Clausura del consistorio de cardenales

Francisco cierra su histórico encuentro con cardenales de todo el mundo: «Hemos abierto un proceso»

El Papa, con los cardenales de todo el mundo
El Papa, con los cardenales de todo el mundo

Entre los desafíos: el papel de los laicos, la transparencia financiera, la sinodalidad, la organización de los organigramas curiales, la labor misionera y el anuncio del Evangelio en una época como la actual

El intercambio entre cardenales «curiales» y pastores de lugares distantes del mundo, que pudieron conocerse -algunos por primera vez- y compartir los resultados de los grupos de trabajo en la tarde de ayer, fue la fuente de mayor «enriquecimiento»

«El Papa nos espoleó», cuenta Schönborn, quien subraya que Francisco, a pesar de las dificultades de salud física, tiene el corazón y el alma en pleno funcionamiento

Kasper: «Hay voluntad de trabajar juntos. El ambiente me conmovió mucho. Todos hemos dado las gracias al Papa por sus proféticas palabras»

Por Salvatore Cernuzio

(Vatican News).- Prácticamente todos los cerca de 180 cardenales presentes en la reunión convocada y deseada por el Papa Francisco para reflexionar sobre la reforma de la Curia Romana hablaron de «confrontación fraterna» y de «clima de diálogo». Una Curia que, gracias a la Praedicate Evangelium, la constitución apostólica que renueva y reordena todo el aparato administrativo de la Santa Sede, «no pertenece solo al Papa, sino a toda la Iglesia», como afirmaron los cardenales participantes.

Última sesión 

Solo una hora más esta tarde, en la que monseñor Rino Fisichella presentará el Jubileo de 2025, y luego, a las 17.30 horas, la misa del Pontífice en San Pedro, y el evento de dos días que, por primera vez en los casi diez años de su pontificado, ha visto a casi todo el Colegio Cardenalicio reunirse en torno al Papa, llegará a su fin.

Temas y trabajos

Al igual que ayer, en la sesión de hoy -de 9 a 12.30- los cardenales, patriarcas y superiores de la Secretaría de Estado se dividieron en grupos lingüísticos para reflexionar, siguiendo una «pista» prevista en las últimas semanas, sobre los nuevos elementos pero también los «desafíos» que la Praedicate Evangelium introduce para la Curia Romana y, al mismo tiempo, para la Iglesia universal. Entre ellos: el papel de los laicos, la transparencia financiera, la sinodalidad, la organización de los organigramas curiales, la labor misionera y el anuncio del Evangelio en una época como la actual.

Czerny: Trabajamos juntos aunque estemos lejos 

Como comenta el cardenal Michael Czerny, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, a Vatican News: «Es difícil señalar un solo tema porque la Praedicate Evangelium toca todas las dimensiones de la Iglesia, desde el punto de vista de la estructura y la organización de la Curia. Así que, con el diálogo entre los que vienen de las Iglesias particulares y los que trabajamos aquí en Roma, hemos tocado un poco de todo… Esto refleja bien la amplitud y la profundidad del documento».

Precisamente, el intercambio entre cardenales «curiales» y pastores de lugares distantes del mundo, que pudieron conocerse -algunos por primera vez- y compartir los resultados de los grupos de trabajo en la tarde de ayer, fue la fuente de mayor «enriquecimiento». «El tono y la experiencia son los de una reunión fraternal, reconocemos que trabajamos juntos aunque estemos separados por kilómetros», dice Czerny. «La novedad es poner sobre la mesa cosas que no son nuevas pero que representan retos y dificultades, por ejemplo la transparencia financiera. Retos para todos, por cierto, incluso con diferentes ritmos y experiencias».

Schönborn: «Un enriquecimiento»

El cardenal arzobispo de Viena, Cristoph Schönborn, habla de «grandes pasos adelante». Con un gorro blanco en la cabeza y una sonrisa conciliadora, el cardenal compartió su satisfacción con los medios de comunicación internacionales durante la pausa del almuerzo: «Hay mucha comunión y voluntad de escuchar. Los nuevos cardenales informan sobre las situaciones de sus países, es un enriquecimiento… Por ejemplo, me ha gustado mucho el nuevo cardenal de Mongolia (Giorgio Marengo, que recibió la púrpura el 27 de agosto)».

«El Papa nos espoleó», cuenta Schönborn, quien subraya que Francisco, a pesar de las dificultades de salud física, tiene el corazón y el alma en pleno funcionamiento.

Filoni: Una reforma para toda la Iglesia 

«Lo último y bonito que ha dicho el Santo Padre es que hemos abierto un proceso, partimos de una base, pero no termina ahí«, se hace eco el cardenal Ferdinando Filoni, junto al arzobispo de Viena. «El Papa dijo que estaba reconfortado por lo que había escuchado y feliz porque es un proceso que se hace en conjunto. Es decir, la Curia no pertenece al Papa, pertenece a toda la Iglesia, cuya comunión preside el Papa. Y toda la Curia, todas las diócesis que contribuyen y al mismo tiempo dan su valiosa aportación -sacerdotes, ideas, etc.- hacen que, al final, este documento, que es una base, no sea sólo la expresión de una persona, sino que pertenezca a toda la Iglesia».  

Kasper: «Un clima de paz»

Ciertamente, no faltan las diferencias de opinión entre cardenales de distintas latitudes, pero las discusiones se desarrollan de forma serena y «pacífica». El cardenal alemán Walter Kasper utiliza precisamente este término, asegurando: «Hay voluntad de trabajar juntos. El ambiente me conmovió mucho. Todos hemos dado las gracias al Papa por sus proféticas palabras».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s