatoria de la derivación hospitalaria y aislamiento de residentes durante semanas enteras sin apenas comunicación con sus familias ni con el mundo exterior.

Sin embargo y a pesar de la gravedad de los hechos, no se ha conseguido respuesta ni por la vía política ni por lo judicial (9 de cada diez investigaciones penales de la Fiscalía han sido archivadas) y por eso mismo la sociedad civil organizada ha decidido que si las instituciones les dan la espalda, serán ellos los que tomen las riendas y crearán si es preciso una comisión de investigación para averiguar lo ocurrido. En las investigaciones penales no se ha escuchado a los familiares, que son quienes tienen mucho que contar y de primera mano, y se han archivado nueve de cada diez casos. Se ha hecho caso omiso de los informes médicos que han aportado, en los que en muchos casos queda claro que se les abandonó y algunos de ellos murieron incluso de hambre o de sed.

La plataforma se presenta este miércoles 18 de mayo a las 11.00 horas en la librería Traficantes de Sueños, en Madrid, y el acto será presentado por Victoria Zunzunegui, epidemióloga; Manuel Rico, director de investigación de infoLibre y autor del libro ¡Vergüenza! El escándalo de las residencias; Mercedes Huertas, familiar de una persona fallecida, y Rosa María García, trabajadora de una residencia.

Como en otros casos de la historia reciente de nuestro país, y de eso los republicanos sabemos un poco, se quiere pasar página sin hacer justicia, que la memoria se transforme en olvido y no existan responsabilidades de ningún tipo. Nos suena la historia en la que por desgracia, se abandona a los más desfavorecidos, a los nadies, los olvidados.

Para dar un paso hacia adelante es necesario poner el foco en los errores del pasado. Por ello, es fundamental que se aclare todo lo sucedido, porque si no hay cambios ni humanización en las residencias, nada cambiará. Y les diré más, jamás se podrá conseguir una atención humana y digna en las residencias mientras no se depuren responsabilidades.

Leonardo Boff: la fuerza de los pequeños

Leonardo Boff: «Levanto mi voz en defensa del Papa Francisco desde la periferia del mundo, del Gran Sur»

Francisco ora, tumbado, en el suelo de San Pedro
Francisco ora, tumbado, en el suelo de San Pedro

«Los conservadores europeos, con excepción de notables organizaciones católicas de cooperación solidaria, alimentan un soberano desdén por el Sur, especialmente por América Latina»

Si Jesús se apareciese al Papa en su paseo por los jardines del Vaticano, seguramente le diría: “Pedro, sobre estas piedras palaciegas jamás construiría mi Iglesia”. Esta contradicción es vivida por el Papa Francisco, pues renunció al estilo palaciego e imperial

Por Leonardo Boff

Desde el principio de su pontificado hace nueve años, el Papa Francisco viene recibiendo furiosos ataques de cristianos tradicionalistas y supremacistas blancos casi todos del Norte del mundo, de Estados Unidos y de Europa. Hasta hicieron un complot, involucrando millones de dólares, para deponerlo, como si la Iglesia fuese una empresa y el Papa su CEO. Todo en vano. Él sigue su camino en el espíritu de las bienaventuranzas evangélicas de los perseguidos.

Las razones de esta persecución son varias: razones geopolíticas, disputa de poder, otra visión de Iglesia y el cuidado de la Casa Común.

Levanto mi voz en defensa del Papa Francisco desde la periferia del mundo, del Gran Sur. Comparemos los números: en Europa vive solo el 21,5% de los católicos, el 82% vive fuera de ella, el 48% en América. Somos, por lo tanto, amplia mayoría. Hasta mediados del siglo pasado la Iglesia Católica era del primer mundo. Ahora es una Iglesia del tercero y cuarto mundo, que, un día, tuvo origen en el primer mundo. Aquí surge una cuestión geopolítica. Los conservadores europeos, con excepción de notables organizaciones católicas de cooperación solidaria, alimentan un soberano desdén por el Sur, especialmente por América Latina.

Sarah, Müller, Becciu, Burke, Viganò... la pelea de un grupo de cardenales contra el Papa
Sarah, Müller, Becciu, Burke, Viganò… la pelea de un grupo de cardenales contra el Papa

La Iglesia-gran-institución fue aliada de la colonización, cómplice del genocidio indígena y participante en la esclavitud. Aquí fue implantada una Iglesia colonial, espejo de la Iglesia europea. Pero a lo largo de más de 500 años, no obstante la persistencia de la Iglesia espejo, ha habido una eclesiogénesis, la génesis de otro modo de ser iglesia, una iglesia, ya no espejo sino fuentese encarnó en la cultura local indígena-negra-mestiza y de inmigrantes de pueblos venidos de 60 países diferentes. De esta amalgama, se gestó su estilo de adorar a Dios y de celebrar, de organizar su pastoral social al lado de los oprimidos que luchan por su liberación. Proyectó una teología adecuada a su práctica liberadora y popular. Tiene sus profetas, confesores, teólogos y teólogas, santos y santas, y muchos mártires, entre ellos el arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero.

Este tipo de Iglesia está compuesta fundamentalmente de comunidades eclesiales de base, donde se vive la dimensión de comunión de iguales, todos hermanos y hermanas, con sus coordinadores laicos, hombres y mujeres, con sacerdotes insertados en medio del pueblo y obispos, nunca de espaldas al pueblo como autoridades eclesiásticas, sino como pastores a su lado, con “olor a ovejas”, con la misión de ser los “defensores et advocati pauperum” como se decía en la Iglesia primitiva. Papas y autoridades doctrinarias del Vaticano intentaron cercenar y hasta condenar tal modo de ser-Iglesia, no pocas veces con el argumento de que no son Iglesia por el hecho de no ver en ellas el carácter jerárquico y el estilo romano. Esa amenaza perduró durante muchos años hasta que, por fin, irrumpió la figura del Papa Francisco. Él vino del caldo de esta nueva cultura eclesial, bien expresada por la opción preferencial, no excluyente, por los pobres y por las distintas vertientes de la teología de la liberación que la acompaña. Él dio legitimidad a este modo de vivir la fe cristiana, especialmente en situaciones de gran opresión.

Misa en latín
Misa en latín

Pero lo que más está escandalizando a los cristianos tradicionalistas es su estilo de ejercer el ministerio de unidad de la Iglesia. Ya no se presenta como el pontífice clásico, vestido con los símbolos paganos, tomados de los emperadores romanos, especialmente la famosa “mozzeta”, aquella capita banca llena de símbolos del poder absoluto del emperador y del papa. Francisco se libró rápidamente de ella y vistió una “mozzeta” blanca sencilla, como la del gran profeta de Brasil, dom Helder Câmara, y su cruz de hierro sin ninguna joya. Se negó a vivir en un palacio pontificio, lo cual habría hecho a san Francisco levantarse de la tumba para llevarlo adonde él escogió: en una simple casa de huéspedes, Santa Marta. Allí entra en la fila para servirse y come junto con todos. Con humor podemos decir que así es más difícil envenenarlo. No calza Prada, sino sus zapatones viejos y gastados. En el anuario pontificio en el que se usa una página entera con los títulos honoríficos de los Papas, él simplemente renunció a todos y escribió solamente Franciscus, pontifex. En uno de sus primeros pronunciamientos dijo claramente que no iba a presidir la Iglesia con el derecho canónico sino con el amor y la ternura. Un sinnúmero de veces ha repetido que quería una Iglesia pobre y de pobres.

Todo el gran problema de la Iglesia-gran-institución reside, desde los emperadores Constantino y Teodosio, en la asunción del poder político, transformado en poder sagrado (sacra potestas). Ese proceso llegó a su culminación con el Papa Gregorio VII (1075) con su bula Dictatus Papae, que bien traducida es la “Dictadura del Papa”. Como dice el gran eclesiólogo Jean-Yves Congar, con este Papa se consolidó el cambio más decisivo de la Iglesia que tantos problemas creó y del cual ya nunca se ha liberado: el ejercicio centralizado, autoritario y hasta despótico del poder. En las 27 proposiciones de la bula, el Papa es considerado el señor absoluto de la Iglesia, el señor único y supremo del mundo, volviéndose la autoridad suprema en el campo espiritual y temporal. Esto nunca ha sido desdicho.

Poder en la Iglesia
Poder en la Iglesia

Basta leer el Canon 331 en el cual se dice que “el Pastor de la Iglesia universal tiene el poder ordinario, supremo, pleno, inmediato y universal”. Cosa inaudita: si tachamos el término Pastor de la Iglesia universal y ponemos Dios, funciona perfectamente. ¿Quién de los humanos sino Dios, puede atribuirse tal concentración de poder? No deja de ser significativo que en la historia de los Papas haya habido un crescendo en el faraonismo del poder: de sucesor de Pedro, los Papas pasaron a considerarse representantes de Cristo. Y como si no bastase, representantes de Dios, siendo incluso llamados deus minor in terra. Aquí se realiza la hybris griega y aquello que Thomas Hobbes constata en su Leviatán: «Señalo, como tendencia general de todos los hombres, un perpetuo e inquieto deseo de poder y más poder, que sólo cesa con la muerte. La razón de esto radica en el hecho de que no se puede garantizar el poder si no es buscando todavía más poder». Esta ha sido, pues, la trayectoria de la Iglesia Católica en relación con el poder, que persiste hasta el día de hoy, fuente de polémicas con las demás Iglesias cristianas y de extrema dificultad para asumir los valores humanísticos de la modernidad. Dista años luz de la visión de Jesús que quería un poder-servicio (hierodulia) y no un poder-jerárquico (hierarquia).

De todo eso se aleja el Papa Francisco, lo que causa indignación a los conservadores y reaccionarios, claramente expresado en el libro de 45 autores de octubre de 2021: De la paz de Benedicto a la guerra de Francisco (From Benedict’s Peace to Francis’s War) organizado por Peter A. Kwasniewski. Nosotros le daríamos la vuelta así: De la paz de los pedófilos de Benedicto (encubiertos por él) a la guerra a los pedófilos de Francisco (condenados por él). Es sabido que un tribunal de Múnich encontró indicios para incriminar al Papa Benedicto XVI por su lenidad con curas pedófilos.

Vaticano
Vaticano

Existe un problema de geopolítica eclesiástica: los tradicionalistas rechazan a un Papa que viene “del fin del mundo”, que trae al centro de poder del Vaticano otro estilo, más próximo a la gruta de Belén que a los palacios de los emperadores. Si Jesús se apareciese al Papa en su paseo por los jardines del Vaticano, seguramente le diría: “Pedro, sobre estas piedras palaciegas jamás construiría mi Iglesia”. Esta contradicción es vivida por el Papa Francisco, pues renunció al estilo palaciego e imperial.

Hay, en efecto, un choque de geopolítica religiosa, entre el Centro, que perdió la hegemonía en número y en irradiación pero que conserva los hábitos de ejercicio autoritario del poder, y la Periferia, numéricamente mayoritaria de católicos, con iglesias nuevas, con nuevos estilos de vivencia de la fe y en permanente diálogo con el mundo

Hay, en efecto, un choque de geopolítica religiosa, entre el Centro, que perdió la hegemonía en número y en irradiación pero que conserva los hábitos de ejercicio autoritario del poder, y la Periferia, numéricamente mayoritaria de católicos, con iglesias nuevas, con nuevos estilos de vivencia de la fe y en permanente diálogo con el mundo, especialmente con los condenados de la Tierra, que tiene siempre una palabra que decir sobre las llagas que sangran en el cuerpo del Crucificado, presente en los empobrecidos y oprimidos.

Tal vez lo que más molesta a los cristianos anclados en el pasado es la visión de Iglesia vivida por el Papa. No una Iglesia-castillo, cerrada en sí misma, en sus valores y doctrinas, sino una Iglesia “hospital de campaña” siempre “en salida rumbo a las periferias existenciales”. Ella acoge a todos sin preguntar su credo o su situación moral. Basta que sean seres humanos en busca de sentido de la vida y sufridores de las adversidades de este mundo globalizado, injusto, cruel y sin piedad. Condena de forma directa el sistema que da centralidad al dinero a costa de vidas humanas y a costa de la naturaleza. Ha realizado varios encuentros mundiales con movimientos populares. En el último, el cuarto, dijo explícitamente: «Este sistema (capitalista), con su lógica implacable, escapa al dominio humano; es preciso trabajar por más justicia y cancelar este sistema de muerte». En la Fratelli tutti lo condena de forma contundente.

El Papa, con pobres a la mesa
El Papa, con pobres a la mesa

Se orienta por aquello que es una de las grandes aportaciones de la teología latinoamericana: la centralidad del Jesús histórico, pobre, lleno de ternura con los que sufren, siempre al lado de los pobres y marginalizados. El Papa respeta los dogmas y las doctrinas, pero no es por ellas por donde llega al corazón de la gente. Para él, Jesús vino a enseñar a vivir: la confianza total en Dios-Abbá, a vivir el amor incondicional, la solidaridad, la compasión con los caídos en los caminos, el cuidado con lo Creado, bienes que constituyen el contenido del mensaje central de Jesús: el Reino de Dios. Predica incansablemente la misericordia ilimitada por la cual Dios salva a sus hijos e hijas, pues Él no puede perder a ninguno de ellos, frutos de su amor, “pues es el apasionado amante de la vida” (Sab 11,26). Por eso afirma que «por más que alguien esté herido por el mal, nunca está condenado sobre esta tierra a quedar para siempre separado de Dios». En otras palabras: la condenación es solo para este tiempo.

Convoca a todos los pastores a ejercer la pastoral de la ternura y del amor incondicional, formulada resumidamente por un líder popular de una comunidad de base: “el alma no tiene frontera, ninguna vida es extranjera”. Como pocos en el mundo, se ha comprometido con los emigrantes venidos de África y de Oriente Medio y ahora de Ucrania. Lamenta que los modernos hayamos perdido la capacidad de llorar, de sentir el dolor del otro y, como buen samaritano, de socorrerlo en su abandono.

Su obra más importante muestra la preocupación por el futuro de la vida de la Madre Tierra. La Laudato Sì expresa su verdadero sentido en el subtítulo: “sobre el cuidado de la Casa Común”. Elabora no una ecología verde, sino una ecología integral que abarca el ambiente, la sociedad, la política, la cultura, lo cotidiano y el mundo del espíritu. Asume las contribuciones más seguras de las ciencias de la Tierra y de la vida, especialmente de la física cuántica y de la nueva cosmología el hecho de que «todo está relacionado con todo y nos une con afecto al hermano Sol, a la hermana Luna, al hermano río y a la Madre Tierra» como dice poéticamente en la Laudato Sì. La categoría cuidado y corresponsabilidad colectiva adquieren completa centralidad hasta el punto de decir en la Fratelli tutti que «estamos en el mismo barco: o todos nos salvamos o nadie se salva».

Nosotros latinoamericanos le estamos profundamente agradecidos por haber convocado el Sínodo Querida Amazonia para defender ese inmenso bioma de interés para toda la Tierra y cómo la Iglesia se encarna en aquella vasta región que cubre nueve países.

Statio Orbis 27 de marzo de 2020
Statio Orbis 27 de marzo de 2020

Grandes nombres de la ecología mundial afirmaron: con esta contribución el Papa Francisco se pone a la cabeza de la discusión ecológica contemporánea.

Casi desesperado, pero aun así lleno de esperanza, propone un camino de salvación: la fraternidad universal y el amor social como los ejes estructuradores de una biosociedad en función de la cual están la política, la economía y todos los esfuerzos humanos. No tenemos mucho tiempo ni sabiduría suficientemente acumulada, pero este es el sueño y la alternativa real para evitar un camino sin retorno.

El Papa caminando solo por la plaza de San Pedro bajo una lluvia fina, en tiempos de la pandemia, quedará como una imagen indeleble y un símbolo de su misión de Pastor que se preocupa y reza por el destino de la humanidad

El Papa caminando solo por la plaza de San Pedro bajo una lluvia fina, en tiempos de la pandemia, quedará como una imagen indeleble y un símbolo de su misión de Pastor que se preocupa y reza por el destino de la humanidad.

Tal vez una de las frases finales de la Laudato Sì revela todo su optimismo y esperanza contra toda esperanza: «Caminemos cantando. Que nuestras luchas y nuestra preocupación por este planeta no nos quiten la alegría de la esperanza».

Tienen que ser enemigos de su propia humanidad quienes condenan inmisericordemente las actitudes tan humanitarias del Papa Francisco, en nombre de un cristianismo estéril, convertido en un fósil del pasado, en un recipiente de aguas muertas. Los ataques feroces que le hacen pueden ser todo menos cristianos y evangélicos. El Papa Francisco lo soporta imbuido de la humildad de San Francisco de Asís y de los valores del Jesús histórico. Por eso él bien merece el título de “justo entre las naciones”.